nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

Número de cristianos en China supera a los afiliados al Partido Comunista

Las iglesias están abarrotadas por lo que los líderes comunistas están furiosos

  • Crecimiento    
  • 3 dic 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

ALETEIA.- El gobierno comunista de China ha demostrado su furia contra los cristianos en los últimos tiempos derrumbando iglesias, deteniendo a los líderes de las iglesias clandestinas que no se someten al régimen.

También ha aumentado el número de “sacerdotes” obedientes al régimen en las iglesias “oficiales”. Detrás de esta escalada de represión, la verdadera razón es el rápido crecimiento de los cristianos, pues la población se está convirtiendo al cristianismo.

Algo que el gobierno no esperaba y no quiere que continúe.

Oficialmente, en la actualidad hay alrededor de 100 millones de cristianos en el país más popular del mundo. Los eruditos creen que el número puede ser tres veces mayor. Al mismo tiempo, el Partido Comunista de China continúa sus esfuerzos por reclutar nuevos miembros como intelectuales y hombres de negocios y otras clases previamente “sospechosas” por defender el capitalismo.

Aun así, los miembros totalizaron 86,7 millones, la mayor parte de las cuales es comunista sólo de nombre. Esto puede ser visto como un fracaso del sistema, desde la revolución en 1940 que sostiene que el pueblo chino no debe creer en ningún dios.

Las miles de iglesias derribadas o confiscadas por orden del Partido durante los años 1950 y 1960 fueron en su mayoría reconstruidas o reacondicionadas. En algunas, de ellas las misas se han celebrado de forma continua durante más de 220 años.

De hecho, el Movimiento Patriótico de la Triple Autonomía de la Iglesia Protestante y la Asociación Patriótica Católica China se establecieron poco después de la revolución comunista, pero están bajo la dirección del Partido Comunista. El objetivo era aislar a las iglesias en el país y controlarlas tanto como fuera posible. Sin embargo, China no tiene relaciones oficiales con el Vaticano oficialmente, así que la interferencia del Papa en la Iglesia católica de China no es reconocida.

En la última década, muchísimas nuevas iglesias fueron construidas, a veces con permiso oficial y otras sin permiso. Cuando el gobierno local niega el permiso para construir una iglesia, los residentes construyen un “salón social”, donde se celebran las reuniones. Aunque el movimiento más reciente que está creciendo mucho más rápido que el número de evangélicos.

Según un estudio de la Academia China de Ciencias Sociales, al menos 45 millones de evangélicos están organizados en iglesias domésticas. El número de católicos en China se estima en unos 12 millones, de acuerdo a la organización católica de China Central. El número de católicos registrados está cerca de seis millones, tan alto como los miembros de las iglesias católicas clandestinas.

El cristianismo en China tiene una larga historia. Los cristianos nestorianos llegaron al país en el siglo séptimo, pero tuvieron pocas conversiones. Los jesuitas llegaron en el siglo 16, con la creencia de que si podían convertir al emperador y que millones de chinos también abrazarían la fe. Eso no sucedió. No había libertad de culto y pero aun así los misioneros evangélicos llegaron al país en el siglo 19 con la revolución comunista en el siglo 20 en muchas regiones el cristianismo se consideraba extinto.

Sin embargo, la mayor apertura a Occidente en los últimos años también “aflojó” la persecución en algunas regiones. La Constitución establece que los ciudadanos chinos “disfrutan de la libertad de creencia religiosa”. Al mismo tiempo, el Estado prohíbe las organizaciones públicas de cualquier religión. Sin embargo, en 2012 el gobierno chino puso en marcha una campaña de tres fases para erradicar todas las iglesias evangélicas en el país.

Los eruditos creen que la situación actual es irreversible, aunque el Partido Comunista continua creando “olas” de persecución, destrucción de monumentos cristianos o la reciente orden de quitar las cruces de todas las iglesias.