nav
Miércoles 18 de Octubre de 2017

En México sacerdote es mandado a la cárcel por manejar ebrio y agredir a oficiales de tránsito

Patrulleros de la Dirección de Tránsito Municipal de Veracruz, detuvieron al sacerdote Ángel Castillo López, luego de golpear a unos oficiales de vialidad.

  • Policial/Judicial    
  • 3 oct 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Anoche patrulleros de la Dirección de Tránsito Municipal de Veracruz, con apoyo de la Policía Intermunicipal detuvieron al sacerdote Ángel Castillo López, luego de golpear a unos oficiales de vialidad, cuando lo sorprendieron que conducía una camioneta Honda en estado de ebriedad, y pretendía hacer actos deshonestos con una meretriz.
Los hechos ocurrieron alrededor de las 22:45 horas de ayer, el ahora detenido manejaba un vehículo marca Honda, tipo CRV, modelo 2008, color rojo, placas de circulación XZK-6916 del estado, sobre la avenida González Pages y la calle de Abasolo de la zona centro de la ciudad.

En ese lugar, Ángel Castillo López levantó a una sexo-servidora, con la cual comenzó a discutir porque pretendía que le diera servicio dentro del vehículo, que zigzagueaba mientras avanzada sobre la citada arteria vial, lo que llamo la atención del personal de la patrulla 016 de Tránsito Municipal.

Los patrulleros intervinieron la camioneta a la altura del callejón San Sebastián, y al pedirle que bajar al conductor, este reacciono agresivo, percatándose que andaba en estado de ebriedad, y que su acompañante estaba molesta, solicitando el apoyo de la Policía Intermunicipal.

Entonces los agentes de vialidad le pidieron al presbítero que los acompañara, ya que estaba cometiendo una infracción, poniendo resistencia y forcejeando con ellos, al grado que rasguño a uno de los oficiales, que tuvieron que pedir ayuda a los policías. Varias patrullas de la PIVB acudieron al punto, al mando del oficial Zárate, para intervenir a Ángel Castillo López, quien traía entre sus pertenencias una credencial de la Diócesis de Veracruz, con vigencia del 2006-2009, además de encontrarle un bóxer en la antena del vehículo y un preservativo en el tablero.

El médico de la Dirección de Tránsito informó que Ángel Castillo López presentaba una intoxicación etílica de segundo grado, siendo remitido a disposición de la Agencia del Ministerio Público en turno, por conducir en estado de ebriedad, además del delito de ultrajes a los agentes de Tránsito.

Por dicho delito podría quedar bajo una fianza de hasta 20 mil pesos más la multa que le imponga tránsito por manejar en estado de ebriedad.