nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Miles se convierten al Evangelio de Jesús en Dos Caminos con Salvador Sabino

Un niño fue sanado de una pierna, dos ancianos recibieron sanidad en su corazón, demonios fueron echados fuera y miles aceptaron a Cristo como su único Señor y Salvador.

  • Iglesia    
  • 25 jun 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un niño fue sanado de una pierna, dos ancianos recibieron sanidad en su corazón, demonios fueron echados fuera y miles aceptaron a Cristo como su único Señor y Salvador. De igual forma, cinco ex pandilleros ofrecieron espeluznantes testimonios ante una gran audiencia compuesta por creyentes e inconversos que abarrotaron por completo el Teatro United Palace de esta ciudad de Nueva York, EE.UU.

En este gran evento cristiano las adoradoras Joselyn Arias y Rosalind Segura se lucieron en el escenario con sus poderosas y edificantes alabanzas, entre ellas “La Vía Dolorosa”, “Heme aquí Señor”, y “Espíritu de Dios”.

También actuó el coro Heavenly Visión.

Ante una audiencia que abarrotó por completo la platea del United Palace, cinco ex pandilleros narraron la forma en que Cristo los sacó del vicio, las drogas y de la prisión. Todos no tuvieron temor de confesar sus “hazañas” durante una entrevista con el Pastor Salvador Sabino, un ex compañero en crímen que hoy predica la palabra de Dios por las naciones y preside un ministerio poderoso que se expande como pólvora por el mundo.

“Dos Caminos”, el bien y el mal, comenzó a las 7:30 de la noche, con la participación del Coro Heavenly Visión.

Posteriormente apareció en el escenario un grupo de jóvenes que interpreta música de reggaeton, seguido por el testimonio de los ex pandilleros en el propio escenario, ante la mirada atónica de dirigentes políticos como el concejal Miguel Martínez, y otros líderes comunitarios, los periodistas Andy Salas, Carlos de la Vega, y Ricardo Paredes, de El Nuevo Diario.

Más adelante, el pastor Salvador Sabino dió paso a la participación de la gran vocalista de Dios, la adoradora boricua Rosalind Segura, quien interpretó su éxito mundial “La Vía Dolorosa”, una historia musical que narra la crucifixión de Nuestro Señor Jesuscristo.

La actuación de Rosalind estuvo seguida de fuertes aplausos de todos los presentes, que una vez allí disfrutaron al máximo cada momento.

Joselyn, hoy día una adoradora de Dios y Pastora, fue presentada por Frederick Martínez “El Pachá”, quien también ofreció un breve testimonio y motivó a sus seguidores en La Kalle 105.9FM, y Radio WADO para que se conviertan al Evangelio de Jesús. “Dios no mira la apariencia del hombre, sino su corazón”, fueron sus primeras palabras para explicar el por qué estuvo vestido con jeans, chaqueta y sandalias sin medias.

Inmediatamente apareció en el escenario la imponente cantante dominicana Joselyn Arias. La presencia del Espíritu Santo estuvo poderosa, llenando de unción toda la sala.

Posteriormente, los pastores José Lacen y Francisco Peralta presentaron al Pastor Salvador Sabino, quien explicó parte de su prontuario delictivo, y habló cómo Jesús salvó su alma y su vida. Recordó que tras cumplir su tercera sentencia se presentó ante un juez de inmigración quien decidió darle la oportunidad.

“Sin embargo, antes de ir a la corte yo había estudiado un libro de brujería que compré por 2 mil dólares a una bruja, porque quería desaparecer de la prisión y no ver al juez”, reveló el popular Evangelista nativo de San Pedro de Macorís, ciudad situada a 60 millas al este de Santo Domingo.

Sabino reveló que se convirtió, cuando en la absoluta soledad de su calabozo, creía volverse loco y acudió a hechicería contratando a dos “brujas” y tratando de que no fuera condenado por los “conjuros” de sus “hadas madrinas”, las que invocaba todas las noches y a las que les hacía rituales.

“Pedí el libro de los espíritus y cuando desenvolví lo que estaba envuelto era la Santa Biblia. De inmediato tomé el teléfono para ordenar que ejecutaran a la supuesta bruja”, observó Sabino.
“En vez del libro de magia negra, lo que hizo mamá fue mandarme la Santa Biblia. Quise rechazarla, pero también crecí sabiendo que a ese libro hay que respetarlo y por eso no lo boté, lo puse sobre un armarito y lo decoré con un rosario, una fruta, un pedazo de pan”, relata el reverendo.

“Casi ignoraba la Biblia, hasta que un día me puse a leer y a leer y la palabra de Dios empezó a entrar a mi vida. Un día dije: Señor Jesús si es verdad que tú vives, como dicen los aleluyas; si es verdad que tú estás vivo, como dice la Biblia; yo quiero que tú vengas a esta celda”, narra el pastor Sabino.

“Creí estarle orando a ese Dios de palo que mamá tenía en la casa, porque nunca pensé que había un Dios vivo, pero una madrugada como a las cinco, escuché una voz que decía: ¡Salvador! Desperté y pensé que estaba oyendo voces, me dije que eso eran todas las drogas, todas las fiestas de afterhours y la vida que llevaba ahí afuera. Pero escuché la voz de nuevo y me arrodillé, estaba temblando y me dije que me estaba volviendo loco”.

Para asegurar de que la voz era la de Dios, Salvador pidió que si era así que entrara a la celda herméticamente cerrada y hecha de hierro forjado sólido y no de barrotes, porque se trata de una prisión de máxima seguridad.

“Sentí que alguien entró, me abrazó y me dijo: Soy yo, dije: me arrepiento, me respondió: Tú estás salvo a hora”. Desde ese momento Salvador Sabino explica que fue “tocado” por Dios, pero aclara que la transformación fue un proceso.

“Todavía a los meses me daban ganas de darle una puñalada a algún preso, me encolerizaba por cualquier cosa y deseaba pelear con cualquiera”, explica el pastor, escritor, compositor y músico. Cabe resaltar que la mayoría de las canciones que interpreta Joselyn Arias son de autoría de Salvador Sabino.

La obra de Dios comenzó a proyectarse en este hombre a tal punto que al año de haberse arrepentido ya era el pastor para muchos de los presos, parte de los que ahora forman parte de su iglesia. Dos años más tarde comienza a vivir una vida diferente y regresa a Washington Heitghs. “El Señor me dijo al principio que no volviera en ese entonces al Alto Manhattan”.

Desde entonces Sabino se ha dedicado a buscar a otros de los que fueron sus compañeros de fechorías en las décadas del 70 y 80 en la ciudad de Nueva York, pero sostiene que a veces se dificulta porque muchos todavía tienen el temor de que los líderes de pandillas a las que pertenecieron puedan tomar represalias.

Entre los cinco ex pandilleros que ofrecieron testimonios este sábado en “Dos Caminos” estuvieron un ex pelotero, José Lacen, hoy pastor Evangélico; un funcionario de una importante universidad, dos pastores cristianos, un ejecutivo y varios empresarios, De todos uno de ellos es multimillonario.

“La Iglesia no es un museo, me gustaría que lo fuera, pero la Iglesia es un habitah donde vienen los enfermos y nosotros los recibimos”, sostiene Sabino.

Sabino llegó a controlar hasta 17 puntos sólo en Washington Heitghs, generando a la semana sobre los 200 mil dólares, vendiendo las drogas al detalle.

“Personalmente, nunca asesiné a nadie, pero sí hice el intento y les desee la muerte a muchos, el problema es que todo el que está en drogas da balazos y recibe balazos”, añade el testimonio del reverendo dominicano.
“Perdoné a todo el mundo por los millones de dólares que había invertido, aunque había dejado un bulto en la casa con $40 mil dólares, tenía negocios a nombre de otras personas y había comprado algunas propiedades, parte de ese dinero, estaba siendo prestado”, expone Sabino.
“En un momento el Espíritu Santo me dijo que no quería que yo tuviera el dinero sucio y lo regalé todo. Me quedé sin un centavo”, explica.

Después de llegar a Estados Unidos con 13 años de edad en 1970, cayó por primera vez en la cárcel en 1978 y la sentencia comenzó a cumplirla en 1980, sale en 1985 y se mantiene en libertad por tres meses y 28 días, para volver a caer de nuevo tras los barrotes con nueve años y medios de prisión.

Ahora el pastor Sabino no es sólo un ejemplo de regeneración, rehabilitación y recuperación social para su comunidad, sino un testimonio al mundo de que cuando un hombre quiere reivindicarse, el camino siempre está abierto.

“Dos Caminos” también es una obra escrita impactante y útil para todo aquel que anhela salir triunfante de una vida llena de vicios y perdición. En este libro Salvador Sabino narra su emocionante carrera por el bajo mundo llevando al lector a través de la fascinante historia de su vida.

Salvador Sabino, acompañado de su esposa Kenia, quien también es pastora, dirige el Ministerio “Sabino Evangelistic Association, (The S.E.A, por sus siglas en inglés) donde se congregan más de 5 mil personas cada semana, en cinco servicios los domingos y martes. Los domingos la Iglesia se congrega en la escuela Walton Heights School, localizada en la avenida Reservoir y la calle 196, en el Bronx, de 10 de la mañana a 4 de la tarde.

Su centro está localizado en el 2868 de la avenida Jerome y la calle 198, en El Bronx, Nueva York. Mientra que en el Teatro United Palace del 4140 de Broadway se realiza el tradicional evento “Martes de Fuego”, todos los martes a las 7 de la noche, donde cada semana vienen al conocimiento de la verdad decenas de personas de todo el mundo.

Sabino es graduado de Berean University. Reside en Nueva York juntamente con su esposa Kenia y sus hijos Raquel y Gabriel. Cada año la pareja de pastores realiza viajes evengelísticos con el respaldo del Espíritu Santo y un grupo de pastores que conforman este poderoso ministerio de Dios.