nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Activista Cristiano Chino desaparecido tras ser detenido

Un activista cristiano que fue detenido cuando se dirigía en bicicleta a un servicio religioso al que asistiría el presidente estadounidense George W. Bush.

  • Policial/Judicial    
  • 13 ago 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un activista cristiano que fue detenido cuando se dirigía en bicicleta a un servicio religioso al que asistiría el presidente estadounidense George W. Bush el fin de semana de la inauguración de los Juegos Olímpicos no ha retornado a casa, dijo su hermano.

Hua Huilin dijo el lunes que él y su hermano Hua Huiqi, miembro de un iglesia cristiana no autorizada de Beijing, fueron detenidos por agentes de seguridad que se movilizaban en dos automóviles negros cuando se dirigían de madrugada a la iglesia protestante Kuan Jie.

Ambos fueron llevados en vehículos distintos, y Jua Huilin dijo que él fue liberado a las pocas horas, pero que su hermano sigue desaparecido.

“Estamos tan preocupados”, dijo Hua Huilin el lunes por teléfono. Dijo que le había aconsejado a su hermano no asistir, porque debido a los juegos la actual es una época delicada, pero al final aceptó acompañarlo.

Hua Huiqi llevaba días preparándose para estar en la iglesia cuando concurriera Bush.

Un hombre que contestó el teléfono en la Oficina de Seguridad Pública de Beijing dijo que los funcionarios estaban tratando de determinar qué pasó y que sólo responderían cuando tuvieran “una respuesta adecuada”.

Rehusó dar su nombre, como es común entre los funcionarios chinos.

China sólo permite los servicios religiosos en iglesias autorizadas, como la que visitaría Bush, por lo que millones de personas oran privadamente en sus hogares para evitar ser detectados.

Tras asistir al servicio religioso el domingo, Bush salió elogiando la libertad religiosa y alternó con las fieles frente al templo para una serie de fotografías.

Dijo que “Dios es universal”, y que “ningún estado, hombre o mujer debe temer la influencia de amar la religión”, en referencia al control que el gobierno chino ejerce sobre las iglesias.