nav
Lunes 20 de Agosto de 2018

10 cosas que debes saber sobre el “Libro de la vida del Cordero”

Tener el nombre de uno escrito en el libro de la vida implicaba el privilegio de participar en las bendiciones temporales de la teocracia (siga leyendo)

  • Blogs    
  • 30 jun 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

En varias ocasiones en las Escrituras encontramos referencias a algo llamado “el libro de la vida” o “el libro de la vida del Cordero”. ¿Qué es y por qué es importante que sepamos?

1.-HABÍA UN “LIBRO DE LA VIDA” EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

En el Antiguo Testamento, el “libro de la vida” (o sus equivalentes) era un registro de los ciudadanos de la comunidad teocrática de Israel.

Tener el nombre de uno escrito en el libro de la vida implicaba el privilegio de participar en las bendiciones temporales de la teocracia, mientras que borrarlo o borrarlo de este libro significaba la exclusión de esas bendiciones. En otras palabras, este libro tenía referencia a los derechos de ciudadanía para el pueblo judío (véase Ex. 32:32, Sal. 69:28, Isaías 4: 3).

“Entonces Moisés regresó al Señor y dijo: ‘¡Ay!, este pueblo ha pecado gravemente. Se han hecho dioses de oro. Pero ahora, perdonas sus pecados, pero si no, por favor bórrame de tu libro que has escrito. Pero el Señor le dijo a Moisés: ‘Quienquiera que haya pecado contra mí, lo borraré de mi libro’ “(Éxodo 32: 31-33, ver  Sal.

69:28,  Isaías 4: 3).

2.-NO TODOS LOS “LIBROS” DE DIOS SON EL LIBRO DE LA VIDA DEL CORDERO

El concepto de “libro” también se usó para retratar el decreto de Dios con todo incluido; es decir, los mismos días de la vida se ordenan y se escriben en el “libro” de Dios antes de que ocurra uno de ellos:

“Tus ojos vieron mi sustancia sin forma; en tu libro fueron escritos, cada uno de ellos, los días que se formaron para mí, cuando todavía no había ninguno de ellos”,  (Salmo 139: 16).

Pero esto no parece ser lo mismo que el libro de la vida del Cordero. También existe la noción de “libros” de juicio en el que se registran los actos de los hombres. Sirven como aquello por lo cual o desde el cual se juzgará: “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante el trono, y se abrieron libros. Luego se abrió otro libro, que es el libro de la vida. Y los muertos fueron juzgados según lo que estaba escrito en los libros, según lo que habían hecho”, (Apocalipsis 20:12; ver  Daniel 7:10).

Nuevamente, sin embargo, esto no es lo mismo que los creyentes que tienen sus nombres inscritos en el libro de la vida del Cordero desde la fundación del mundo.

3.-EL LIBRO DE LA VIDA DEL CORDERO ENUMERA A AQUELLOS QUE HAN SIDO (Y DEBEN SER) SALVOS

En la mayoría de las ocasiones en que se menciona el libro de la vida del Cordero se refiere al registro de aquellos que han sido elegidos para la salvación desde la eternidad pasada. No son las bendiciones temporales o terrenales las que están a la vista, sino la participación en el reino eterno de Dios como recipientes de la vida eterna. Por ejemplo: “Pero has venido al monte de Sion y a la ciudad del Dios viviente, la Jerusalén celestial, y a innumerables ángeles en reunión festejan, ya la asamblea de los primogénitos que están inscritos en el cielo, y a Dios, el juez de todos y a los espíritus de los justos hechos perfectos”, (Hebreos 12: 22-23).

“Pero nada inmundo entrará en ella [la Nueva Jerusalén en la Nueva Tierra], ni nadie que haga lo que es detestable o falso, sino solo aquellos que están escritos en el libro de la vida del Cordero”, (Apocalipsis 21:27).

4.-SOLO LOS ELEGIDOS ESTÁN ESCRITOS EN ESTE LIBRO

De varios textos se desprende que  no todos  están escritos en este libro, sino solo los elegidos. En Apocalipsis, la terminología de “moradores de la tierra” o “los que moran en la tierra” es una designación estándar para los no creyentes. Estos son los que “adoran” a la Bestia (Apocalipsis 13: 8a). Ellos son los “cuyo nombre  no se  ha escrito antes de la fundación del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado” (Apocalipsis 13: 8b). Por lo tanto, parece que ser alguien cuyo nombre  ha  sido escrito antes de la fundación del mundo es simplemente otra forma de decir que él / ella es elegido (ver Efesios 1: 4).

5.-PABLO HACE UNA REFERENCIA IMPORTANTE A ESTE LIBRO EN FILIPENSES

El apóstol Pablo habló de sus colaboradores como aquellos “cuyos nombres están en el libro de la vida” (Filipenses 4: 3): “Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor. Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida”, (Filipenses 4: 2-3).

Este parece ser el motivo por el cual hace un llamamiento para que todos aprendan a llevarse bien en amor y unidad, especialmente las dos mujeres de Filipos que estaban en una especie de conflicto (Evodia y Síntique). Aquellos que son objeto de elecciones divinas, que a pesar de su bien merecida condenación han sido elegidos soberana y gentilmente por Dios para heredar la vida eterna, deben responder a una bendición tan inconmensurable haciendo todo lo posible para llevarse bien y trabaja en armonía por el bien del evangelio.

6.-Todos los nombres escritos en el libro de la vida fueron inscritos en la eternidad pasada

Vemos esto en Apocalipsis 13: 8 y 17: 8. Hay dos formas de traducir Apocalipsis 13: 8, las cuales son gramaticalmente posibles:

(1) “cuyo nombre no se ha escrito antes de la fundación del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado” (ESV); o, (2) “cuyo nombre no está escrito en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde la fundación del mundo”.

La declaración paralela en Apocalipsis 17: 8 indica claramente que (1) es correcta. Ahí leemos: “La bestia que viste fue, y no es, y está a punto de elevarse desde el abismo e ir a la destrucción. Y los moradores de la tierra cuyos nombres no se han escrito en el libro de la vida desde la fundación del mundo se maravillarán de ver lo mejor, porque fue y no es y ha de venir”, (Apocalipsis 17: 8).

Además, mientras que ciertamente se puede decir que el Cordero de Dios era “conocido antes de la fundación del mundo” (1 Pedro 1:20) y que fue “entregado [a morir] por el plan predeterminado y previo conocimiento de Dios” (Hechos 2:23), ¿qué puede significar teológicamente decir que el Cordero de Dios fue “muerto desde la fundación del mundo”? El objetivo del texto es que las personas que adoran a la bestia lo hacen porque sus nombres no han sido escritos en el libro de la vida”. Es por eso que son engañados por la Bestia.

7.-NO CREES EN JESÚS PARA QUE SE ESCRIBA TU NOMBRE, SINO PORQUE TU NOMBRE HA SIDO ESCRITO.

La gente a menudo pregunta: “¿Qué debe uno  hacer  para que su nombre quede anotado en el libro de la vida del Cordero? ¿Puede alguien cuyo nombre  no está  escrito ahora en el libro hacer algo, como creer en Jesús, para que su nombre  se  escriba en el libro? “La respuesta a la primera pregunta es: nada. La respuesta a la segunda pregunta es: No. Los nombres están inscritos en el libro de la vida antes de la fundación del mundo. Esto es por la elección soberana y totalmente amable de Dios. No crees en Jesús para que tu nombre esté escrito en el libro. Usted cree en Jesús  porque  su nombre  ya escrito en el libro. Para aquellos que no creen actualmente en Jesús, decimos: “¡Arrepiéntanse y crean!” Si lo hacen, es porque sus nombres fueron escritos en el libro de la vida antes de la fundación del mundo.

En otras palabras, uno no tiene su nombre inscrito en algún momento de la historia humana o como resultado de cualquier cosa que él / ella pueda hacer o creer. La creencia en Jesús es el fruto de tener el nombre inscrito en el libro de la vida, no su causa.

8.-DIOS NO HA ELEGIDO REVELARNOS LOS NOMBRES ESCRITOS EN EL LIBRO DE LA VIDA DEL CORDERO

No es de nuestra incumbencia. No somos libres de especular al respecto. Lo que él ha revelado es la responsabilidad de cada individuo de arrepentirse y creer en el evangelio. Si una persona no cree en el evangelio, no tiene a nadie a quien culpar sino a sí mismo. Si él cree en el evangelio, no tiene a nadie a quien alabar sino a Dios.

Ninguno de nosotros merece tener su nombre escrito en el libro de Dios. Todos merecemos la condenación eterna. La única explicación de por qué un pecador merecedor del infierno tiene su nombre escrito en el libro de la vida del Cordero antes de la fundación del mundo es porque Dios es misericordioso y desea proporcionar a su Hijo una Novia que disfrute de su gloriosa presencia y amor por la eternidad. Si Dios hubiera elegido no inscribir el nombre de nadie en su libro, no habría hecho ninguna injusticia a nadie.

9.-EXISTE CIERTO DEBATE SOBRE LA ELIMINACIÓN DE NOMBRES DEL LIBRO DE LA VIDA

¿Es posible que alguien cuyo nombre está escrito sea borrado? Algunos dicen sí, basado en Apocalipsis 3: 5: “El que venza, se vestirá así con vestiduras blancas, y nunca borraré su nombre del libro de la vida”.

Colin Hemer se refiere a una costumbre particular en la antigua Atenas según la cual los nombres de los criminales condenados fueron borrados de los registros cívicos antes de su ejecución. La palabra griega traducida como “borrar” (exaleiphein), “era el término técnico para tal degradación”. A pesar de lo perspicaz que pueda ser, es más probable que busquemos un trasfondo bíblico para esta imagen.

Por un lado, Jesús puede estar diciendo que es posible que un cristiano pecador e impenitente (como muchos en Sardis) no superen o venzan y pierdan su lugar en el libro de la vida. Sus nombres, ya inscritos en el libro, serán borrados, lo que significa la pérdida de su salvación.

Algunos sugieren que tener el nombre “borrado” no se trata de salvación

Otros sugieren que borrar el nombre se refiere a algo más que la salvación. En Apocalipsis 3: 1, Jesús se refirió a las personas en Sardis que tenían un “nombre” por estar vivos, es decir, tenían una reputación de vitalidad espiritual. La idea, entonces, es que tales personas sean salvas, pero perderán toda esperanza de una posición honorable en el venidero reino de Dios. Se salvan, pero experimentarán vergüenza en el último día. No es la pérdida de la vida, sino la pérdida de una cierta calidad de vida que de otro modo podría haber sido suya. Por lo tanto, lo que se pierden al borrar su nombre del libro de la vida son las recompensas eternas en el reino.

Varios factores me llevan a concluir que Juan no visualiza la posibilidad de que un verdadero cristiano pierda la salvación

Deberíamos comenzar señalando que todas las otras promesas al “conquistador / vencedor” se acuñan en términos positivos sin ninguna amenaza (implícita o explícita) de perder una salvación una vez ganada (ver 2: 7,11,17, 26-27). ; 3: 12,21). Esto no es para sugerir que los cristianos no puedan reincidir y pecar. Las reprensiones en estas siete letras indican lo contrario. Sin embargo, la evidencia de la realidad de la verdadera fe salvadora es la perseverancia (es decir, “vencer”; ver  1 Juan 2:19).

Si se pregunta por qué esta promesa está redactada en términos negativos, la respuesta es obvia: Jesús no pudo decir “escribiré su nombre en el libro de la vida” porque los nombres de los “vencedores” (es decir, los elegidos) estaban ya escritos en el libro desde la eternidad pasada (véase Ap. 13: 8; 17: 8). No hay ninguna indicación en las Escrituras, y menos aún en Apocalipsis, de nombres adicionales inscritos en el libro como recompensa por fidelidad o perseverancia. Por el contrario, la fidelidad y la perseverancia son la evidencia o el fruto de haber tenido el nombre escrito en el libro. Los que adoran a la “bestia” lo hacen precisamente porque sus nombres no estaban escritos en el libro en la eternidad pasada (13: 8; 17: 8).

Dos grupos de personas se muestran en Apocalipsis

Es claro de Apocalipsis 13: 8 y 17: 8 que hay dos y solo dos grupos de personas. Por un lado están aquellos cuyos nombres no han sido escritos en el libro de la vida desde la eternidad pasada. Ellos “adoran” y “se maravillan” de la Bestia. El segundo grupo consiste en aquellos cuyos nombres  han sido escritos  en el libro de la vida, que constituye la razón por la cual se niegan a dar su lealtad al enemigo de Cristo. En ninguna parte sugiere un tercer grupo: personas cuyos nombres habían sido escritos en el libro en la eternidad pasada pero que, debido a que adoraban a la Bestia, no lograron vencer o conquistar y, por lo tanto, se borraron sus nombres.

En otras palabras, como explica John Piper, “tener nuestro nombre en el libro de la vida desde la fundación del mundo parece significar que Dios evitará que caiga y le conceda perseverar en lealtad a Dios. Estar en el libro significa que no apostatarás “(” ¿Puede la Regeneración ser borrada del Libro de la Vida? “12/22/06 en www.desiringgod.org). O, de nuevo, estar escrito en el libro significa que Dios está comprometido a proteger su corazón para que “conquiste” y “venza” a la Bestia al no ceder a la tentación de adorar su nombre o recibir su marca.

Los que adoran a la Bestia lo hacen porque sus nombres no estaban en el libro. Tener el nombre escrito en el libro desde la eternidad pasada es lo que garantiza una vida que vence, una vida que persevera, una fe que vence.

Piper resume: “Esto encaja con  Apocalipsis 3: 5, ‘El que vence. . . No borraré su nombre del libro de la vida”. El triunfo requerido en 3: 5 está garantizado en 13: 8 y 17: 8. Esto no es una contradicción más que el hecho de que Pablo diga: “Calcula tu salvación”. . . porque Dios está obrando en ti para querer y hacer su buena voluntad”,  (Filipenses 2: 12-13). No es absurdo declarar la condición: si conquista, Dios no borrará su nombre (3: 5); y declarar la seguridad: si tu nombre está escrito, conquistarás (13: 8 y 17: 8). Los “anotados” de Dios realmente deben conquistar, y realmente conquistarán. Por un lado resalta nuestra responsabilidad; el otro resalta la soberanía de Dios”.

Su palabra es una promesa de seguridad para los vencedores, no una amenaza de inseguridad para quienes fallecen.

Por lo tanto, esta declaración de Jesús es una promesa para los elegidos de que nada hará, de ninguna manera (usa un doble negativo), evitar que posean la herencia eterna a la que han sido ordenados. En otras palabras, debemos tomar nota de lo que Jesús nos dice. Él no dice que nadie será borrado del libro de la vida. Más bien, él dice que los vencedores  no  serán borrados. Su palabra es una promesa de seguridad para los vencedores, no una amenaza de inseguridad para quienes fallecen.  Entonces, de nuevo, Jesús en ninguna parte dice que borrará nombres previamente inscritos en el libro de la vida.

¡Qué alegría! ¡Que comodidad! Qué incentivo para amarlo y alabarlo y servirlo. ¡Jesús nunca borrará mi nombre del libro de la vida!

10.-EN COMPARACIÓN CON TENER TU NOMBRE ESCRITO EN EL CIELO… TODO LO DEMÁS ES CASI NADA

¿En qué te llevas el deleite más profundo? ¿Qué es lo que trae la mayor y más intensa alegría y felicidad a tu corazón? Estoy seguro de que muchos de nosotros señalaríamos a nuestras familias, tal vez a nuestros hijos. Otros podrían decir que su mayor fuente de alegría es su buena salud y buenos amigos y una cuenta bancaria robusta. Por supuesto, si los cristianos piensan mucho en la pregunta, eventualmente dirán algo como: “Mi mayor fuente de alegría es conocer a Jesús y tener la seguridad de que pasaré una eternidad en comunión íntima con él”. Otros podrían señalar la verdad de nuestra adopción como hijos de Dios, o que seamos justificados o declarados justos ante Dios a través de la fe en Jesús, y la lista de respuestas podría continuar casi sin fin.

Los discípulos habían perdido la alegría: Hubo un evento en la vida de los seguidores del primer siglo de Jesús que trajo esta pregunta muy en juego. Se encuentra en Lucas 10. Allí Jesús envió a 72 discípulos, no apóstoles, sino seguidores promedio como tú y yo. Les dijo que sanasen a los enfermos y proclamaran la presencia del reino de Dios. Cuando regresaron a Jesús para darle un informe de lo que sucedió, leemos esto: “Los setenta y dos regresaron con alegría, diciendo: ‘¡Señor, incluso los demonios están sujetos a nosotros en tu nombre!’ Y él les dijo: “Vi a Satanás caer como un rayo del cielo”. He aquí, te he dado autoridad para pisotear serpientes y escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo, y nada te hará daño”(Lucas 10: 17-19).

Puedo entender por qué los discípulos de Jesús estaban tan emocionados y llenos de alegría. Ejercer la autoridad del propio Jesús para someter a los espíritus demoníacos es algo maravilloso. Pero luego Jesús dijo esto: “Sin embargo, no te regocijes en esto, que los espíritus están sujetos a ti, sino alégrate de que tus nombres están escritos en el cielo“, (Lucas 10:20).

Jesús no está diciendo que es malo alegrarse de que tengamos autoridad sobre los demonios. Esta es una forma estándar de hablar en los tiempos bíblicos. Su punto es que comparado con tener tu nombre escrito en el cielo ejerciendo autoridad sobre los demonios es casi nulo.

Sam Storms se convirtió en el pastor principal de Predicación y Visión en Bridgeway Church en Oklahoma City, Oklahoma. Sam está en la Junta de Directores de Desiring God, y también sirve como miembro del Consejo de The Gospel Coalition.