nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Cristianos libaneses toman las armas para combatir al Estado Islámico

Milicias cristianas están aliadas con Hezbolá para proteger las fronteras

  • Sociedad    
  • 18 nov 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

THE DAILY BEAST, Líbano.-La semana pasada, el jefe de Frente Al Nusra, un grupo terrorista vinculado a Al Qaeda, envió un mensaje al vecino Líbano, “la verdadera batalla comenzará en breve”. Eso esperaba Rifaat Nasrallah, uno de los líderes del ejército cristiano de resistencia al Estado Islámico (EI). Acampando en el pequeño pueblo de Ras Baalbek, en el Líbano, su milicia ha demostrado ser eficaz para prevenir el avance de extremistas al territorio libanés.

“Si no fuera por nosotros, Mosul sería para los cristianos del Líbano”, dijo Nasrallah, recordando la masacre ocurrida en la vecina Siria. Después de enterarse de que los militantes islámicos estaban matando, decapitando y crucificando a la población cristiana del norte de Irak y parte occidental de Siria, algunos grupos de cristianos en el Líbano decidieron tomar las armas, diciendo que se niegan a pasar por la misma situación.

Nasrallah, un veterano de la guerra civil del Líbano, se reunió por primera vez con su pequeño ejército de soldados islámicos del grupo Frente al-Nusra consiguiendo invadir su ciudad durante el verano, saqueando negocios y residencias pertenecientes a cristianos.

En agosto, a pocos kilómetros al sur de Ras Baalbek, ciudad fronteriza de Arsal fue invadido por grupos rebeldes, entre ellos militantes de al-Nusra y el EI. Los combatientes cristianos esperaban una invasión en el Líbano. Para garantizar su seguridad, hicieron lo impensable, se aliaron temporalmente con miembros de Hezbolá, que no quieren ver al EI en su territorio.

De hecho, Hezbolá, que es un aliado de Irán y del presidente sirio, Bashar al-Assad. Estos han participado abiertamente en la guerra civil de Siria desde 2013, luchando contra los grupos rebeldes. El gobierno no apoya la formación de milicias, pero reconoce que el Ejército no ha logrado garantizar la inviolabilidad de las fronteras por sí solo.

Para Nasrallah y su grupo no se trata de una cuestión religiosa: “Nosotros no somos invitados en el Medio Oriente. Somos los dueños de esta región”. Para él, no hay contradicción entre ser cristiano y tomar las armas para defenderse.

El Líbano es el país con la mayor proporción de cristianos en el Medio Oriente, son alrededor del 50% de sus 3,5 millones de habitantes. Desde que terminó la guerra civil (1975-1990), por ley, el jefe de las Fuerzas Armadas del Líbano, debe ser un cristiano maronita. Ninguna de las otras religiones libanesas cuestiona eso. Históricamente siempre reunió chiítas, sunitas, musulmanes, drusos y cristianos (ortodoxos, armenios, maronitas y melquitas).