nav
Sábado 09 de Diciembre de 2017

Iglesia Católica elimina doctrina del limbo: “Ahora los niños que mueren sin ser bautizados pueden ir al cielo”

La Comisión Teológica Internacional de la Iglesia Católica decidió eliminar el concepto de limbo, el lugar donde según la tradición iban a parar los niños que morían sin ser bautizados.

  • Sociedad    
  • 23 abr 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Según un documento, publicado este viernes por la Comisión, el limbo reflejaba “una visión excesivamente restrictiva de la salvación” ya que “existen serias razones teológicas para creer que los niños que mueren sin ser bautizados se salvarán y disfrutarán de la visión de Dios”.

La publicación de este esperado documento titulado “La esperanza de salvación para los niños que mueren sin ser bautizados” ha sido autorizada por el Papa Benedicto XVI.

El propio Papa había expresado sus dudas sobre a cerca de la existencia del limbo, afirmando en una ocasión que se trataba de una “hipótesis teológica” que quizás sería mejor no tener en cuenta.

El limbo nunca ha sido considerado como un dogma de la Iglesia Católica.

Durante siglos, una tradición católica surgida en la Edad Media reservó al limbo una dimensión propia, distinta del cielo, el purgatorio o el infierno.

El nuevo texto, publicado hasta el momento tan solo en inglés, afirma que “existen razones teológicas y litúrgicas para creer que los niños que mueren sin ser bautizados se salvarán y gozarán de felicidad eterna”.

Según el texto, “la gente encuentra cada vez más difícil aceptar que Dios es justo y misericordioso y al mismo tiempo excluye a los niños, que no tienen pecados personales, de la felicidad eterna, sean o no cristianos”.

Pese a ello, en sus conclusiones el documento dice que éste no debe ser utilizado para “negar la necesidad del bautismo o retrasar el otorgamiento del sacramento”.

Urgente

Según la Comisión Teológica Internacional, dependiente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el estudio sobre el limbo resultaba urgente ya que el número de niños no bautizados ha crecido considerablemente” y por ello debía haber una reflexión sobre la posibilidad de salvación de estos niños.

La Comisión empezó a estudiar el limbo en 2004, cuando el actual pontífice, Benedicto XVI, era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

BBC