Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Domingo 16 de Diciembre de 2018

10 lecciones que podemos aprender de las comidas que Jesús compartió

Jesús a menudo usaba comidas para relacionarse con las personas y enseñar lecciones importantes.

  • Blogs    
  • 4 Jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

    La mayoría de nosotros come tres comidas al día. En el lapso de un año, eso es 1,095 comidas. Jesús a menudo usaba comidas para relacionarse con las personas y enseñar lecciones importantes. Y continúa llamándonos a su mesa para deleitarse con quién es y aprender más acerca de él a través de su Palabra. El ejemplo de Jesús brinda la oportunidad de invitar a amigos, marginados e incluso enemigos a conocer la historia de amor y salvación de Dios.

    Solo en el libro de Lucas, hay 10 historias de Jesús cenando con varias personas. Miremos cada una de estas comidas y lo que podrían significar para usted.

    1.-CENANDO CON EL ENEMIGO – LUCAS 5: 27-32

    En la época de Jesús, los recaudadores de impuestos eran muy odiados por la gente. Estos eran judíos que se aprovechaban al recaudar los impuestos de Roma más un recargo para cubrir sus propios bolsillos (Lucas 19: 8). Para muchos, fueron considerados “forasteros” y tan enemigos como los romanos. El hecho de que Jesús comiera con un recaudador de impuestos sería como cenar con un usurero. ¿Cómo reaccionarían tus amigos y tu familia?

    Sabemos que Jesús no solo estaba respondiendo a una invitación; buscó a Leví y tenía un propósito en mente: “Más tarde, cuando Jesús se fue de la ciudad, vio a un recaudador de impuestos llamado Leví sentado en su puesto de recaudador de impuestos.

    “Sígueme y sé mi discípulo”, le dijo Jesús”, (Lucas 5:27, NTV). Jesús quería que este hombre, este enemigo del pueblo, fuera salvado. Cada uno de nosotros, antes de llegar a Cristo, era enemigo de Dios (Romanos 5:10). Pero Dios nos amó tanto que no solo quería hacernos amigos, sino que también quería hacernos una familia (Efesios 1: 5).

    PIÉNSALO… ¿Conoces algún “enemigo” que necesita a Jesús?

    2.-EL INVITADO NO INVITADO – LUCAS 7: 36-50

    ¿Alguna vez has organizado una cena solo para que apareciera alguien inesperado (y posiblemente no deseado)? Jesús fue a la casa de Simón el fariseo para una cena prestigiosa, donde debían discutirse los temas del día. Dado que las áreas de comedor en las casas de la élite a menudo estaban parcialmente abiertas a la calle, el público podía escuchar las conversaciones.

    En eso entró la “mujer pecaminosa” (7:37). Cruzó la barrera invisible hacia el espacio invitado de élite y conmocionó a todos los asistentes con sus acciones. Aunque el virtuoso de Simón estaba indignado, Jesús la recibió porque vio su corazón.

    Ella venía a buscar el perdón. Jesús a menudo fue interrumpido en su ministerio, desde aquellos que pidieron ayuda desde la barrera o lo tocaron en una multitud. No estaba enojado con ninguno de ellos por meterse con su agenda. En cambio, tuvo compasión y se detuvo para satisfacer sus necesidades.

    PIÉNSALO… ¿Podría un invitado inesperado en su vida ser una oportunidad para ministrar?

    3.-ALIMENTAR A LOS HAMBRIENTOS – LUCAS 9: 10-17

    En el relato de Lucas, Jesús alimentó a 5,000 personas (sin incluir mujeres y niños) que habían venido a escucharlo hablar. Él no tenía que alimentarlos. Después de todo, estaban siendo alimentados con la verdad. ¿No fue eso suficiente?

    Jesús sabía que ellos también tenían necesidades físicas. En Mateo 25, Jesús revela que aquellos que lo conocen verdaderamente sirven a los demás de maneras muy reales, como alimentar a los hambrientos y dar de beber a los sedientos. Esto puede aplicarse a servir comida a personas sin hogar o simplemente a descubrir si alguien que te visita puede estar sediento.

    Satisfacer las necesidades físicas básicas de las personas a menudo ministra más que las palabras y, en última instancia, le proporciona un tipo de integridad que puede conducir a una conversación más profunda.

    PIÉNSALO… ¿Hay alguien a tu alrededor con hambre o sed?

    4.-HUELE LAS ROSAS – LUCAS 10: 38-42

    Al igual que nosotros, Jesús tenía amigos. Los hermanos Lázaro, María y Marta eran queridos por él y sin duda disfrutaba reunirse con ellos. Martha, la anfitriona con más amigos, estaba trabajando duro para preparar una buena comida para Jesús.

    Cuando Marta se quejó de su hermana, que estaba sentada y escuchando a Jesús, probablemente se sorprendió cuando él la reprendió. Esencialmente, dijo que la elección de María de sentarse y escucharlo era mejor que todo el trabajo que estaba haciendo.

    El problema no fue el trabajo. Era que estaba tan ocupada que iba a perderse el propósito: pasar tiempo con Jesús.

    Ya sea que esté invitando a cenar a sus amigos o sirviendo en la iglesia, tómese un tiempo para disfrutar de la gente a la que sirve. Considere tomar esa comida de cinco platos por un escalón, porque son las risas y los momentos significativos los que son más memorables.

    PIÉNSALO… ¿Estás demasiado ocupado para pasar tiempo con la gente?

    5.-LAVE LO QUE IMPORTA – LUCAS 11: 37-53

    La vida es desordenada En la época de Jesús, los caminos estaban polvorientos y viajar garantizaba cierta medida de suciedad en su persona. Cuando fue invitado a cenar con un fariseo, fue criticado por no lavarse. No estaban hablando de lavarse las manos antes de la cena. Lo estaban juzgando porque no realizó su complejo ritual de lavado.

    Jesús, siempre perceptivo, vio que su error no era sobre la higiene sino sobre el corazón: “¡Los fariseos tienen mucho cuidado de limpiar el exterior de la copa y el plato, pero en su interior están sucios, llenos de avaricia y maldad! ¡Tontos! ¿Acaso Dios no hizo el interior como el exterior?”, (Lucas 11: 39-40, NTV).

    Cuando vienen sus invitados, o cuando está considerando invitar a alguien, ¿qué está mirando?

    La percepción de santidad está a menudo atada a la apariencia exterior. El corazón de una persona piadosa o que busca la verdad no está sujeto a vestimenta, estilo o incluso a cuidado personal. No juzgues lo que no puedes ver. En lugar de eso, lava tu propio corazón para amar y acepta todo tal como es para que Dios pueda usarte para lavarlos con el agua de la Palabra (Efesios 5:26).

    PIÉNSALO… ¿Qué debe limpiarse en su corazón para recibir a todo tipo de personas?

    6.-CONSIDERA TU CONVERSACIÓN – LUCAS 14: 1-24

    Cuando Jesús aceptó una invitación a cenar a la casa de un fariseo, vino preparado para hablar sobre los temas candentes del día: trabajar el día sábado, lugares de honor (en la mesa) y quién se sentaba a la mesa del banquete de Dios. Los temas candentes y las cuestiones delicadas siguen apareciendo hoy en la mesa. ¿Cómo lidiar con ellos?

    Cuando Jesús tuvo algo que decir sobre un tema difícil, no entró en un largo monólogo prolongado. Hizo preguntas bien pensadas que involucraron a las personas y contó historias interesantes (parábolas) para hacer comprensible un tema complejo.

    Sus palabras se basaron en una comprensión sólida de la Palabra y un profundo deseo de llevar a las personas a una relación correcta con Dios.

    PIÉNSALO…  ¿Son sus conversaciones alentadoras y bíblicas?

    7.-INVÍTESE A SÍ MISMO – LUCAS 19: 1-10

    Zaqueo estaba curioso acerca de Jesús, pero solo esperaba observarlo desde lejos. El “pequeño hombre” de la fama de la escuela dominical no podía ver a la multitud, por lo que trepó un árbol para echar un vistazo. Probablemente se sorprendió cuando Jesús lo notó. Como jefe de recaudadores de impuestos, estaba aún más sorprendido, y emocionado, cuando Jesús quería comer en su casa.

    Zaqueo, un “pecador”, no iba a tender la mano a Jesús, el respetado rabino. Él no sabía que necesitaba la salvación, y probablemente tenía pocas esperanzas de ser aceptado en la comunidad. Puede parecer irónico que el nombre de Zaqueo signifique “puro” o “inocente”. Pero no cuando se considera que Jesús vino a hacernos blancos como la nieve; vio el potencial de Zaqueo.

    PIÉNSALO… ¿Hay alguien que necesita que te acerques?

    8.-PON A TUS INVITADOS PRIMERO – LUCAS 22: 14-38

    La última cena de Jesús, la cena de la Pascua, con sus discípulos está llena de significado. La escena que se establece revela que Jesús es el cordero de Dios, que en Cristo hay un nuevo pacto, y que debemos recordar su sacrificio por medio de la comunión (Lucas 22: 14-38). Jesús es claramente el centro de esta comida.

    Sin embargo, Jesús no organizó esta cena para sí mismo. Estaba pensando en sus discípulos, a quienes les quedaba muy poco tiempo para comprender el significado de lo que estaba por suceder.

    Su muerte y resurrección iban a cambiar sus vidas y el mundo mismo. Pudo haber hablado de su terrible sufrimiento por venir, pero en cambio se centró en lo que necesitarían recordar de esa noche.

    PIÉNSALO… ¿Ves las comidas como una forma de servir a las necesidades espirituales de los demás?

    9.-DISCÍPULO DURANTE LA CENA – LUCAS 24: 28-32

    Después de su resurrección, Jesús se apareció a dos de sus seguidores en el camino a Emaús. Con su identidad encubierta por Dios, les contó todo lo sucedido y explicó el significado a través de las Escrituras: “Entonces Jesús los tomó a través de los escritos de Moisés y de todos los profetas, y explicó todas las Escrituras acerca de sí mismo”, (Lucas 24:27, NTV).

    No podían entenderlo lo suficiente y le imploraron que continuara en la cena. Tan pronto como dio gracias por el pan y lo partió, como lo había hecho en la última cena (Lucas 22:19), se les abrieron los ojos. Estaban cenando con el Salvador resucitado. No solo eso, sino que les habían enseñado a entender las Escrituras.

    PIÉNSALO… ¿Te está pidiendo Dios que reveles a Jesús, la Palabra que se hizo humana (Juan 1:14¿), durante una comida?

    10.-SIRVE COMIDA DE CONSUELO – LUCAS 24: 36-43

    Cuando los dos de Emaús regresaron para contarles a los discípulos, de repente apareció Jesús. ¡Tenían mucho miedo, ¡pensaban que habían visto un fantasma! Pero Jesús les tranquilizó con un simple gesto; se sentó y comió con ellos. Entonces Jesús “abrió sus mentes para entender la Escritura”, (Lucas 24:45, NTV).

    Al comer, Jesús no solo estaba demostrando que él no era un fantasma. Estaba haciendo algo familiar para tranquilizar sus mentes. Al igual que la comida de confort suprema, Jesús estaba ministrando a los corazones cansados ​​de sus discípulos. Las comidas todavía pueden funcionar de esa manera, derritiendo un día de trabajo agotado o aliviando un corazón adolorido.

    PIÉNSALO… ¿Hay alguien a quien pueda consolar y alentar durante una comida?

    La mesa de Jesús llama a todos a comer, a darse un festín con lo que él es y a aprender más acerca de él a través de la Palabra.

    Su ejemplo le brinda la oportunidad de invitar a amigos, marginados e incluso enemigos a conocer la historia de amor y salvación de Dios.

    Hay millones en este mundo que aún no han recibido la invitación de Jesús porque no tienen ninguna de las palabras de Dios en su propio idioma. Mientras das gracias por tus comidas, ¿orarías por las personas sin Biblia?

    Por Susha Roberts, Susha Roberts es directora de marketing de contenido para Wycliffe Bible Translators USA.