Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Blogs

10 cosas que debes hacer antes de irte de la iglesia

Independientemente de la causa, hay una serie de cosas que los cristianos deben hacer antes de abandonar su iglesia.

Publicado

en

Los cristianos abandonan las iglesias por muchas razones. Para algunos, es simplemente un cambio de vida como mudarse a otra comunidad. Tal vez encuentren una iglesia que satisfaga mejor sus necesidades personales o familiares. Algunos nunca se conectan con los creyentes y simplemente siguen adelante, siempre buscando relaciones significativas. A veces las personas se sienten atraídas por cosas buenas, pero luego resulta demasiado fácil abandonar la iglesia por completo.

Desafortunadamente, algunos seguidores de Cristo se van porque se consumen en el ministerio, se sienten avergonzados por una lucha o un error personal, se sienten profundamente heridos por otros creyentes o se cansan de las luchas de poder desafortunadas e impías en el Cuerpo de Cristo.

Independientemente de la causa, hay una serie de cosas que los cristianos deben hacer antes de abandonar su iglesia. Las primeras seis de las siguientes sugerencias son para todos los creyentes. Las últimas cuatro pertenecen a aquellos que fueron líderes o sirvieron en el ministerio en su iglesia.

1.-Evalúa por qué te vas

¿Eres meramente reaccionario? ¿Tienes buenas razones, o simplemente no estás dispuesto a lidiar con las luchas en la congregación? ¿Cuáles son tus motivos? ¿Tienes un historial de saltos de iglesias, o patrones de comportamiento que han llevado a una repentina necesidad de irse? ¿Tienes razones bíblicas sólidas para irte?

En nuestra cultura reaccionaria instantánea, es demasiado fácil simplemente empacar e ir cuando las cosas se ponen difíciles. Debido a que los cristianos se ordenan al amor, animar y servir a los demás, suscitar entre sí hacia las buenas obras, y trabajar por la unidad en el vínculo de la paz, tenemos una gran responsabilidad dentro del Cuerpo de Cristo y nunca hay que dejar una congregación a la ligera.

Nunca te apresures a abandonar una iglesia, no importa cuánto estés confundido, preocupado o herido. Puede haber una mejor opción. ¿Tienes todos los hechos? Asegúrese de que sus procesos de pensamiento estén más en línea con Filipenses 4: 8 que los pensamientos y deseos pecaminosos y carnales.

2.-Evaluar el proceso

Necesitamos conocer los pensamientos de Dios al respecto. Nuestros pensamientos no siempre son sus pensamientos, y nuestros caminos (planes y elecciones) tampoco son siempre sus pensamientos. Debemos elevar el proceso orando y buscando al Señor, pidiéndole sabiduría a Él antes de que nos vayamos.

También podemos elevar el proceso haciendo preguntas útiles y luego meditando sobre los principios bíblicos que pueden informar y confirmar nuestra decisión. Hay muchas escrituras que pueden ayudar.

¿Estás confiando en Dios en esta decisión? ¿Deseas traerle gloria a Él, incluso en esta elección? ¿Qué piensa Dios de tus motivos internos para irte? ¿Está buscando un consejo piadoso, no estás tratando de hacerlo solo en esta decisión? ¿Te está dando Dios alguna señal de advertencia sobre la partida? ¿Está mirando el panorama general, considerando cuidadosamente las posibles consecuencias para usted y su familia? ¿Es esta una elección de integridad que construirá su familia?

3.-Examina tus relaciones

Antes de partir, ¿necesita reparar algún puente roto? La Biblia habla mucho sobre el perdón en las relaciones. Los miembros de la iglesia pueden ser involuntariamente hirientes o, a veces, deliberadamente crueles. Lamentablemente, algunos cristianos son “cobradores de deudas”, lo que convierte a una persona que los ha perjudicado en un rehén emocional. Los ofendidos se vuelven amargos, y en el cobro de deudas se vengan. “Nuestra inclinación natural”, escribió Nancy DeMoss Wolgemuth, “es desear a esos delincuentes al menos una medida de lo que merecen. Pero si vamos a ser verdaderos instrumentos de misericordia en las vidas de los demás, debemos tratar con la verdad, la verdad de Dios”.

La verdad es que podemos liberar a nuestro ofensor y elegir perdonar. Perdonar no es porque nuestro agresor lo merezca (o incluso haya pedido perdón), sino porque Dios nos ha dado generosamente perdón, y podemos elegir la reconciliación en lugar de la venganza. El perdón no es un sentimiento. Es una elección, y Dios nos lo ordena.

Quizás tengas algunos puntos ciegos. Podría ser útil permitir que un amigo piadoso y de confianza o un líder de la iglesia le hables de tu vida antes de irte. Esto puede ayudarte a garantizar que no adoptes ninguna actitud que pueda obstaculizarte a medida que sigues la guía del Señor hacia una nueva iglesia.

4.-Exprese su gratitud

Si, después de la evaluación y examen, sabes que Dios te está guiando a abandonar su iglesia, asegúrese de tomar tiempo para expresar su gratitud. Muchos te han ayudado de alguna manera durante tu tiempo en la congregación.

Primero, agradezca a Dios por su tiempo en su iglesia y por las personas que ha conocido allí. Luego piense en cómo el pastor, los líderes de la iglesia o los maestros han alimentado su espíritu. Incluso si cometieron errores, es probable que Dios los haya usado en tu vida de maneras que nunca habrás considerado. Sé alegre y creativo en tu gratitud. Muestra el debido respeto y honor (Romanos 13: 7b).

Además, piense en otros miembros de la iglesia que han ayudado a moldear tu vida. ¿Cómo han practicado las Escrituras “unos con otros” para edificarte en tu caminar con el Señor? ¿Quién te alentó, te sirvió, te cuidó, te mostró hospitalidad, oró por ti, te consoló, te edificó o te amó con el amor de Cristo cuando no eras amable? ¡Agradéceles!

5.-Ejemplificar las actitudes de Cristo

Cuando consideres la salida de tu iglesia, esfuérzate por ser como Cristo. Al enemigo le encantaría destruir tus pensamientos y comportamiento, y por lo tanto tu testimonio. Ten el tipo de mente que Jesús tiene. Camina de la misma manera que caminó.

Camina con el poder del Espíritu para que no te dejes llevar por ninguna actitud carnal. Camina en la luz para que tengas compañerismo ininterrumpido con otros creyentes. Camina en la verdad y en el amor. Camina en sabiduría, usando sabiamente tu tiempo restante. Camina con humildad y gentileza, soportando a las personas contrarias en el amor y luchando por mantener la unidad y la paz.

A medida que enfrentas dificultades durante los días previos a tu partida, cuida tu corazón cuidadosamente para asegurarte de que estás exhibiendo el fruto del Espíritu. Determine manifestar la dulce fragancia de Cristo.

6.- Establecer las directrices

No querrás abandonar la asamblea de creyentes, así que, ¿qué buscas en una nueva iglesia? Asegúrese de que su búsqueda esté centrada en Dios con pautas bíblicas claras. Echa un vistazo a la fundación, función y entorno de las iglesias; busque un buen “ajuste” para que pueda crecer y servir.

Asegúrese de que la nueva iglesia tenga una base sólida, que reconozca a la Biblia como la Palabra infalible de Dios. ¿Es doctrinalmente sana? Pida ver la declaración de fe de la iglesia. Asegúrese de que reconozca la obra de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Quizás pueda visitar la iglesia para escuchar la predicación y también ver si la madurez espiritual se desarrolla a través de la oración, la predicación y la enseñanza sólidas, los estudios bíblicos y un espíritu de cooperación con la obediencia a lo que se aprende.

¿La predicación del pastor es tópica, expositiva o evangélica? ¿Se alimenta a la gente con sermones y lecciones bíblicas de alta calidad con todo el consejo de Dios? ¿La congregación parece estar practicando las doctrinas que dicen creer? Considere el gobierno de la iglesia y asegúrese de que funcione según los principios y el orden del Nuevo Testamento.

7.-Termina bien tu ministerio

Un tema en la Biblia es que los creyentes corren su carrera de tal manera que terminen bien. Jesús ilustró esto en la parábola de los talentos. Un día queremos escuchar a nuestro Padre Celestial decir: ” Bien, buen siervo y fiel”. La Biblia dice que las recompensas esperan al creyente que sirve al Señor fielmente. Anticipando eso, queremos saber que siempre hemos servido con excelencia.

Si ha servido en un ministerio en su iglesia local, querrá terminar bien. Querrá terminar con fidelidad, servicio compasivo y perseverancia hasta que salga del estacionamiento de la iglesia.

¿Qué necesitas hacer para terminar tu ministerio? ¿Con quién necesitas hablar? ¿Qué necesidades o preocupaciones debe tener en cuenta? Como se señaló anteriormente, ¿hay puentes rotos que deban ser reparados? ¡Termina bien!

8.-Edifica tus ‘discípulos’

Si está dejando un ministerio en el que ha dedicado tiempo a edificar o edificar personas (aprendices, alumnos, discípulos, etc.), asegúrese de dar una última palabra de consuelo o aliento antes de irse. Si has hecho tu trabajo con amor y fidelidad, es probable que las personas te extrañen cuando te vayas.

A veces las personas ponen a los cristianos en pedestales. Aunque es válido decir ” imíteme como imito a Cristo”, no queremos que otros creyentes nos idolatren o nos miren para satisfacer sus necesidades. Señale a las personas a Jesús y recuérdeles que el Espíritu Santo seguirá siendo su maestro y guía.

Anímelos a que, sin importar lo que suceda, siempre tendrán la promesa de la presencia de Dios. Te vas, pero el Espíritu nunca los dejará ni los abandonará.

9.-Aliste un reemplazo, si es posible

Al abandonar un ministerio, siempre es útil contratar, o al menos sugerir, un reemplazo para su posición. Moisés fue mentor de su reemplazo, Josué, y Pablo lo enseñó a Timoteo (Éxodo 24:13; 33:11; 2 Timoteo 2: 2). Ustedes han observado de cerca a aquellos en su ministerio. ¿Hay algún “Josué” o “Timoteo” maduro que hayas enseñado o asesorado y que pueda recoger tu ministerio? Busque los rasgos de liderazgo: alguien que tenga una base bíblica y comprenda el panorama general de cómo el Evangelio afecta nuestras vidas; alguien que sea fiel y confiable con buenas actitudes y hábitos; y una persona que tiene la capacidad de escuchar y escuchar las necesidades de otros, resolver problemas, delegar y usar bien su tiempo.

Pero si no ha estado en una posición de liderazgo, si ha sido un compañero de servicio en el ministerio, todavía puede buscar un reemplazo. ¿Quién más en tu congregación tiene un corazón como el tuyo para el ministerio y un corazón para el Señor? Es probable que conozca algunos fieles como un “Lucas”, una “Marta” o “María” que pueden servir con la mano y el corazón para llevar adelante el ministerio. Dios puede guiarlo para hablar con su liderazgo y determinar juntos si debe compartir sus experiencias de ministerio con las personas e invitarlas a que se unan para ayudar.

Independientemente, querrás dejar las cosas en orden, porque esa es la manera de Dios en el ministerio. Es posible que desees dejar notas útiles o un marco organizativo para los que se quedan. Haz lo que puedas para hacer la transición sin problemas.

10.- Fomentar la fidelidad a la voluntad de Dios

Puede que haya algunos que quieran dejar su iglesia solo porque lo quieren. Pueden tener vínculos emocionales, pueden haber tomado una ofensa por usted o simplemente están buscando un escape o algo nuevo, y usted es su excusa para irse. ¡Desalienta esto!

Aliente su fidelidad a la voluntad de Dios para sus propias vidas. Recuérdeles que teman al Señor y le sirvan fielmente a la luz de todo lo que Él ha hecho por ellos. Ser fiel es ser confiable e inquebrantable. Responda a las preguntas de una persona y aborde sus luchas si es prudente, pero desafíelos a que den razones sólidas y bíblicas para partir, no excusas endebles o emocionales. Anímelos a ser “firmes, inamovibles, siempre abundando en la obra del Señor”, sabiendo que su trabajo no es en vano en Cristo.

Cuando llegue el momento de dejar una iglesia, sabremos que podemos dejarlo en confianza si examinamos nuestros corazones, buscamos la mente del Señor y hacemos los preparativos adecuados antes de irnos.

Le puede interesar: Pastor: ¿Montar árbol de Navidad da legalidad al diablo?

Dawn Wilson y su esposo Bob viven en el sur de California. Tienen dos hijos casados ​​y tres nietas. Dawn ayuda a la autora y presentadora de radio Nancy DeMoss Wolgemuth en la investigación y trabaja con varios departamentos en Revive Our Hearts. Es la fundadora y directora de Heart Choices Today, publica Upgrade with Dawn. Dawn también viaja con su esposo en el ministerio con Pacesetter Global Outreach.

Continuar Leyendo
Advertisement

Blogs

¿Fumar marihuana o cigarrillos es para un cristiano pecado?

“La marihuana te hace pasar por el mismo estado de embriaguez que el alcohol, cuando te hace perder el contacto con la realidad”, comparó.

Publicado

en

¿Marihuana, cigarrillos, pipas, puros, narguiles, entre otras opciones, pueden formar parte de la vida de un cristiano sin que eso se caracterice como pecado? El pastor Yago Martins, conocido por el canal Dos Dedos de Teología, responde la pregunta a la luz de la Biblia.

“La argumentación que generalmente se usa para decir que el cigarrillo no es un problema porque no tiene buena base bíblica”, advirtió. Para él, “por más que ‘cosas fumables’ ya existieran en el período bíblico, las Escrituras no hablan absolutamente nada al respecto.

Sin embargo, abrió paréntesis para insertar que, aunque la Biblia no condena el cigarrillo, condena otras cosas que están íntimamente ligadas al acto de fumar.

No fumarás marihuana

“No hay nada en la Escritura que dice ‘no fumarás marihuana’, pero con el consumo de la marihuana existe la cuestión del vicio y de la dependencia”, subrayó. Pablo llegó a definir el pecado como algo que domina o esclaviza la mente del ser humano.

“Todo me es permitido, pero no todo conviene. Todo me es permitido, pero yo no dejaré que nada me domine”, (1 Corintios 6.12).

Además, citó a través de la palabra que “los adictos” “alcohólicos” no heredarán el Reino de Dios. “… ni ladrones, ni avaros, ni alcohólicos, ni calumniadores, ni tramposos heredarán el Reino de Dios.” (1 Corintios 6.10)

“La marihuana te hace pasar por el mismo estado de embriaguez que el alcohol, cuando te hace perder el contacto con la realidad”, comparó.

Es decir, todas las condenas bíblicas en relación a la embriaguez se aplican a las drogas, cuando la persona busca otra percepción de la realidad – “para relajarse, para quedar enfermo”. El uso medicinal de la marihuana no entra en esta cuestión.

Mito de las pipas, puros…

“Hay quien dice que “son más sanos”. Derribo ese mito diciendo que son aún peores por no tener filtro. “El hecho de no tragar no quiere decir nada, porque el humo llega hasta el pulmón a través de la respiración”, apuntó.

Además, dejó claro que el vicio de los cigarros o las pipas afecta de la misma forma que los cigarrillos comerciales. Los narguiles no se quedan fuera. “Un estudio de la Universidad de Brasilia dice que el consumo de 80 minutos de narguile equivale al consumo de 100 cigarrillos comerciales”, citó.

“Algunos argumentan que el agua usada durante el humo del narguile filtra el humo, pero eso también es mito”, agregó.

¿Y el cigarrillo comercial?

El aspecto adictivo se considera de la misma manera. “Además de enviciarlo, la nicotina tiene un poder muy fuerte de esclavización moral. El ochenta por ciento de los brasileños que hoy fuman, declararon que ya trataron de dejar de fumar y no lograron”, citó. Lo mismo se aplica a los “cigarrillos caseros”.

“Lo que te domina, te esclaviza, te envicia, es pecaminoso y te separa de Dios. Los adictos no entrar en el Reino. El vicio es algo serio y un pecado claro en las Escrituras”, resumió.

Continuar Leyendo

Blogs

9 razones por qué ocurrirá la Segunda Venida de Cristo

No es un fin que vendrá como resultado de una guerra nuclear, irresponsabilidad ambiental o invasión alienígena; es el que viene por el propósito y el plan de Dios, predicho en las Escrituras. ¡No se equivoquen, Cristo regresará!

Publicado

en

Por John MacArthur. – Las Escrituras no son vagas ni equívocas en la promesa del regreso de Cristo. Una gran parte de la Escritura (según algunos relatos, hasta una quinta parte) es profética, y quizás una tercera parte o más de los pasajes proféticos se refieran a la Segunda Venida de Cristo o eventos relacionados con ella. Es innegable que es un tema importante en la profecía tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

Y sin importar lo que digan los burladores, Jesús vendrá (2 Pedro 3: 3-10). La historia mundial se dirige hacia la conclusión que Dios ordenó. No es un fin que vendrá como resultado de una guerra nuclear, irresponsabilidad ambiental o invasión alienígena; es el que viene por el propósito y el plan de Dios, predicho en las Escrituras. ¡No se equivoquen, Cristo regresará!

Aquí hay nueve razones de las Escrituras por las cuales puedes saber que Cristo vendrá de nuevo.

1.-LA PROMESA DE DIOS LO EXIGE

El Antiguo Testamento está lleno de promesas mesiánicas, lo que prometió es su enfoque principal. Desde el principio (Génesis 3:15) hasta el final (Malaquías 4: 2), todo el Antiguo Testamento está lleno de profecías del Libertador venidero: al menos 333 promesas distintas, según una cuenta.

De las más de 100 profecías que tratan del primer advenimiento de Cristo, todas se cumplieron de manera precisa, literalmente. El montar en un burro, la separación de sus vestiduras, la perforación de sus manos y pies, y las vívidas profecías de su rechazo por parte de los hombres en Isaías 53, todo esto podría haber sido interpretado simbólicamente por los eruditos del Antiguo Testamento antes de Cristo. Pero el registro del Nuevo Testamento informa repetidamente que tales cosas se cumplieron en el sentido más literal, de modo que “para que se cumplan las Escrituras de los profetas” (Mateo 26:56; cf. 2:15; 4: 14-16; 8: 17; 12: 17-21; 13:35; 21: 4-5; 27:35; Juan 12:38; 15:25; 19:24, 28).

Las Escrituras dicen que Dios “no puede mentir” y que Él no cambiará de opinión (Números 23:19; Tito 1: 2). Lo que ha prometido, lo hará. La veracidad de la Biblia está en juego en la Segunda Venida.

2.LA ENSEÑANZA DE CRISTO LO EXIGE

La enseñanza terrenal de Cristo estaba llena de referencias a su segunda venida (Mateo 24; Lucas 21). Cuando estaba en juicio por su vida, Jesús defendió su propia deidad con una declaración audaz de la Segunda Venida en los términos más triunfantes. Le dijo al Sumo Sacerdote: “Verás al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo en las nubes del cielo” (Marcos 14:62).

En la noche de su traición, Cristo les dijo a los discípulos: “Voy a preparar un lugar para ti. Y si voy y preparo un lugar para ti, volveré y te recibiré en Mí mismo” (Juan 14: 2-3). No solo la credibilidad de Dios está en juego en la Segunda Venida, sino también la credibilidad de Su Hijo. Si Jesús no regresa, es un mentiroso.

3.-EL TESTIMONIO DEL ESPÍRITU SANTO LO EXIGE

Como “Dios … no puede mentir” (Tito 1: 2), su promesa garantiza el regreso de Cristo. Jesús es la verdad encarnada (Juan 14: 6); así que su enseñanza también confirma infaliblemente el hecho de la Segunda Venida. Y el Espíritu Santo, que se llama “el Espíritu de verdad” (Juan 14:17; 15:26), también testifica de la Segunda Venida de Cristo a través de los escritores del Nuevo Testamento.

Ya sea el apóstol Pablo (1 Corintios 1: 4-7; Filipenses 3:20; Colosenses 3: 4; 1 Tesalonicenses 4: 16-17; etc.), el apóstol Pedro (1 Pedro 1:13; 1 Pedro 5: 4; 2 Pedro 3), o el apóstol Juan (1 Juan 3: 2), una y otra vez, a través de las Escrituras infalibles, el Espíritu Santo agrega su testimonio al del Padre y del Hijo: Jesús viene.

4.-EL PROGRAMA PARA LA IGLESIA LO EXIGE

Dios está actualmente “tomando de entre los gentiles un pueblo para su nombre” (Hechos 15:14) y reuniendo a sus elegidos en un gran cuerpo, la iglesia. El rol de la iglesia es ser como una novia pura para el propio Hijo de Dios, lista para ser presentada a Él en Su segunda venida.

Pablo usa esa imagen de boda en 2 Corintios 11: 2: “Estoy celoso por ti con celos piadosos; porque te prometí con un solo esposo, para que te presente a Cristo como una virgen pura”. El matrimonio es una hermosa metáfora que ilustra el amor y el cuidado de Cristo por su iglesia (Mateo 25; Efesios 5: 25-27; Apocalipsis 19: 6-9). Y es por eso que podemos estar seguros de que Él volverá a reclamarla, tal como lo prometió (Juan 14: 2-3). Él regresará a buscar a su novia.

5.LA CORRUPCIÓN EN EL MUNDO LO EXIGE

El mundo es un lugar muy perverso, y cuando el “Hijo del Hombre [venga] en la gloria de su Padre con sus ángeles … [Él] recompensará a cada hombre según sus obras” (Mateo 16:27). “Se acerca una hora, en la que todos los que están en las tumbas oirán su voz, y saldrán; los que hicieron las buenas obras para la resurrección de vida, los que cometieron las malas acciones para la resurrección de juicio” (Juan 5: 28-29).

Esa bendita esperanza de cada creyente (Tito 2:13) es el terror del mundo. Para los incrédulos, Su venida significa un juicio inmediato e imparcial (1 Tesalonicenses 1: 7-10; Judas 1: 14-15; Apocalipsis 19: 11-16); para los creyentes – ¡gozo absoluto! Jesús debe regresar para ejecutar un justo castigo a los pecadores y llevar a cabo el juicio que Él ha prometido.

6.EL FUTURO DE ISRAEL LO EXIGE

En la época de Pablo, los gentiles venían a la iglesia en mayor número que los judíos conversos, y en Romanos 11, Pablo les recordó: “Ustedes, siendo un olivo silvestre, fueron injertados entre ellos y se hicieron partícipes con ellos de la rica raíz de El olivo” (v. 17). Pero se acerca el momento en que las ramas naturales serán injertadas nuevamente en el olivo (vv. 23-24), un fenómeno que Pablo expresamente conectó con el regreso de Cristo (v. 26). Ese es el día en que Israel se lamentará por Aquel a quien traspasaron (Zacarías 12:10), y Dios los salvará a todos (Romanos 11:26).

7.LA VINDICACIÓN DE CRISTO LO EXIGE

Es inconcebible que la última visión pública que el mundo tendría de Jesucristo sería la de un criminal sangrante, moribundo, crucificado, cubierto de sangre, escupido y con moscas, colgando desnudo en el crepúsculo de Jerusalén. ¿Te diste cuenta de que después de Su resurrección, Él nunca apareció en un lugar público antes que los incrédulos? Muchos creyentes lo vieron, lo tocaron, le hablaron y dieron un testimonio unánime de que había resucitado de entre los muertos. Pero no hay constancia de que los incrédulos lo hayan visto alguna vez.

Pero el mundo incrédulo verá su gloria mostrada a todos. La Escritura dice: “También a Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá una segunda vez para la salvación sin hacer referencia al pecado, a aquellos que lo esperan ansiosamente” (Hebreos 9:28; cf.  Mateo 24:27). El Salvador que fue humillado, insultado y condenado a muerte en una exhibición pública del odio de Dios por la humanidad regresará como Señor conquistador en vista de todo el mundo (Lucas 21: 25-27). Y todo ojo lo verá (Apocalipsis 1: 7).

8.LA DESTRUCCIÓN DE SATANÁS LO EXIGE

Satanás, aunque es un enemigo ya derrotado en lo que concierne a los cristianos, todavía ejerce una especie de dominio sobre este mundo (Juan 12:31; Juan 14:30; Juan 16:11; 2 Corintios 4: 4; Efesios 2: 2 (Efesios 6:12; 1 Juan 5:19). Pero Cristo es el único gobernante legítimo de este mundo, y cuando regrese, derrocará y destruirá a Satanás por completo.

En Apocalipsis 5, cuando Cristo reciba el rollo de los siete sellos, el título de propiedad de la tierra, desata el juicio con la grieta de cada sello (Apocalipsis 6). Los juicios de los sellos dan paso al juicio de las siete trompetas (Apocalipsis 8); los juicios de las trompetas conducen al juicio de las siete copas (Apocalipsis 16). Finalmente, después de un último esfuerzo por parte de Satanás para retener su dominio ilegal sobre la tierra, Cristo mismo regresa para vencer al enemigo: lo encadena, lo arroja a un pozo sin fondo y finalmente lo confina a un lago de fuego eterno (Apocalipsis 19). Con eso, la victoria de Cristo sobre Satanás, el usurpador, está completa.

9.-LA ESPERANZA DE LOS SANTOS LO EXIGE

Solo el regreso glorioso y triunfante de Cristo puede cumplir la esperanza de los santos: todo verdadero creyente anhela ese día. Pablo caracteriza a los cristianos como aquellos que “aman su aparición” (2 Timoteo 4: 8). El apóstol Juan dice: “Ahora somos hijos de Dios; y aún no se ha revelado lo que seremos, pero sabemos que cuando Él sea revelado, seremos como Él, porque lo veremos como Él es” (1 Juan 3: 2). El regreso de Cristo instantáneamente marcará el comienzo de nuestra glorificación.

Luego, Juan agrega estas palabras: “Y todo el que tiene esta esperanza en Él se purifica a sí mismo, así como Él es puro” (v. 3). Esta es la prueba de una escatología saludable: ¿es tu esperanza una influencia santificadora en tu alma? ¿Estás mirando más allá de la conmoción de este mundo con la comprensión de que pronto podrías encontrarte cara a cara con Cristo, y estás preparando tu corazón y alma para eso? ¿Estás ansioso y vigilante? ¿Estás lleno de esperanza y expectación alegre? Esa es la actitud a la que nos llaman las Escrituras.

La Segunda Venida no debe hacerte parar lo que estás haciendo para esperar el regreso del Señor. Y tampoco debería motivarte a centrar toda tu atención en los acontecimientos y los acontecimientos políticos de este mundo. En su lugar, debería llevarte a la santidad al dirigir tu corazón hacia Cristo, cuya venida cada creyente anticipa con alegría.

Por John MacArthur

© 1999. Todos los derechos reservados. Reimpreso con permiso. Se pueden encontrar respuestas breves a preguntas interpretativas en The MacArthur Study Bible. Tratamientos más detallados sobre preguntas relacionadas con la profecía, la identidad de Israel, etc. se encuentran en su Serie de comentarios del Nuevo Testamento y en sus libros completos y sermones sobre el regreso de Cristo.

Conocido ampliamente por su enfoque profundo y sincero para enseñar la Palabra de Dios, John MacArthur es un pastor de quinta generación, un autor popular y orador de conferencias, y ha servido como pastor-maestro de la Iglesia Grace Community en Sun Valley, California desde 1969.

John es el presidente de The Master’s College y  The Master’s Seminary , y ha escrito cientos de libros y guías de estudio, cada uno completamente bíblico y práctico.

Continuar Leyendo

Blogs

¿Es incorrecto que los hombres cristianos tengan el pelo largo?

Los hombres no deben usar el pelo largo. Al menos, el apóstol Pablo lo dice. ¿Por qué? Porque la naturaleza dice que es antinatural. Pero, ¿cómo llega Pablo a tal conclusión?

Publicado

en

Por John Piper. –  Los hombres no deben usar el pelo largo. Al menos, el apóstol Pablo lo dice. ¿Por qué? Porque la naturaleza dice que es antinatural. Pero, ¿cómo llega Pablo a tal conclusión? ¿No es la naturaleza la razón por la que los hombres les crece el pelo en primer lugar? La pregunta de hoy proviene del único Dr. Andy Naselli, quien pregunta esto.

“¡Hola, Pastor John! Pablo argumenta que desde la “naturaleza” en Romanos 1: 26-27 y 1 Corintios 11: 14-15. las pasiones y las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son “contrarias a la naturaleza” porque se rebelan fundamentalmente contra el diseño creado por Dios para el sexo. En 1 Corintios, Pablo afirma que la “naturaleza” enseña que el pelo largo de los hombres y el pelo corto de las mujeres son deshonrosos. ¿Cómo reconcilia esos dos pasajes?

“¿Está Pablo usando la palabra ‘naturaleza’ de la misma manera? ¿O está usando la misma palabra en diferentes sentidos? Es problemático ver a Pablo usando la “naturaleza” exactamente de la misma manera en ambos pasajes. Si usted dice que ambos son solo culturales, entonces eso abre las puertas a las pasiones del mismo sexo y al coito que está bien en otras culturas. Pero si dice que ambos están basados ​​en el diseño creado por Dios, entonces tiene que decir que el pelo largo de los hombres y el corto de las mujeres siempre están mal en todas las culturas, sin excepción. Y, como recordatorio amistoso, ¡Jonathan Edwards tenía el pelo largo!

Bueno, llegaremos a Jonathan Edwards en un minuto. Pero esta es una gran pregunta del Dr. Andy Naselli, profesor de Nuevo Testamento en el Bethlehem College & Seminary. Mientras hablamos, él está escribiendo un comentario sobre 1 Corintios. Estoy seguro de que él sabe mucho más que yo sobre este texto y todos los demás.

Permítanme exponer el problema y la solución tan simplemente como puedo, al menos la solución como yo la veo.

EL DISEÑO DE DIOS

Primero, citemos los dos pasajes.

Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza [a la que se refería Andy], y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío, Romanos 1: 26-27.

Ahora, creo que lo que Pablo quiere decir con naturaleza en este pasaje que es lo que somos como hombres y mujeres, diseñados por Dios con nuestras diferencias naturales incorporadas, diseñadas por Dios, tanto físicas como, más esencialmente, las más profundas que las físicas, realidades distintas de la virilidad y la feminidad arraigadas en nuestras almas masculinas y femeninas diseñadas por Dios.

Ahora, esa es una definición larga de la naturaleza, pero puede hacer una pausa y regresar y escucharla en lugar de que yo la repita aquí. Para Pablo Dios ha diseñado nuestros cuerpos naturales y ha creado nuestras almas naturales masculinas y femeninas.  Por lo tanto, el coito homosexual, es contrario a esta naturaleza y, por lo tanto, es vergonzoso y deshonroso.

Ahora, aquí está el texto en 1 Corintios 11 en el que Andy se está enfocando específicamente, y trata de cómo las mujeres podían orar y profetizar adecuadamente en reuniones mixtas en Corinto en el primer siglo. Esto es lo que dice: “Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza? La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello? Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello”, (1 Corintios 11: 13–15).

Andy pregunta: “¿Está Pablo utilizando la palabra naturaleza de la misma manera en estos dos textos? ¿O está usando la misma palabra en diferentes sentidos?

SUPOSICIÓN EQUIVOCADA

Creo que Andy hace una suposición errónea. Ahora, tal vez esté haciendo esto por el simple hecho de hacer la pregunta, no porque tenga una convicción establecida, sino que creo que  lo dice erróneamente para que yo reaccione.

Él dice: “Si usted dice que ambos están basados ​​en el diseño creado por Dios, entonces tiene que decir que el cabello largo está mal para los hombres en todas las culturas”. En otras palabras, si tienen el mismo significado, se refieren al diseño creado por Dios, entonces hay que decir que el pelo largo de los hombres y el pelo corto de las mujeres siempre están equivocados en todas las culturas, sin excepción.

Mi respuesta es: “No”. Esto no es cierto. Esa es una falsa inferencia al decir que la palabra naturaleza tiene el mismo significado en ambos textos. Creo que Pablo está usando la palabra naturaleza de la misma manera en Romanos 1 y 1 Corintios 11, al menos esencialmente de la misma manera.

No creo que esto exija que pensemos que Pablo estaba enseñando que cualquier longitud particular de cabello en relación con las mujeres es un requisito universal. La pregunta clave es, ¿cómo nos enseña la naturaleza que es vergonzoso que un hombre tenga el cabello largo?

¿QUÉ ENSEÑA LA NATURALEZA?

Si lo piensas bien, de una manera la naturaleza enseña exactamente lo opuesto a lo que dice Pablo. Los leones machos tienen el pelo más largo. Los pavos reales tienen plumas largas y las pavas no las tienen.

Los machos humanos, dejados en la naturaleza, tendrán tanto vello en la cabeza como las mujeres, y más vello en la cara. Si piensas de una manera, parece que entiendes lo opuesto a lo que dice Pablo. Pero Pablo no es estúpido.

No asumo que Pablo esté pensando de esa manera. Creo que Pablo está diciendo que la naturaleza, es decir, la masculinidad natural e intrínseca, inclina al hombre a sentirse rechazado y vergonzoso por usar símbolos culturalmente definidos para la condición de la mujer. Pablo está diciendo que la naturaleza, es decir, la masculinidad intrínseca natural, incorporada, dada por Dios, inclina al hombre a sentirse rechazado y avergonzado al usar los símbolos culturalmente definidos de la condición de mujer.

Si entrara a la iglesia hace cinco años, predicando, con un vestido, tacones altos, medias, largos aretes flexibles y lápiz labial, los ancianos me llevarían a una habitación lateral y con desaliento me dirían: “Pastor, no ¿La naturaleza no te enseña a no vestir un vestido?

Estarían en lo cierto. Lo hace. Sería terriblemente contrario a mi masculinidad. La naturaleza me enseña eso. Esta es la misma naturaleza que me enseña que tener sexo con un hombre es vergonzoso. Pero esto no se debe a que las faldas escocesas en Escocia sean pecaminosas o que los aretes largos en los hombres en Papua Nueva Guinea sean pecaminosos. Esto se debe a que, independientemente de los acompañamientos culturalmente definidos de la feminidad en una cultura, la naturaleza de un hombre como hombre lo encontrará adecuado.

Aquí está mi resumen. ¿Le enseñó la naturaleza a los corintios que, si un hombre usa el pelo largo, es una desgracia para él? Sí lo hizo. La naturaleza lo hizo porque el alma masculina sana y diseñada por Dios se rebela contra vestir a sí mismo con símbolos de feminidad, al igual que el alma femenina sana y diseñada por Dios se rebela contra presentarse como un hombre. Esa revuelta de la naturaleza es un maestro dado por Dios.

Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas