Connect with us

Blogs

¿Es incorrecto que los hombres cristianos tengan el pelo largo?

Los hombres no deben usar el pelo largo. Al menos, el apóstol Pablo lo dice. ¿Por qué? Porque la naturaleza dice que es antinatural. Pero, ¿cómo llega Pablo a tal conclusión?

Avatar

Publicado

en

Por John Piper. –  Los hombres no deben usar el pelo largo. Al menos, el apóstol Pablo lo dice. ¿Por qué? Porque la naturaleza dice que es antinatural. Pero, ¿cómo llega Pablo a tal conclusión? ¿No es la naturaleza la razón por la que los hombres les crece el pelo en primer lugar? La pregunta de hoy proviene del único Dr. Andy Naselli, quien pregunta esto.

“¡Hola, Pastor John! Pablo argumenta que desde la “naturaleza” en Romanos 1: 26-27 y 1 Corintios 11: 14-15. las pasiones y las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son “contrarias a la naturaleza” porque se rebelan fundamentalmente contra el diseño creado por Dios para el sexo. En 1 Corintios, Pablo afirma que la “naturaleza” enseña que el pelo largo de los hombres y el pelo corto de las mujeres son deshonrosos. ¿Cómo reconcilia esos dos pasajes?

“¿Está Pablo usando la palabra ‘naturaleza’ de la misma manera? ¿O está usando la misma palabra en diferentes sentidos? Es problemático ver a Pablo usando la “naturaleza” exactamente de la misma manera en ambos pasajes. Si usted dice que ambos son solo culturales, entonces eso abre las puertas a las pasiones del mismo sexo y al coito que está bien en otras culturas. Pero si dice que ambos están basados ​​en el diseño creado por Dios, entonces tiene que decir que el pelo largo de los hombres y el corto de las mujeres siempre están mal en todas las culturas, sin excepción. Y, como recordatorio amistoso, ¡Jonathan Edwards tenía el pelo largo!

Bueno, llegaremos a Jonathan Edwards en un minuto. Pero esta es una gran pregunta del Dr. Andy Naselli, profesor de Nuevo Testamento en el Bethlehem College & Seminary. Mientras hablamos, él está escribiendo un comentario sobre 1 Corintios. Estoy seguro de que él sabe mucho más que yo sobre este texto y todos los demás.

Permítanme exponer el problema y la solución tan simplemente como puedo, al menos la solución como yo la veo.

EL DISEÑO DE DIOS

Primero, citemos los dos pasajes.

Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza [a la que se refería Andy], y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío, Romanos 1: 26-27.

Ahora, creo que lo que Pablo quiere decir con naturaleza en este pasaje que es lo que somos como hombres y mujeres, diseñados por Dios con nuestras diferencias naturales incorporadas, diseñadas por Dios, tanto físicas como, más esencialmente, las más profundas que las físicas, realidades distintas de la virilidad y la feminidad arraigadas en nuestras almas masculinas y femeninas diseñadas por Dios.

Ahora, esa es una definición larga de la naturaleza, pero puede hacer una pausa y regresar y escucharla en lugar de que yo la repita aquí. Para Pablo Dios ha diseñado nuestros cuerpos naturales y ha creado nuestras almas naturales masculinas y femeninas.  Por lo tanto, el coito homosexual, es contrario a esta naturaleza y, por lo tanto, es vergonzoso y deshonroso.

Ahora, aquí está el texto en 1 Corintios 11 en el que Andy se está enfocando específicamente, y trata de cómo las mujeres podían orar y profetizar adecuadamente en reuniones mixtas en Corinto en el primer siglo. Esto es lo que dice: “Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza? La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello? Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello”, (1 Corintios 11: 13–15).

Andy pregunta: “¿Está Pablo utilizando la palabra naturaleza de la misma manera en estos dos textos? ¿O está usando la misma palabra en diferentes sentidos?

SUPOSICIÓN EQUIVOCADA

Creo que Andy hace una suposición errónea. Ahora, tal vez esté haciendo esto por el simple hecho de hacer la pregunta, no porque tenga una convicción establecida, sino que creo que  lo dice erróneamente para que yo reaccione.

Él dice: “Si usted dice que ambos están basados ​​en el diseño creado por Dios, entonces tiene que decir que el cabello largo está mal para los hombres en todas las culturas”. En otras palabras, si tienen el mismo significado, se refieren al diseño creado por Dios, entonces hay que decir que el pelo largo de los hombres y el pelo corto de las mujeres siempre están equivocados en todas las culturas, sin excepción.

Mi respuesta es: “No”. Esto no es cierto. Esa es una falsa inferencia al decir que la palabra naturaleza tiene el mismo significado en ambos textos. Creo que Pablo está usando la palabra naturaleza de la misma manera en Romanos 1 y 1 Corintios 11, al menos esencialmente de la misma manera.

No creo que esto exija que pensemos que Pablo estaba enseñando que cualquier longitud particular de cabello en relación con las mujeres es un requisito universal. La pregunta clave es, ¿cómo nos enseña la naturaleza que es vergonzoso que un hombre tenga el cabello largo?

¿QUÉ ENSEÑA LA NATURALEZA?

Si lo piensas bien, de una manera la naturaleza enseña exactamente lo opuesto a lo que dice Pablo. Los leones machos tienen el pelo más largo. Los pavos reales tienen plumas largas y las pavas no las tienen.

Los machos humanos, dejados en la naturaleza, tendrán tanto vello en la cabeza como las mujeres, y más vello en la cara. Si piensas de una manera, parece que entiendes lo opuesto a lo que dice Pablo. Pero Pablo no es estúpido.

No asumo que Pablo esté pensando de esa manera. Creo que Pablo está diciendo que la naturaleza, es decir, la masculinidad natural e intrínseca, inclina al hombre a sentirse rechazado y vergonzoso por usar símbolos culturalmente definidos para la condición de la mujer. Pablo está diciendo que la naturaleza, es decir, la masculinidad intrínseca natural, incorporada, dada por Dios, inclina al hombre a sentirse rechazado y avergonzado al usar los símbolos culturalmente definidos de la condición de mujer.

Si entrara a la iglesia hace cinco años, predicando, con un vestido, tacones altos, medias, largos aretes flexibles y lápiz labial, los ancianos me llevarían a una habitación lateral y con desaliento me dirían: “Pastor, no ¿La naturaleza no te enseña a no vestir un vestido?

Estarían en lo cierto. Lo hace. Sería terriblemente contrario a mi masculinidad. La naturaleza me enseña eso. Esta es la misma naturaleza que me enseña que tener sexo con un hombre es vergonzoso. Pero esto no se debe a que las faldas escocesas en Escocia sean pecaminosas o que los aretes largos en los hombres en Papua Nueva Guinea sean pecaminosos. Esto se debe a que, independientemente de los acompañamientos culturalmente definidos de la feminidad en una cultura, la naturaleza de un hombre como hombre lo encontrará adecuado.

Aquí está mi resumen. ¿Le enseñó la naturaleza a los corintios que, si un hombre usa el pelo largo, es una desgracia para él? Sí lo hizo. La naturaleza lo hizo porque el alma masculina sana y diseñada por Dios se rebela contra vestir a sí mismo con símbolos de feminidad, al igual que el alma femenina sana y diseñada por Dios se rebela contra presentarse como un hombre. Esa revuelta de la naturaleza es un maestro dado por Dios.

Continuar Leyendo
Advertisement

Blogs

Enseñanzas: “Seamos libres sin aplicar el libertinaje”

El concepto de “disfrutar la vida” a menudo se malinterpreta, ya que, pensamos que esto está sujeto a hacer lo que nos provoque sin medir las consecuencias.

Avatar

Publicado

en

Cuando éramos adolescentes creíamos o pensábamos que la libertad lo era todo. Íbamos de aquí para allá o viceversa, viviendo un libertinaje, hasta que llega Dios a nuestras vidas y lo ordena todo.

El concepto de “disfrutar la vida” a menudo se malinterpreta, ya que, pensamos que esto está sujeto a hacer lo que nos provoque sin medir las consecuencias.

Dios nos enseña que para toda acción siempre habrá una consecuencia, bien sea, buena o mala. Depende de nosotros el estar conscientes de lo que hacemos, pensamos hacer o haremos.

Pero, el viaje de la vida nos enseña que cuando eres joven, lo quieres todo y no piensas lo que puede ocurrir en el mañana.

Cuando los placeres ya no importan. Adiós libertinaje

Una vez que somos conscientes de nuestras acciones, comenzamos a experimentar la vida desde otro punto de vista, la madurez, la sabiduría, la experiencia y el conocimiento de la verdad de Cristo, llega y lo llena todo.

Ya no importan las fiestas, las relaciones fuera del matrimonio, la vida pasajera. Cuando llega Cristo, eres diferente, tu forma de hablar, actuar, pensar y hacer, cambia.

Cambia tu mentalidad, eres todo. Cuando te miras al espejo ves la obra de Dios en ti y comienzas a experimentar una transformación mayor, que nace desde adentro hacia afuera.

Qué sentido tendría que el hijo de Dios viniera a la Tierra, si detrás de ello no estuviera un propósito. Dicho esto, la verdad del Señor nos fue revelada y vale más vivir por la verdad que morir por el engaño.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate de las mejores noticias cristianas evangélicas y del mundo.


 




Continuar Leyendo

Blogs

La ‘vacuna de la esperanza’ otra alternativa ante el Covid-19

Aun en medio de esta situación, hemos visto cómo la tierra se renueva, las familias se unen y todos clamamos a Dios por un milagro. Es tiempo de orar como familia, y pedirle a Dios que nos llene de esperanza y de ánimo.

Avatar

Publicado

en

Todos estamos enfrentando un tiempo de incertidumbre producto de la crisis mundial por el brote del COVID-19. Las autoridades y las familias tienen preguntas que no encuentran respuesta.

Ante esta situación, necesitamos ser solidarios, atender las instrucciones de las autoridades, y mantener viva la esperanza y la confianza en Dios para salir fortalecidos.

Dios está al control del más mínimo detalle, porque ni una hoja cae al suelo sin que Él lo autorice. Por eso, no debemos dejar que el miedo nos domine, más bien, es tiempo de alabar a Dios y de glorificarlo en medio de la prueba; Él nos seguirá sorprendiendo y sanará la tierra.

Aun en medio de esta situación, hemos visto cómo la tierra se renueva, las familias se unen y todos clamamos a Dios por un milagro. Es tiempo de orar como familia, y pedirle a Dios que nos llene de esperanza y de ánimo.

Colaboración en casa ante Covid-19

Es importante que se organice a la familia para que todos colaboremos en casa, seamos más tolerantes, y sigamos una rutina que nos permita avanzar. Ría con los suyos, juegue y sea creativo.

Permitamos que Dios nos sorprenda. Es un buen tiempo para dialogar con la familia, escuchar las inquietudes de los más pequeños, disculparnos si nos equivocamos y acercarnos si hemos estado lejos.

Es un tiempo para dejar que la Palabra de Dios nos llene de fuerza, ánimo y esperanza, como lo expresa el Salmista: “Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza. Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo.” (Salmo 56: 3, 4, NVI) “Yo le digo al Señor: “Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío”. (Salmo 91: 2, NVI)

Es posible que usted tenga preguntas sobre cómo ayudar a sus hijos a procesar las noticias abrumadoras del entorno.

Por: Sixto Porras. 


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate de las mejores noticias cristianas evangélicas y del mundo.


 




Continuar Leyendo

Blogs

Doce bendiciones del Nuevo Pacto que Dios prometió

La pregunta es ¿Y qué se hace para heredar todas estas bendiciones? Solo confiar en Cristo.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.-  En Cristo heredamos todas las bendiciones que Dios le prometió a Abraham y todas las bendiciones bajo el Viejo Pacto de la ley sin ninguna de las maldiciones.

Gálatas 3:13

Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: Maldito todo el que es colgado de un madero.

Gálatas 3:14, 29

Así sucedió, para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegara a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa

Y si pertenecéis a Cristo, sois la descendencia de Abraham y herederos según la promesa.

Esto es mucho decir cuando consideras todo lo que Dios prometió en el Antiguo Testamento.

Para Abraham y sus descendientes se le prometió, grandeza, fructificación, prosperidad, gran recompensa, las naciones y más… (Gálatas 12:2-3, 15:1, 17:4-8,22:18)

Para aquellos que estuvieron bajo el pacto de ley se les prometió larga vida, fructificación, abundante prosperidad, protección y más… (Deuteronomio 5:33, 28:3-13)

Como si esto no fuese suficiente en el Nuevo Pacto tenemos 12 bendiciones que Dios ha prometido a sus hijos. Por supuesto que son muchas más al final puedes dejar tu comentario y compartir otras.

Dios perdona todos nuestros pecados. (Mateo 26:28, Hechos 13:38) Nuestros pecados no fueron cubiertos con la sangre de toros y cabras, fueron quitados por el cordero de Dios (Juan 1:29). En la cruz la justicia fue satisfecha, su perdón es perfecto y completo.

Dios no se volverá a acordar de tus pecados jamás (Hebreos 8:12, 10:17, Jeremías 31:34). En relación a la justificación es como si nunca hubieras pecado. (algunos se cayeron de la silla al leer esto)

Dios ha prometido que nunca volvería a enojarse con nosotros (Isaías 55:3) El Nuevo Pacto es un pacto eterno de amor y justicia. Dios nunca dejara de hacernos el bien (Jeremías 32:40).

Dios mismo te hace apto para participar de la herencia (Colosenses 1:12). Ahora no tiene que ver con lo que haces (el viejo pacto) o a quien estas relacionado (el pacto de Abraham) tiene que ver con en quien confías.

Cristo te hace de Él y nunca te soltara (Filipenses 3:12, Judas 24). Nada te puede separar del amor del Padre (Romanos 8:39). Por lo tanto, podemos hablar de nuestra esperanza como “un ancla segura para nuestra alma” (Hebreos 6:19).

Dios mismo nos acredita la perfecta justicia de Jesús (2 Corintios 5:21) La justicia no se puede ganar tiene que ser recibida (Romanos 5:17) Por causa del sacrificio de Jesús en la cruz nuestra condición delante de Dios es “perfecto” para siempre (Hebreos 10:14).

Dios nos da el Espíritu Santo para enseñarnos (Juan 14:26) empoderarnos (Hechos 1:8) y recordarnos de nuestra justicia (Juan 16:10). Ya no necesitamos sacerdotes que sean mediadores entre nosotros, porque ahora todos conoceremos al Señor (Jeremías 31:34). Somos su real sacerdocio (1 Pedro 2:9).

Dios es por nosotros (Romanos 8:31). Dios nos justificó y ya no hay más condenación (Romanos 8:1). Cuando pecamos, Jesús no nos juzga, nos defiende (1 Juan 2:1). Su gracia nos empodera para vencer el pecado (Tito 2:12). El suple abundantemente todas nuestras necesidades (Filipenses 4:19), para que disfrutemos la vida en abundancia (Juan 10:10). El favor de Dios es inmerecido y no se puede ganar.

Dios está con nosotros (Ezequiel 37:27). Por causa de Jesús la puerta al trono de justicia siempre está abierta (Hebreos 4:16). Podemos acercarnos con libertad y confianza (Efesios 3:12)

Dios nos empodera para vencer al enemigo (1 Juan 5:4). Tenemos autoridad sobre enfermedades y demonios (mateo 16:17).  Vivimos bajo su protección divina (Lucas 10:19). Estamos destinados a “reinar en vida” (Romanos 5:17).

Dios nos ofrece su descanso (hebreos 4:10-11). Bajo el viejo pacto era “tienes que hacer, hacer, hacer” bajo el Nuevo Pacto es hecho, hecho, hecho (Juan 19:30). Estamos sentados con Cristo en lugares celestiales (Efesios 2:6)

Dios mismo nos da vida eterna (Romanos 6:23).

La pregunta es ¿Y qué se hace para heredar todas estas bendiciones? Solo confiar en Cristo. Descansa en él. Escoge creer lo que dice la Escritura que él murió por los pecados del mundo, incluyendo los tuyos y resucito victorioso de entre los muertos. Déjale saber a otros que él es tu redentor y Rey.

Si nunca has hecho esto, ¿Por qué no lo haces ahora?


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo. 


Continuar Leyendo

Más leídas