“Alá sea alabado” es el tema de campaña en Inglaterra

Lo que ni Madden ni la prensa inglesa les importó, es recordar que la guerra civil en Siria es causada por los radicales musulmanes del Estado Islámico, y grupos similares, teniendo como principal motivación cuestionas religiosas.

  • Sociedad    
  • 10 may 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

INGLATERRA. – Los autobuses de Londres mostrarán anuncios religiosos como parte de una campaña que “tiene como objetivo ayudar a las víctimas de la guerra civil en Siria”. El material fue creado y pagado por Islamic Relief, la mayor organización de caridad musulmana en Gran Bretaña y deberá circular en el transporte público durante el Ramadán, la principal fiesta musulmana. Este año se llevará a cabo entre el 6 de junio y 5 de julio.

El Islamic Relief, dijo que espera que los anuncios que traen las palabras “Alá sea alabado”, en inglés y árabe, puedan retratar al islam “en una luz positiva”. Sus creadores añaden que el objetivo es también “ayudar a los jóvenes musulmanes a centrarse en el trabajo humanitario”.

Imran Madden, director de la ONG musulmana en el Reino Unido, dijo: “Queremos cambiar la atmósfera negativa alrededor de la comunidad musulmana en el país”. También explica que los musulmanes británicos donan más de 143 millones de dólares a “instituciones internacionales de ayuda” durante el Ramadán.

Lo que ni Madden ni la prensa inglesa les importó, es recordar que la guerra civil en Siria es causada por los radicales musulmanes del Estado Islámico, y grupos similares, teniendo como principal motivación cuestionas religiosas.

Polémicas antiguas

Los mensajes acerca de la religión en los autobuses en Inglaterra no son nuevos. En general, se convierten en polémicas. En 2009, la ONG, British Humanist Association [Asociación Humanista Británica] patrocinó los anuncios en los autobuses que decían: “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida”. Sin embargo, en 2013, se le impidió a una asociación cristiana realizar una campaña de anuncios en autobuses urbanos sobre la posibilidad de que los gay podían cambiar por medio de la fe.

Mientras se oponían a esto, en 2014, la Asociación Humanista Británica se le permitió realizar una nueva campaña atea, atacando la fe de los ingleses.

Hasta la fecha, ninguna organización inglesa importante ha hablado en contra de la campaña de los musulmanes. Curiosamente, se anunció dos días después de que en Londres se eligió a Sadiq Khan, el primer alcalde musulmán de la ciudad. En la capital viven cerca de la mitad de tres millones de seguidores de Mahoma en Gran Bretaña.