Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Cada vez que Rafael Velásquez realizaba su trabajo diario de reparación de congeladores industriales, le entraba la ansiedad de pensar en la posibilidad de que la puerta se cerrara, quedar atrapado y morir congelado.

Un día mientras trabajaba, la puerta se cerró, no había nadie más en la fábrica y quedó encerrado. La ansiedad se apoderó de él y en cuestiones de segundos comenzaron los efectos de la hipotermia: escalofríos, sus labios se tornaron morados, estaba desorientado y su respiración cada vez mas lenta y superficial.

Al día siguiente, lo encontraron muerto, los resultados de la autopsia revelaron que su sistema nervioso y otros órganos dejaron de funcionar porque la temperatura corporal había descendido, provocando una insuficiencia cardíaca y respiratoria que lo llevó a su muerte. Lo interesante de esta historia es que descubrieron que ese congelador tenía un mes de estar desconectado. El asesino de Rafael no fue la hipotermia, fue la ansiedad.

Para entender los efectos de la ansiedad debemos conocer sus raíces: la preocupación y el temor. Ambas son la combinación perfecta; además, crean una imagen de cosas que “pueden” suceder en nuestras vidas, aunque muchas veces, están muy lejanas de que acontezcan.

Cura para la ansiedad

Con todo lo que está ocurriendo en estos tiempos, muchas personas se han sentido afectadas y sin darse cuenta, están sufriendo una muerte lenta en las garras de la ansiedad.

No podemos negar la realidad que vivimos en este mundo lleno de dolor, pero aún podemos ser libres de la ansiedad y de sus siniestras consecuencias. Es innecesario vivir esclavizados de las preocupaciones del mañana; la misma palabra conlleva la idea de ocuparse de algo prematuramente. 

Pero, ¿Cuál es la cura para la ansiedad? El antídoto en contra de este asesino es la fe y la esperanza; lo mejor está por venir, aunque ahora todo se vea oscuro siempre hay una salida.

Y así como Rafael Velásquez pudo experimentar síntomas sin una causa verdadera, la ansiedad provoca sensaciones similares por situaciones que no son reales.

Esperanza en Cristo

En un mundo donde las voces que más suenan son de desaliento, crítica, destrucción y pesimismo, tenemos que fortalecer nuestra fe, teniendo la certeza que después de la oscuridad viene el amanecer, después del llanto la alegría, que lo que no nos destruye, solamente nos impulsa para seguir nuestro camino y continuar creciendo.

Vivamos nuestra vida con expectativa de que algo bueno viene para nosotros. No permitamos que el pesimismo y los pensamientos negativos produzcan consecuencias irreversibles.

La ansiedad desorienta, pero, la esperanza cambia la perspectiva y deja ver lo que hay detrás de la dificultad. No le demos cabida a las circunstancias que ahogan la fe y expectativa. Declaremos con ánimo y con valor que hay mucho por delante y por lo cual vivir. ¡La esperanza y la fe en Cristo Jesús ayudarán a vencer la ansiedad!

7…echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” 1 Pedro 5:7.

Por: Alexander Ferrera

Facebook: https://www.facebook.com/aferreram/

Instagram: https://www.instagram.com/aferrera_ministries/


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.