nav
Viernes 24 de Noviembre de 2017

Melvin Ayala trabaja su primer disco sin la ayuda de su hermano Daddy Yankee

Para el rapero cristiano Ayala, el hecho de ser hermano de Daddy Yankee –que goza de fama y dinero– no es excusa para no trabajar y ganarse la vida con “el sudor de su frente” tal y como le ha inculcado su madre.

  • Música Cristiana    
  • 30 nov 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Para el rapero cristiano Ayala, el hecho de ser hermano de Daddy Yankee –que goza de fama y dinero– no es excusa para no trabajar y ganarse la vida con “el sudor de su frente” tal y como le ha inculcado su madre.

Ayala se desempeña como empleado tipo I en la brigada especial del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) que tiene a su cargo los trabajos de construcción de la entidad.

Sus responsabilidades en ese oficio varían, al tener que responsabilizarse de reparar ventanas, puertas, paredes y pisos, en especial el reemplazo de los ladrillos de nuestros patrimonios nacionales, como el Museo de la Raíz Africana y el Arsenal de la Marina en La Puntilla.

El artista, que lanzará en febrero su primer disco en solitario titulado “Vivir en fe”, confiesa en entrevista con PRIMERA HORA desde el Viejo San Juan que “la ayuda de mi hermano siempre está”.

“Lo único que la ley de vida nos enseñó fue trabajar por mérito propio. Aunque tengo un hermano millonario, valoramos más lo que hacemos por nuestro propio esfuerzo como nos enseñó mi mamá (Rosa Rodríguez)”, sostiene el tercero de cuatro hermanos.

Melvin Ayala, nombre completo del reguetonero, se enorgullece de su trabajo, aunque no quiso revelar su salario, más que “por vergüenza y pachó”, por considerar que no amerita divulgarlo por tratarse de algo “personal”.

El también estudiante de pedagogía, que cursa su tercer año en la Universidad Metropolitana de Río Piedras, indica que trabaja de lunes a viernes de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde.

Llega a su casa como a la medianoche porque de su trabajo sale al estudio de grabación. Aunque estudia de 5:30 de la tarde a 10:00 de la noche.

Lo que más disfruta de sus labores, asegura, es restaurar “nuestros antepasados” porque le emociona “poner un ladrillo para que se siga conservando la cultura de Puerto Rico”.

En lo próximo que trabajará es en la restauración del teatro “Lucy Boscana”, ubicado en el Viejo San Juan, que se encuentra deteriorado.

No copia a Daddy Yankee

Con una bandana en su cabeza, como la suele lucir “El Cangri”, Ayala asegura que no imita a su hermano en su look.

El artista de 29 años de edad señala, además, que el hecho de que se proponga resaltar en sus canciones las raíces de su barrio no significa que quiere establecer una imagen igual a la de su hermano, quien se ha identificado por su orgullo de “Barrio fino”.

Recalca, en tanto, que al igual que él proviene del barrio y desea acentuarlo en sus canciones. Asimismo, su amigo y productor Q. Killa “quiso que yo hable de mis vivencias en el barrio”.

Para su primer disco no contará con la colaboración del vocalista de “Gasolina”, puesto que ha invitado a sus colegas cristianos Samuel Hernández, Manny Montes y Carlos Manuel, hijo de la cantante Lourdes Toledo.

Ayala, que tiene 11 años en la religión y es ministro de la iglesia Misión Marco 16:15, en Río Piedras, no descarta grabar con Daddy Yankee en un futuro “si así Dios lo permite”.

Primera Hora