nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Sujeto ingresó con un arma a una iglesia llena de fieles

El insólito hecho ocurrió en una iglesia evangélica de Cutral Co. Un hombre entró en plena celebración religiosa, sacó un arma y amenazó a uno de los presentes.

  • Policial/Judicial    
  • 29 ene 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un hombre fue detenido luego de amenazar con un arma de fuego a otro que participaba de una ceremonia religiosa, en el interior de una iglesia evangélica. El hecho que causó el asombro de todos los fieles que se congregaron, ocurrió el domingo por la noche en el barrio Progreso. El demorado fue trasladado hasta la comisaría 14 donde permanecía alojado.

El singular episodio se registró el domingo por la noche, alrededor de las 22. Desde un templo que pertenece a una iglesia evangélica se hizo un llamado al Comando Radioeléctrico sobre una situación inusual y que requería la presencia policial, porque había una persona armada.

Hasta el lugar, situado en San José y Mitre, llegaron los uniformados para conocer lo que ocurría. Según explicaron los presentes a la fuerza policial, permanecían todos en el salón donde asistían a la habitual celebración religiosa cuando irrumpió un hombre. El sujeto portaba un arma de fuego que la esgrimió a la vista de todos. Luego que entró, el sujeto profirió fuertes amenazas contra uno de los participantes de la reunión religiosa, por lo que de inmediato y ante la posibilidad que empezara a disparar, se llamó a la policía.

Al parecer, el presunto autor tendría algún conflicto con el hombre a quien volvió a amenazarlo y le dejó en claro que iba a utilizar el arma que portaba en su contra. Algunos testimonios dieron cuenta que el hombre sobre quien recayeron las amenazas ya habría sufrido una situación similar con anterioridad.

Los uniformados lograron detener al individuo, mayor de edad, quien no opuso resistencia. También secuestraron un revólver calibre 22, con la que se estima realizó las amenazas. Todo se desarrolló ante la atónita mirada de los concurrentes al templo religioso y en una situación insólita, según comentaron porque el autor no tuvo ningún reparo de formular las amenazas ante los feligreses.