Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Los prejuicios o las conductas racistas siguen empañando las relaciones entre las personas, los grupos humanos y las naciones en diferentes círculos de la sociedad. En la iglesia en particular se presentan situaciones sensibles a las actitudes discriminatorias.

Las discriminaciones por temas religiosos a menudo han ido acompañadas por elementos y/o manifestaciones racistas. Y esto sucede, porque no hemos sabido situar la religión en un espacio privado.

Es necesario partir de un principio, la religión forma parte de la vida privada de cada persona; cada cual desarrolla su fe en un espacio íntimo.

En el momento que las religiones traspasan ese espacio individual e irrumpen en lo colectivo, si tenemos en cuenta la idea que exponemos anteriormente nos enfrentamos a una situación de desigualdad, ya que unas religiones se posicionan por encima de las otras.

¿Qué dice la Biblia?

Sin embargo, hay todo tipo de formas en las que mostramos prejuicios hacia la gente parece que naturalmente juzgamos a simple vista. Por un lado, es nuestra naturaleza humana la que esta en juego, sin darnos cuenta las debilidades de las personas.

Muchas veces, en el afán de separar y segregar aparecen las actitudes racistas, que usa la religión del otro como lugar común donde vaciar los prejuicios, tópicos y crear criminalizaciones hacia el conjunto de personas que practican el culto.

Si nos trasladamos a lo que dice la Biblia acerca del racismo, realmente se nos enseña que no hay muchas razas diferentes de personas en el mundo. La verdad es que solo hay una raza; la raza humana.

Todo ser humano que haya nacido de un hombre y una mujer descendió de un solo hombre y ese fue Adán (Hechos 17:24-26).

El mensaje que recibimos de la Biblia afirma vigorosamente la dignidad de cada persona creada a imagen de Dios, la unidad del género humano en el designio del Creador sin ninguna desigualdad racial.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas.