Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Blogs

10 razones de por qué cada cristiano debe compartir a Jesús

Como pastores, entendemos que cada miembro es un ministro. La Biblia deja en claro que Dios ha llamado a cada creyente a compartir las Buenas Nuevas.

Publicado

en

Cada persona en su iglesia tiene un mensaje para compartir con el mundo. El dueño de una empresa de mediana edad tiene uno. El padre soltero tiene uno. El niño de 10 años que acabas de bautizar tiene uno. El hombre de 95 años en una casa para personas mayores también tiene uno.

Como pastores, entendemos que cada miembro es un ministro. Y por lo tanto, decirles a otros sobre quién es Jesús y qué vino a hacer no es una comisión solo para nosotros. La Biblia deja en claro que Dios ha llamado a cada creyente a compartir las Buenas Nuevas.

Sé que no es fácil lograr que todos en nuestras congregaciones se comprometan con el evangelismo. Y puede ser frustrante escuchar que las personas dicen que no saben qué decir, que no tienen tiempo o que les da vergüenza hablar sobre asuntos espirituales.

En Saddleback, hemos aprendido que explicar por qué el  evangelismo es tan importante ayuda a las personas a comprender la necesidad y el valor de compartir su fe. Aquí hay 10 razones de la Biblia por las que Dios quiere que compartamos nuestra fe.

1.-Dios nos hizo conocerlo

Los seres humanos son únicos. Dios nos hizo a su imagen. Tenemos un espíritu, lo que significa que podemos comunicarnos con Dios. La Biblia nos dice: “Incluso antes de que el mundo fuera creado, Dios ya nos había escogido para ser suyos a través de nuestra unión con Cristo, para que fuéramos santos y sin falta delante de él ” (Efesios 1: 4 GNT). Dios quiere una relación a largo plazo con nosotros. Las personas que no conocen a Dios se pierden el punto por el cual los puso en este planeta. ¡Y eso es trágico!

2.-El evangelismo fue la misión de Jesús, y estamos llamados a hacer lo mismo.

La Biblia deja en claro que la misión de Jesús es “buscar y salvar a los perdidos”  (Lucas 19:10 NVI). Debido a que fuimos creados para ser como Cristo, nuestra misión debe ser la misma que la de él. De hecho, en Juan 17:18, Jesús lo explica aún más específicamente: “De la misma manera que me diste una misión en el mundo, yo les doy una misión en el mundo”,  (El Mensaje).

Jesús repite este mensaje una y otra vez en el Nuevo Testamento. Si soy cristiano, mi misión en la vida no es opcional; es un mandato. O somos obedientes para hacer lo que Jesús hizo o no hacemos.

3.-El evangelismo es nuestra responsabilidad.

La Biblia dice: “Cuando le digo a la gente malvada que morirán por sus pecados, debes advertirles que se aparten de sus formas pecaminosas para que no sean castigados. Si te niegas, eres responsable de su muerte“, (Ezequiel 3:18 CEV). Dios deja en claro que si las personas que nos rodean se dirigen al infierno y no compartimos el Evangelio con ellos, somos responsables. La gente está en nuestras vidas por una razón. Si no les decimos acerca de Jesús y pasan una eternidad lejos de Dios, eso depende de ellos, pero también de nosotros.

4.-Evangelismo es un privilegio.

Segunda de Corintios 5:20 nos recuerda que tenemos el privilegio de ser “embajadores de Cristo”. Tenemos la oportunidad de representar al Rey de Reyes ante las personas en nuestras vidas. Es un privilegio servir como embajador de un gobierno. Pero es un privilegio mucho más grande representar al Creador del universo ante nuestros amigos, familiares y vecinos, junto con aquellos que viven al otro lado del planeta. ¡Esa es la oportunidad que tenemos cuando les decimos a otros acerca de Jesús!

5.-El evangelismo muestra tu gratitud por lo que Jesús ha hecho por ti.

Con demasiada frecuencia olvidamos lo que realmente son las Buenas Nuevas. La Biblia nos dice: “En ese momento estabas sin Cristo. . . . No tenías esperanza y estuviste en el mundo sin Dios”  (Efesios 2:12 GW). ¡Dios nos ha rescatado! Si tuviéramos una cura para el cáncer y no la compartiéramos, eso sería un delito. Sabemos la única forma de tener una relación con Dios. Lo hemos experimentado. Si no lo compartimos con los demás, estamos actuando de manera desagradecida.

6.-Las personas están irremediablemente perdidas sin Cristo.

Hechos 4:12 nos dice que Jesús es el único que puede salvarnos. La gente está perdida sin Cristo. Él es la única manera para que la gente llegue al cielo. Dios podría haber escrito las Buenas Nuevas en el cielo. En cambio, él ha elegido compartirlo a través de nosotros. Miles de millones alrededor del mundo (y en nuestros vecindarios) necesitan escucharlo. Si no lo compartimos, ¿quién lo hará?

7.-Dios quiere que todos sean salvos.

Segundo Pedro 3: 9 dice que Dios “no quiere que nadie se pierda”  (NCV). Eso significa que nunca mirarás a nadie a quien Dios no quiera salvar. Nadie es tan malo. Nadie está demasiado olvidado. Nadie está muy lejos de Dios. Si Dios quiere que cada persona sea salva, nosotros también deberíamos.

8.-Serás recompensado por la eternidad.

La Biblia dice: “Recuerda que recibirás tu recompensa de parte del Señor, la cual prometió a su pueblo. Estás sirviendo al Señor Cristo”  (Colosenses 3:24 NCV). Seremos recompensados ​​en el cielo por guiar a las personas a Cristo.

9.-El horario de Dios para la historia depende de que completemos nuestra misión.

Muchas personas quieren saber cuándo regresará Jesús. Es uno de los temas más populares en algunos círculos cristianos. La verdad es que no sabemos cuándo regresará Jesús. Jesús deja muy claro en Mateo 24 que nadie sabe la fecha de su regreso.

Pero sí sabemos qué pasará primero. La Biblia dice: “Las Buenas Nuevas sobre el Reino se predicarán por todo el mundo, para que todas las naciones lo escuchen; y entonces vendrá el fin”  (Mateo 24:14 NTV). ¡Dígales a las personas de su congregación que si quieren ver a Jesús regresar,  tienen que hablarle a la gente acerca de Jesús!

10.-Nos alegraremos cuando veamos personas en el cielo.

Lucas 15: 7 nos dice: “De la misma manera, les digo, habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por más de noventa y nueve personas respetables que no necesitan arrepentirse”  (GNT). Hacen una fiesta en el cielo cuando alguien viene a la fe en Jesús.

Cuando lleguemos al cielo, veremos personas a las que hemos ayudado a traer allí. No pensaremos en el tiempo que nos costó construir cada relación. No consideraremos la vergüenza cuando compartir no fue según lo planeado. ¡Estaremos encantados de ver a esas personas en el cielo!

Su congregación necesita saber cómo  decirle a otros acerca de Jesús. Pero sigue recordándoles por qué. Estoy convencido de que si explica estas 10 razones bíblicas para compartir su fe con su congregación, las personas solo tendrán una respuesta legítima.

Le puede interesar: Pastor: “Cristianos no deben obedecer mandamientos de A.T.”

Es la respuesta de Pablo en Hechos 20:24: “Quiero llevar a cabo la misión que recibí del Señor Jesús, la misión de testificar de la Buena Nueva de la bondad de Dios” (GW).

¡Imagina lo que Dios haría en tu comunidad si cada persona en tu iglesia dijera eso!

Escrito por el pastor Rick Warren

 

Continuar Leyendo
Advertisement

Blogs

7 palabras proféticas que Dios tiene para nosotros sobre los últimos tiempos

7 palabras proféticas sobre los últimos tiempos: lo que podemos esperar y por qué no debemos sorprendernos.

Publicado

en

Este mundo puede ser un lugar oscuro. A veces es difícil ver la luz y la esperanza en medio de todo el sufrimiento y el dolor que nos rodea.

Nuestras propias pérdidas y dificultades personales nos recuerdan que esta vida dista mucho de ser perfecta. Sin embargo, como creyentes podemos estar agradecidos de que este mundo no es todo lo que tenemos. Tenemos la misma esperanza del cielo en nuestros corazones.

Las palabras de Dios son verdaderas, todas y cada una. Y Él es fiel. Nunca nos dice que vivamos con miedo, preocupación o temor por lo que vendrá. Pero Él nos recuerda que vivamos conscientes, que no nos sorprendamos, que seamos sabios y vigilantes.

No tenemos que estar alarmados. Debido a que Él nos dijo con anticipación qué esperar, lo sabemos por su palabra: “Mas cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que suceda así; pero aún no es el fin”, Marcos 13: 7.

7 palabras proféticas sobre los últimos tiempos: lo que podemos esperar y por qué no debemos sorprendernos.

1. Falsos profetas y los falsos Cristos aparecerán y engañarán a muchos

“Muchos vendrán en mi nombre diciendo: porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y engañarán a muchos”, Marcos 13: 6.

“Entonces si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo; o, mirad, allí está, no le creáis. Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos”, Marcos 13: 21-22 (también en Mateo 24: 5, 23-24).

Con todas las profecías y señales de los últimos tiempos que Jesús comparte en estos versos, Él también dice esto una y otra vez:

Él nos advierte a permanecer conscientes. Aunque está claro que nadie sabe el día ni la hora del regreso de Cristo, Él nos lo recuerda. Él anhela que su pueblo se “despierte” y no se deje engañar o ignore lo que sucede a nuestro alrededor.

2. Habrá guerras, rumores de guerras, hambrunas, terremotos y desastres naturales

Nos recuerda que sabremos que estas son palabras proféticas que sucederán cuando escuchemos “Mas cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que suceda así; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos”, Marcos 13: 7-8 (también en Mateo 24: 6-8).

Muchos de los que nos rodean pueden sentirse ansiosos y temerosos en estos días. Elijamos confiar y creer que Dios está trabajando en nuestro mundo, incluso entre bambalinas donde no podemos ver completamente.

3. Los creyentes serán perseguidos, odiados y condenados a muerte, y el evangelio se difundirá y será predicado a todas las naciones

 “Pero mirad por vosotros mismos; porque os entregarán a los concilios, y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de mí, para testimonio a ellos. Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones. … Y el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán. Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo… “, Marcos 13: 9-13 (también en Mateo 24: 9-11).

4. Habrá un aumento en la maldad en este mundo, y muchos se alejarán de Dios en su amor y lo apoyarán

“Debido al aumento de la maldad, el amor de la mayoría se enfriará, pero el que se mantenga firme hasta el final se salvará”. Mateo 24: 12-13.

Esto será difícil ver aquellos que permanecen fieles. Pero podemos confiar en que Dios nos sostendrá, y nos ayudará a permanecer en su amor, pero el resto del mundo aumentará en iniquidad y aquellos que creíamos fieles se alejarán.

5. Los tiempos serán muy difíciles y angustiantes para todos

 “¡Qué terrible será en esos días para las mujeres embarazadas y las madres lactantes! Oremos para que esto no ocurra en invierno, porque esos serán días de angustia sin igual desde el principio… “, Marcos 13: 16-18 (también en Mateo 24: 15-22).

Pensando que esto es angustioso, como creyentes, tenemos esperanza en Cristo. Sabemos, sin lugar a dudas, que Él se está moviendo en cada nación y que volverá otra vez, tal como lo dice su palabra. Para los cristianos, su segunda venida es algo muy bueno.

6. Nadie sabrá el día o la hora del regreso de Cristo

“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre”, Mateo 24:36.

“… Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá, así como ladrón en la noche”, 1 Tesalonicenses 5: 2.

Que Dios atraiga a muchos a sí mismo en estos días. Y que se nos encuentre viviendo como luz en un mundo que necesita desesperadamente su gran paz. Que Él nos ayude a no cansarnos ni a estar ocupados con otras cosas.

7. Habrá señales en el cielo, los mares rugirán y los cuerpos celestiales serán sacudidos. Y luego, en un abrir y cerrar de ojos, ante el sonido de la trompeta, Jesús promete que vendrá de nuevo

“Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria.

Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo”, Marcos 13: 24-27.

“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria. Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”, Lucas 21: 25-28.

“En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados”, 1 Corintios 15:52.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COMPor Debbie McDaniel – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Blogs

10 preguntas que hizo Jesús y por qué importan hoy

Aquí hay 10 preguntas que Jesús, Dios en la carne, hizo en las Escrituras y cómo esas preguntas todavía se aplican a nosotros hoy

Publicado

en

A menudo tenemos preguntas de Dios, preguntas como: ¿Dónde estás? ¿Por qué permitiste esto? ¿Qué clase de bien puede salir de esto?

Dios también tiene preguntas de nosotros, no porque no conoce las respuestas. Él sabe todas las cosas. Las preguntas que Dios hizo a lo largo de las Escrituras, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, fueron para hacernos pensar, arrepentirnos y regresar.

La primera pregunta de Dios fue para Adán en Génesis 3: 9: ¿Dónde estás? Todas las otras preguntas que le hizo a la humanidad fueron similares, como para decir: ¿Qué está pasando en tu corazón? ¿A quién escuchas? ¿Qué estás creyendo de mí que no es verdad?

Aquí hay 10 preguntas que Jesús, Dios en la carne, hizo en las Escrituras y cómo esas preguntas todavía se aplican a nosotros hoy:

1. ¿Quién dices que soy?

Mucha gente estaba confundida acerca de la identidad de Jesús. Algunas personas decían que era Elías. Otros decían que era Jeremías o un profeta. Algunos creían que era un buen maestro o un gran mago.

Jesús hizo esta pregunta a sus seguidores en Mateo 16:15, no por su propia afirmación, sino porque quienes creyeron que era, harían toda la diferencia en sus vidas. Quería que fueran capaces de responder a la pregunta con precisión.

¿Quién te dice que Jesús es? ¿Un buen hombre? ¿Un gran maestro? ¿Una de las muchas maneras al cielo? ¿O dices que Él es el camino, la verdad y la vida (Juan 14: 6), como Jesús se describió a sí mismo? Quiero que mi respuesta sea como la de Pedro, según consta en Mateo 16:16: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente”.

O, puede ser más personal, como la declaración de Tomás en Juan 20:28 (pero sin tener que “sentir” a Jesús para saber que Él es real): “¡Mi Señor y mi Dios!”

2. ¿Crees?

Muchas personas vinieron a Jesús pidiendo algo: un milagro, una curación, un almuerzo gratis. Jesús los desafió con esta pregunta para exponer sus motivos. ¿Querían una distribución o realmente creían en quién era Él y qué podía hacer?

Cuando acudimos a Dios con nuestras listas de compras, la pregunta que permanece en el corazón de Jesús es “¿Crees?” Jesús dijo en Mateo 21:22: “Si crees, recibirás todo lo que pidas en oración”. No sea como el doble en Santiago 1: 6-8 que duda y es “como una ola de mar lanzada por el viento”. Que nuestra respuesta a Él sea como la del padre del niño poseído por un demonio que respondió honestamente en Marcos 9:24 : “Sí creo; ¡Ayúdame a vencer mi incredulidad!

3. ¿Quieres estar bien?

Esto pareció una pregunta extraña para que Jesús le preguntara a un hombre que había estado inválido durante 38 años. El hombre había estado acostado junto al estanque de Betesda esperando a ser curado por un Espíritu que ocasionalmente agitaba las aguas. Jesús quiso saber si el hombre sabía lo que quería.

Ese hombre pudo haber estado tan envuelto en su desafortunada situación que se identificó como “el que ha estado aquí por más tiempo” o “el que estuvo peor”. ( Juan 5: 1-15 ).

Cuando nos quejamos a Dios por nuestras circunstancias o le damos excusas a Él por qué seguimos en el mismo lugar, espiritual o emocionalmente, año tras año, tal vez la pregunta que Él todavía apunta a nuestros corazones es: ¿Quieres estar bien? ¿Quieres avanzar espiritualmente? ¿Quieres progresar emocionalmente? ¿Quieres ir a un lugar nuevo donde Dios pueda ser tu todo en todo, no la situación que dejaste que te definiera?

Que nuestra respuesta a su pregunta sea: Señor Jesús, te quiero. Abre mis ojos para verte por quien eres. Abre mis oídos para escuchar tu voz. Sana mis piernas para que pueda seguirte. Sana mi corazón para que pueda amarte más.

4. ¿Por qué tienes tanto miedo?

En Mateo 8:26, Jesús les preguntó a sus seguidores por qué temían que su bote se volcara debido al viento y las olas, especialmente porque Él estaba allí en el bote con ellos. Ciertamente, si el Hijo de Dios estuviera en medio de ellos, llegarían al otro lado del lago.

Tú y yo tenemos a Jesús con nosotros en todas las circunstancias que encontramos. Además, Él ha prometido nunca dejarnos o abandonarnos. (Hebreos 13: 5) Entonces, ¿a qué le tenemos tanto miedo? Quiero que mi respuesta sea Perdóname, Señor, por temer que algo sea más fuerte que Tú o que esté fuera de tu control.

5. ¿Por qué dudaste?

Es fácil creer en Dios cuando estamos pidiendo nuestro pan de cada día y para que Dios bendiga nuestros trabajos y mantenga a nuestras familias a salvo, pero ¿qué pasa cuando Dios te pide que hagas lo imposible? 

Cuando los discípulos de Jesús vieron a Jesús caminando sobre el agua en medio de una tormenta, se aterrorizaron y pensaron que era un fantasma. Entonces, Pedro dijo: “Señor, si es así, dime que vaya contigo al agua” (Mateo 14:26).

Jesús le dijo: “Ven”. La Escritura nos dice: “Entonces Pedro bajó de la barca, caminó sobre el agua y se acercó a Jesús. Pero cuando vio el viento, tuvo miedo y, al comenzar a hundirse, gritó: “¡Señor, sálvame!”. Inmediatamente, Jesús extendió su mano y lo atrapó. “Tú de poca fe”, dijo, “¿por qué dudaste?” (Mateo 14: 29-31)

¿Sigues dudando de Jesús después de lo que lo has visto lograr en las Escrituras y en tu vida? Si Jesús puede caminar sobre el agua, convertir el agua en vino y darte agua viva, seguramente te puede alejar de las aguas que amenazan con sacudir tu bote.

6. ¿Todavía no ves o entiendes?

Jesús probablemente hizo esta pregunta en Marcos 8:17 por frustración. No importaba lo que le vieran hacer, sus discípulos todavía no lo entendían. Jesús acababa de alimentar a cuatro mil personas con siete panes y unos pocos pescados.

Antes de eso, había alimentado a otros 5,000 con solo cinco panes y dos pescados, curó a un hombre sordo y mudo, expulsó a un demonio de una niña con solo decir las palabras y caminó sobre el agua delante de ellos mientras ellos ¡Observado desde un barco tirado por la tormenta! ¿Qué más necesitaban ver para comprender que Él era el Hijo de Dios?

¿Qué has visto hacer a Jesús? ¿Cuántas coincidencias tienes que experimentar para saber que Su mano está trabajando en tu vida y circunstancias? ¿Cuántas veces tiene que pasar por ti financieramente para que confíes en su provisión?

Que nuestra respuesta a su pregunta sea: Abre mis ojos para verte por lo que realmente eres y nunca más dudes de tu presencia, tu poder o tu provisión.

7. ¿También te vas a ir?

Jesús dijo algunas cosas que eran muy difíciles de tragar para la gente de su época. Dijo cosas como: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero”, (Juan 6:54, NTV).

La Escritura nos dice: “En este punto, muchos de sus discípulos se dieron la vuelta y lo abandonaron. Entonces Jesús se dirigió a los doce y preguntó: “¿También te irás?” (Juan 6: 66-67)

 Las palabras de Jesús, y muchas de las cartas del Nuevo Testamento, son especialmente difíciles para las personas de hoy. Sus palabras parecían intolerantes, sus ideas radicales, sus declaraciones, a veces, parecían ser críticas.

8. ¿Qué dicen las Escrituras?

Las Escrituras nos dicen en Lucas 10: 23-28 que un experto en la ley se puso de pie para probar a Jesús y le preguntó qué debía hacer para heredar la vida eterna. Jesús respondió a la pregunta haciendo una pregunta al líder religioso: “¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lo lees? “Cuando el hombre citó el Mandamiento Más Grande, Jesús respondió:” Haz esto y vivirás”.

La Escritura es nuestra única autoridad hoy. Se lo conoce como la Palabra viva de Dios y 2 Timoteo 3: 16-17 nos dice que “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, reprender, corregir y entrenar en la justicia, para que el siervo de Dios sea completamente equipado para todo buen trabajo”.

Cuando estás en una situación difícil, cuando tienes que elegir entre ofender a otra persona u ofender a Dios, cuando tienes que dibujar una línea en la arena, en lugar de preguntar “¿Qué haría Jesús?” Y tomar la mejor decisión, pregunta en cambio, “¿Qué dicen las Escrituras?” Después de todo, eso es lo que Jesús diría si le preguntara qué haría.

9. ¿Quién me tocó?

En un lugar lleno de gente, donde la gente se cepillaba por todos lados, Jesús hizo esta pregunta, no porque no sabía quién lo había tocado, sino porque quería que todos los demás supieran.

Jesús estaba bien al tanto de la mujer que había estado sufriendo una hemorragia durante 12 largos años y había gastado hasta el último centavo que tenía tratando de curarse, pero solo empeoró.

Él sabía que ella estaba desesperada por ser curada. Sabía a qué se arriesgaba ella al salir en público y tocar a un rabino, lo que, según la ley judía, lo haría ceremoniosamente impuro. Jesús hizo la pregunta porque quería que ella hablara. Quería que se contara su historia.

En Marcos 5:33, leemos, “entonces la mujer, sabiendo lo que le había sucedido, vino y cayó a sus pies y, temblando de miedo, le contó toda la verdad”. Ella contó su historia en público. Todos allí de repente sabían quién era ella, cuál había sido su condición y cómo se había curado simplemente tocando la prenda de Jesús.

¿Has experimentado el toque sanador de Jesús? ¿Te ha perdonado y te ha dado una nueva oportunidad de vida? Luego cuenta su historia para que Dios sea glorificado.

10. ¿Me amas?

Jesús le pidió esto a Pedro, no una, sino tres veces, después de que su discípulo, quien afirmó ser el más leal del grupo, negó públicamente haber conocido a Jesús la noche de su arresto y crucifixión. Jesús hizo esta pregunta tres veces como un regalo a Pedro. Le dio la oportunidad de reafirmar tres veces su amor por su Señor, después de haberlo echado a perder unos días antes. (Juan 21: 15-17).

Nunca es demasiado tarde para reafirmar tu amor por Él. Jesús dijo en Mateo 22:37 que el mandamiento más grande es “Amar al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente”.

Su pregunta a Pedro penetra en nuestros corazones diariamente cuando nos enfrentamos a una elección: ¿Lo seguiremos a Él o al mundo? ¿Él o nuestro dinero? ¿Él u otro amor? ¿Me amas? Cómo deseo que mi respuesta sea: Sí, Señor, más que nada. “Quien tengo en el cielo, pero tú y la tierra no tienen nada que yo desee además de ti”, (Salmo 73:25).

Cindi McMenamin es una oradora estadounidense y escritora premiada que ayuda a las mujeres y parejas a fortalecer su relación con Dios y con los demás. Es autora de más de una docena de libros que incluyen Cuando las mujeres caminan solas (más de 130,000 copias vendidas), Cuando Dios ve tus lágrimas, Cuando una mujer supera las heridas de la vida, sin drama.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Blogs

10 cosas importantes que la Biblia dice acerca de la muerte

Más que eso, la realidad de la muerte puede señalar la increíble esperanza que tenemos en Cristo.

Publicado

en

Muerte. La misma palabra puede desencadenar imágenes de la oscuridad, hombres y mujeres de negro, de dolor y, para algunos, miedo. Pero Dios no quiere que vivamos con miedo ni derrota.

Quiere que vivamos, y que muramos, con la confianza de saber que pertenecemos al Rey resucitado y victorioso que venció a la muerte cuando murió en la cruz y se levantó de la tumba.

Más que eso, la realidad de la muerte puede señalar la increíble esperanza que tenemos en Cristo. Cada angustia y lucha en la tierra nos puede acercar más a nuestro Salvador, centrarnos más en sus verdades y motivarnos a participar en conversaciones transformadoras con los demás. Que todos aprendamos a decir: “Vivir es Cristo y morir es ganancia” (Fil. 1:21).

Aquí hay 10 verdades que la Escritura revela con respecto a la muerte:

1. No es el final

Algunos creen que una vez que morimos, simplemente dejamos de existir. Afirman que la conciencia humana surge gradualmente a medida que el cerebro se desarrolla y se deteriorará lentamente o simplemente cesará.

 La Biblia, sin embargo, dice diferente. Las Escrituras enseñan que mientras nuestros cuerpos físicos actuales se descompondrán, nuestras almas vivirán para siempre, ya sea en la presencia de Dios o eternamente separadas de Él.

En Mateo 25, después de compartir dos parábolas diseñadas para revelar las realidades con respecto al reino de Dios, Jesús habló sobre un momento en el que separará a las “ovejas de las cabras”. Los declarados justos a través de su sangre recibirán la vida eterna, mientras que los que lo rechazaron “irán al castigo eterno”, (Mateo 25:45).

En otras palabras, la eternidad lo espera todo, aunque nuestro destino final puede parecer muy diferente.

2. No tenemos que temer a la muerte

Dios nunca quiere que nosotros, sus amadas creaciones, vivamos con miedo, incertidumbre o confusión. En Cristo, Él nos ofrece un destino seguro, glorioso y lleno de alegría; un futuro libre de dolor, pena y enfermedad. Esta invitación está abierta a todos los que no confían en sí mismos o en sus buenas obras, sino en Jesús y en el precio que pagó.

Cuando creemos que Cristo es quien dice que es, el Hijo de Dios sin pecado, e hizo lo que dijo que hizo, murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos: las Escrituras dicen que recibimos entrada al cielo.

Se nos otorga una intimidad relacional sin trabas con nuestro Salvador. El que tiene el universo en su mano sostiene nuestras vidas, ahora y para siempre, también. Esto significa que, cuando nuestros cuerpos fallan y la enfermedad invade, podemos descansar sabiendo que estamos seguros en el amor inquebrantable de Dios.

3. No todos van al mismo lugar

De acuerdo con las Escrituras, cada uno de nosotros irá a uno de dos lugares una vez que muramos. Aquellos que han confiado en Cristo para la salvación serán inmediatamente conducidos a su presencia, donde permanecerán por toda la eternidad. Sin embargo, aquellos que lo han rechazado y su oferta de gracia pasarán el infierno en la eternidad.

El infierno no es un lugar del que nos guste hablar o leer, pero Jesús, el Único que ofrece la vida eterna, abordó este tema en más de una ocasión.

Nos dijo que es un lugar de oscuridad y de fuego, poblado por los malvados y rebeldes. Con cada parábola y declaración, es como si Él nos ofreciera una advertencia: “Hay muerte” y, en este contexto, eso significa la separación de Dios, “y la vida”. Elige la vida”.

¿Qué pasa si nuestra angustia interior con respecto al infierno apunta al corazón de Dios? La Escritura es clara: Dios es un Padre amoroso que no quiere que nadie perezca. “Como vivo’, declara el Soberano Señor, ‘no tengo placer en la muerte de los impíos” (Ez. 33:11). De lo contrario; Dios ama a toda su creación y el cielo se regocija cuando un solo pecador reconoce su necesidad de Jesús y se vuelve a él.

4. Porque Jesús venció a la muerte, nosotros también.

Dios originalmente creó el mundo libre de pecado y muerte. Cuando la humanidad se rebeló contra Él (Gén. 3), rompimos nuestra relación con Dios Padre y la maldición de la muerte y el pecado comenzó a gobernar. Cuando Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, Él rompió el poder de ambos, y “ya que nos hemos unido con Él en su muerte” a través de la fe, “también seremos resucitados como Él lo fue”, ( Rom. 6: 5 ).

Jesús demostró esta verdad inmutable cuando salió de la tumba, vivo. Esto significa que, aunque nuestros cuerpos físicos dejarán de funcionar, nuestras almas entrarán inmediatamente en la presencia de Dios.

Más tarde, cuando Cristo regrese, nuestras almas se reunirán con nuestros cuerpos físicos, luego “glorificados”, que serán resucitados de entre los muertos.

5. La muerte espiritual es la separación de Dios

Es fácil leer las definiciones modernas de palabras e ideas para conceptos y situaciones en el texto bíblico. Esto ocurre a menudo cuando alguien piensa en la muerte. Para nuestra forma de pensar, la muerte significa el fin de algo y el cese completo de la vida. Sin embargo, en las Escrituras, la muerte significa principalmente separación: separación del espíritu del hombre de su cuerpo y del hombre de Dios.

Por ejemplo, las Escrituras revelan que nuestros cuerpos físicos eventualmente dejarán de funcionar y comenzarán a decaer. Nuestras almas, sin embargo, son eternas. Por lo tanto, una vez que ocurre la muerte cerebral, nuestros cuerpos y almas se separan.

De manera similar, la muerte espiritual, causada por el pecado, separa al hombre de su Creador. Cuando recibimos la vida eterna, nuestra relación con Dios es restaurada. Sin embargo, aquellos que no confían en Dios para la salvación permanecen en la muerte, separados eternamente de Él y, por lo tanto, todo el amor, la bondad y la justicia que se derivan de Él. Esto es el infierno.

6. No tenemos que morir solos

Una vez que confiamos en Cristo para la salvación, nuestra relación con Él se restaura, para que nunca más se rompa. Él hace su hogar dentro de nosotros, nos rodea, camina a nuestro lado y nos convertimos en uno con él.

Por lo tanto, a partir de ese momento, nunca estamos y nunca estaremos solos. En Cristo, la presencia de Dios nos rodea completamente.

Este fue el mensaje que Jesús estaba tratando de transmitir a sus discípulos la noche antes de morir. “[El Padre] te dará otro abogado para ayudarte y estará contigo para siempre, el Espíritu de verdad”, que es el Espíritu Santo. “Tú lo conoces, porque Él vive contigo y estará en ti. No os dejaré huérfanos; Vendré a ti. … En ese día, te darás cuenta de que estoy en mi Padre, y tú estás en mí, y estoy en ti “(Juan 14:17 b-20).

Aunque otros, tal vez incluso los más cercanos a nosotros, pueden abandonarnos o rechazarnos, Cristo nunca lo hará. Cuando termine nuestro tiempo en la tierra, Él nos llevará al paraíso donde experimentaremos su amor y presencia a una profundidad inimaginable para nuestras mentes finitas.

7. La muerte nunca fue la intención de Dios

Las Escrituras nos dicen que Dios diseñó a los humanos para que vivieran eternamente en una relación profunda con Él.

Él creó el resto del universo por un mero mandato, hablando de estrellas, planetas y océanos. Pero cuando se trataba del hombre, la participación de Dios era mucho más directa e íntima.

“Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en sus narices el aliento de la vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo” (Gen. 2: 7). El Salmo 139 nos dice que Él unió nuestro ser más íntimo, que Él nos conoce plenamente y “busca” nuestras profundidades. Todos estos pasajes hablan de un Padre y Creador amoroso profundamente involucrado con su creación.

Aunque el pecado de la humanidad trajo la muerte, la separación de Dios, esta nunca fue la intención de Dios. Él nos creó para la vida. La vida con él.

8. El pecado no siempre reinará

Cuando vemos nuestro mundo, con toda la ira, el odio, la agitación política y las guerras, podemos sentir que el mal está ganando y siempre lo hará. Pero las Escrituras prometen que esto no es verdad. Un día, Jesús regresará, el pecado será desterrado de su presencia para siempre, y Él hará todas las cosas bien.

Apocalipsis 21: 4 promete: “Él limpiará cada lágrima de sus ojos. No habrá más muerte, ni luto, llanto ni dolor, porque el viejo orden de las cosas ha pasado”. Que esta verdad nos brinde esperanza y paz mientras soportamos todo el caos en nuestro mundo roto.

9. Lloramos con esperanza

Cuando perdemos a un ser querido, podemos sentir como si una parte de nosotros ha sido llevada con ellos. Lamentamos los momentos que ya no podremos compartir y los sueños o deseos que nunca se podrán realizar.

Aunque este dolor es real y profundo, si nuestros seres queridos pertenecen a Jesús, nuestra tristeza siempre está teñida de la certeza de que algún día los volveremos a ver.

La Escritura promete esto y la muerte y resurrección de Jesús lo probaron. “Porque creemos que Jesús murió y resucitó, y por eso creemos que Dios traerá con Jesús a los que se han dormido en Él” (1 Tes. 4:14).

Esto significa que, para aquellos en la familia de la fe, nuestras despedidas nunca son realmente despedidas, sino que esperamos vernos de nuevo.

10. El cielo será mejor que cualquier cosa que podamos imaginar

He experimentado algunas cosas increíbles. He visitado el Gran Cañón, Hawai y Yosemite. He disfrutado de Disney Land con mi hija. He comido suficiente helado de todas las variedades para llenar numerosos congeladores, pero todas estas experiencias son pálidas en comparación con lo que les espera a los seguidores de Cristo en el cielo.

De hecho, el cielo será mejor que todos los placeres terrenales combinados a lo largo del tiempo. Con respecto a esto, la Biblia dice: “Lo que ningún ojo ha visto, lo que no ha oído el oído, y lo que ninguna mente humana ha concebido, son las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman”, ( 1 Co. 2: 9 ).  

La muerte física es inevitable en este lado del cielo, pero esta nunca fue la intención de Dios para su creación amada. Tampoco es aquí donde Él desea que permanezcamos. En Cristo, Él nos ofrece la vida, para experimentar, a través de la relación con Él, todas las bendiciones maravillosas, buenas y maravillosas que Él ha planeado para nosotros. Él quiere rodearnos en su amor, desde ahora a la eternidad, y al hacerlo, arroja todo el miedo.

Debido a la muerte y resurrección de Cristo, nosotros, su amado, podemos decir con confianza: “¿Dónde, oh muerte, está tu victoria? ¿Dónde, oh muerte, está tu aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”, (1 Cor. 15: 55-57).   

Jennifer Slattery es una escritora, editora y oradora que se ha dirigido a grupos de mujeres, grupos religiosos, estudios bíblicos y escritores en todo EE.UU.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas