Exito Rotundo Recital de “Delirious?” en Colombia

Cumpliendo el sueño de muchos, que no imaginaron ver tan cerca y tan pronto a estos colosos del Brit-Pop, pasaron por tierras colombianas, los cinco integrantes de una de las bandas más representativas del mercado cristiano en general.

  • Música Cristiana    
  • 20 sep 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La banda británica Delirious?, pioneros del Modern Worship a nivel mundial, estuvo en la ciudad de Bogotá, Colombia, mostrando lo mejor de su repertorio y atendiendo a importantes medios de comunicación latinoamericanos.

Delirious?,conformada por Martín Smith (Voz Líder), Stu G (Guitarra), Stew Smee (Batería), Jon Tatcher (Bajo) y Tim Jupp (Teclados), mostró lo mejor de su repertorio ante más de 15.000 asistentes, de varias naciones de la tierra, en el marco de “Sin Límites 2006” la convención juvenil de la Misión Carismática Internacional (G12) en la Capital del país cafetero.

A pesar de la barrera del idioma, canciones como I Could Sing of Your Love Forever, Did You Feel The Mountains Troubble, Our God Reigns, Majesty, y Jesus Blood, entre otros, fueron coreadas y disfrutadas por el multitudinario público, trayendo una atmósfera especial de adoración, en un contexto vanguardista y contemporáneo.

Es de anotar, que gracias la gestión del sello One Music, encargados de la distribución en Colombia, la banda compartió un tiempo especial con los diferentes medios de comunicación, en una rueda de prensa que acompañaron con la cantante local, radicada en Estados Unidos Lorena Castellanos, quien, dicho sea de paso, se mostró más abierta, más sonriente y mucho más entregada a los medios de comunicación.

Delirious?, con la sabiduría en sus respuestas, dejó ver su ardiente pasión por Dios y la sencillez en los corazones de sus integrantes. Consejos, anécdotas, cotidanidades y respuestas a diversos interrogantes, fueron la gran carta de presentación para una banda que al escucharle hablar permite comprender el por qué Dios mismo le ha permitido llegar tan alto.

La puerta ha quedado abierta para una nueva visita, y ojalá sea así, ya que cientos fueron los que se quedaron con las ganas de presenciar en vivo a la reconocida banda londinense, debido al carácter privado de la convención, lo cual hizo de éste, un evento de élite para un selecto grupo de creyentes.

Por German Garavito