nav
Lunes 25 de Septiembre de 2017

Chequee su bienestar espiritual

No solo es bueno hacerse un examen físico sino también un examen espiritual para darse cuenta de cómo está espiritualmente en comparación a Jesús.

  • Sociedad    
  • 29 jun 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Es saludable que cada cierto tiempo usted se haga un examen médico para que pueda tener un panorama real de tu estado de salud. En muchas ocasiones creemos que nuestra salud está de cierta manera bien, pero después de un examen minucioso, nos damos cuenta de cómo estamos verdaderamente. No solo es bueno hacerse un examen físico sino también un examen espiritual para darse cuenta de cómo está espiritualmente en comparación a Jesús.

En el libro de John Ortberg La Vida Que Siempre Has Querido, vemos una gran cantidad de áreas que podemos examinar para ver si pasamos bien nuestro chequeo de bienestar espiritual

1) ¿SOY ESPIRITUALMENTE “INAUTÉNTICO’? Jesús no pudo haberlo dicho mejor cuando dijo “¡Ay de ustedes! Limpian el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno”.

La meta del espiritualmente inauténtico es parecer espiritual cuando en realidad no lo es. Por ejemplo, una persona puede esforzarse tanto por parecer espiritual frente a otros que se convierten en un impedimento para sí mismo en su vida espiritual. Esto es cierto no solo en las personas que tratan de engañar a otros sino también en las que tratan de engañarse a sí mismas.

Los cristianos buscan convertirse en un letrero de cartón que se mira bien; pero una vez que alguien lo examina, no hay valor en él. Ortberg lo pone de esta manera: “Con frecuencia pasamos más tiempo tratando de hacer que las personas nos consideren personas amorosas que amando en verdad a las personas”.

2) ME ESTOY VOLVIENDO AMIGO DE CRITICAR, EXCLUYENTE U ORGULLOSO? Jesús lo dijo de esta manera Ellos aman el lugar de honor en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas. El orgullo se convierte en un problema para la persona que está tomando el crecimiento espiritual seriamente.

Cada vez que empezamos a buscar virtud en nuestras vidas empezamos a preguntarnos por qué lo otros no están haciendo lo mismo. La pregunta es, ¿estamos dejando que nuestro corazón sea lleno de un orgullo escondido vestido de espiritualidad? El orgullo se refleja comúnmente en el intento de categorizar a las personas que son diferentes a nosotros. Aquel es uno de los infieles, aquel es uno de los espiritualmente embotados, aquel es uno de los que tiene creencias incorrectas, etc. El separar a otros nos hace parecer superiores.

3) ¿ME ESTOY VOLVIENDO MÁS ACCESIBLE O MENOS? “Ellos aman que la gente los salude en las plazas y los llame Rabí”. En el tiempo en que el evangelio fue escrito, los Rabíes tenían la noción equivocada de que su espiritualidad les requería tomar distancia de las personas.

Es interesante que Jesús, el hombre más espiritual que ha existido fue también el hombre más accesible que ha existido. Había algo en Su personalidad que atraía a las personas. Tomando el ejemplo de Jesús podemos decir que la espiritualidad es accesible. Por lo tanto si las personas no nos encuentran accesibles nos urge preguntarnos qué nivel tiene nuestra espiritualidad.

4) ¿ME ESTOY CANSANDO DE BUSCAR MI CRECIMIENTO ESPIRITUAL? “Atan cargas pesadas las ponen sobre la espalda de los demás”. Algo que siempre me ha traído confusión es oír cómo muchos enseñan que la búsqueda de Dios debe ser solitaria, aburrida y dura. La verdad es que he escuchado a muchas personas enseñar sobre disciplina espiritual y tampoco me gustaría anotarme para este viaje. Es sorprendente que haya alguien que quiera hacerlo. Si estamos sirviendo y llegando a conocer la creación o el universo y explorando las profundidades de Su amor y carácter, estas cosas deberían ser para nosotros las cosas más emocionantes del mundo. Si estamos cansados todo el tiempo entonces debe ser porque estamos haciendo algo mal.

5) ¿ESTOY MIDIENDO MI VIDA DE FORMAS SUPERFICIALES? En el libro Ortberg se da un ejemplo de cómo respondemos cuando nos preguntan acerca de ¿CÓMO ESTA NUESTRA VIDA ESPIRITUAL? Usualmente la primera cosa que viene a nuestra mente es alguna clase de actividad cristiana como la lectura bíblica, la oración diaria, la escritura en nuestro diario. Si usted ha estado leyendo su Biblia dirá que bien, pero sino dirá que mal. Imagínese que le digo que volveré a preguntarle en unos días más.

Lo más probable es que usted se asegure de leer su Biblia porque sabe que le volveré a preguntar. Piense en la acción. Le está trayendo esta acción más cerca de Dios o solo es una cosa más que usted marca en su lista de cosas por hacer. Leer la Biblia, orar y hacer su diario son importantes pero deben ser hechos a partir de que amamos pasar tiempo con nuestro Padre. Cuando tenemos un motivo equivocado convertimos la bendición en una carga.

Agencia Orbita