nav
Domingo 10 de Diciembre de 2017

Denuncian a conocido payaso infantil de esconder contenidos satánicos en letra de sus canciones.

Además lo acusan de hacer un perverso “lavado de cerebro” en los niños y promover el antisemitismo.

  • Sociedad    
  • 23 ene 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Según una investigación del portal católico www.santuario.com.ar, la música del payaso llamado “Piñón Fijo” contiene mensajes satánicos subliminales que maldicen a Dios.

Luego de una exhaustivo análisis, donde se analizaron los temas del payaso al derecho y al revés, se pudo comprobar que el “clown cordobés no es lo que parece y que sus letras esconden oscuros” mensajes de Lucifer.

En la canción “Chu chu ua” (hit, si los hay) dice en forma subliminal que hay que fusilar a San Miguel, protector de la iglesia católica.

En “Bienvenidos a mi lugar”, en forma oculta Piñón sostiene “soy mejor que una Misa” y recomienda “rezar al otro”.

No conforme con su acusación, y convencidos de la campaña anti Piñón, en el sitio además se presentan pequeños archivos en formato mp3 para que los deseosos de escuchar estas aberrantes herejías se despachen a gusto.

También los “detecta diablos” descubrieron otras perversidades en los cánticos de Fijo: cuando canta “el chupete es una costumbre…” en realidad dice “… el monstruo va a hacer que te guste…” ó en la que aclama ““…la otra mano se enojó, se lo devolvió, se lo devolvió…” en realidad expresa “…hoy no me entendés, hoy no me entendés, los judíos son amargos…”

“No es fácil realizar una investigación sobre los mensajes subliminales cuando el implicado es un verdadero ídolo, mucho menos si se trata de descubrir que detrás de esa imagen hay otra, perversa y desviada, que busca la degradación y destrucción espiritual de nuestros niños”, alertan los autores de la denuncia.

Además explican el peligro de este tipo de mensajes –que se escuchan al oír la cinta al revés- “ya que sólo los puede captar nuestro inconsciente, sin que nos demos cuenta, ingresando en nuestra mente ideas que modifican nuestra conducta a medida que se repiten insistentemente, un proceso de “lavado de cerebro”.

Minutouno.com