Connect with us

Reflexiones Cristianas

¿Por qué soy atribulado?: Las aflicciones confieren prevención #4

Las aflicciones son las vacunas anti-inflamatorias para prevenir este problema cardíaco.

Publicado

en

Felicidades, estás por terminar. Pero todavía falta un propósito desapercibido por muchos. Además de formación, corrección y preparación; las aflicciones confieren prevención. Prevención de episodios de enaltecimiento.

¡Increíble pero cierto! Nuestro susceptible corazón es influenciado por las tentaciones y también por las bendiciones. Las tentaciones lo desvían, las bendiciones lo hinchan de vanidad. Las aflicciones son las vacunas anti-inflamatorias para prevenir este problema cardíaco.

No pienses que esta prevención está reservada para cristianos principiantes, neófitos de la fe u hombres de doble ánimo.

El gran apóstol Pablo mismo requirió prevención. Le fue dado un aguijón en la carne para prevenir que los aires del tercer cielo provocasen alucinaciones apoteósicas.

En tu lectura, nota que el aguijón que le fue dado para prevenir la vanidad, no para corregirla. Fue un acto de previsión divina, no de remedio.

Hay pruebas fastidiosas que anhelamos despojar de nuestra vida. Antes de pedir a Dios que las remueva, debemos de considerar en qué nos convertiríamos si Él concede nuestra petición.

Pues como Dios hirió a Jacob para poderlo bendecir, así hay heridas medicinales que llevamos que nos permiten disfrutar de las bendiciones de Dios con sobriedad.

Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo, 2 Corintios 12:7-9.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate de las reflexiones cristianas diarias, de las reflexiones cristianas evangélicas, y las reflexiones cristianas de la vida que publicamos para ti.


Reflexiones Cristianas

Cómo librarse de la ansiedad: “Regocijaos en el Señor siempre”

Tu ansiedad disminuye en la medida que aumenta tu entendimiento de Dios.

Publicado

en

La ansiedad es una lluvia de «¿Y si?» ¿Y si no cumplo con la meta de ventas? ¿Y si no podemos costear los frenos para los niños? ¿Y si mis hijos tienen los dientes torcidos? ¿Y si eso evita que tengan amigos, una carrera, una esposa? La ansiedad es vivir la vida llena de todo tipo de preocupaciones.

¿Tienes el corazón lleno de preocupaciones? ¿Necesitas un poco de calma? Si es así, no estás solo. Conquistar la ansiedad y la preocupación requiere un esfuerzo de tu parte, pero puedes estar seguro de que no es la voluntad de Dios que vivas en ansiedad constante. Dios ama a sus hijos.

En Filipenses 4.4, Pablo ofrece lo que podría ser considerada una «prescripción o receta médica» para la ansiedad y las preocupaciones.

Pero es interesante que esta comienza con un llamado: «Regocijaos en el Señor siempre». Pablo usó cada elemento en este versículo para captar la atención de sus lectores. Primero usa un verbo para que ellos escuchasen «¡regocijaos!».

Y si la conjugación del verbo no fue suficiente, eliminó la fecha de expiración: «Regocijaos en el Señor siempre». Y si todavía eso no fue suficiente, repitió el mandamiento: «Otra vez digo: ¡Regocijaos!».

¿Pero cómo obedeces este mandamiento? Reconociendo la soberanía de Dios. Las personas controladoras son las más estresadas. Cuanto más tratan de controlar el mundo, más se dan cuenta de que no pueden hacerlo.

La vida se vuelve un ciclo de ansiedad, derrota; ansiedad, derrota; ansiedad, derrota. Pero cuando reconoces que el Señor está en su trono celestial le permites que él tome en control.

 Entonces Dios calma tus temores, no quitando el problema, sino revelando su divino poder y presencia. Tu ansiedad disminuye en la medida que aumenta tu entendimiento de Dios.

La próxima vez que temas al futuro, regocíjate en la soberanía del Señor. Regocíjate en lo que él ha logrado.

Regocíjate en que él es capaz de hacer lo que tú no puedes. Llena tu mente con pensamientos acerca de él. Cuando veas los problemas dobla tus rodillas.

Intencionalmente llena tu mente de pensamientos sobre tu rey. No te pierdas en los problemas. Atrévete a creer que cosas buenas sucederán. Examina lo que sostiene tu fe, y asegúrate que crees en Dios confiando en que él está en control.

También, date cuenta de que Dios te ha liberado de culpa y del arrepentimiento que puede estar causando tu ansiedad. Culpa sin resolver puede convertirte en una persona que se esconde, huye, niega y finge.

La culpa puede absorber la vida de tu alma. Pero la gracia restaura la vida y te permite aceptar el perdón de Dios. El resultado es regocijarte ilimitadamente, confiado en la soberanía de Dios.

El Padre tiene los brazos abiertos, sométete por completo a su cuidado. Cuando lo hagas, descubrirás que es posible, ¡sí, es posible! estar ansioso por nada.

Responde: ¿Es el regocijarse una opción? ¿Qué es para ti regocijarse en el Señor? ¿Cuánto confías en que Dios tiene el control sobre tu vida? ¿En qué forma has visto la soberanía de Dios actuar en tu vida?

¿Cómo puede ayudarte el pasar tiempo con Dios a regocijarte en el Señor siempre?

Gloriaos en su santo nombre;

Alégrese el corazón de los que buscan a Jehová, Salmos 105:3


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate de las reflexiones cristianas diarias, de las reflexiones cristianas evangélicas, y las reflexiones cristianas de la vida que publicamos para ti.


Continuar Leyendo

Reflexiones Cristianas

¿Por qué soy atribulado?: Las pruebas preparan al cristiano #3

Las herramientas usadas por Dios se fraguan en el fuego de las pruebas. La lista no es corta.

Publicado

en

Hasta ahora has aprendido que las pruebas tienen un propósito formativo y correctivo. El tercer propósito es preparativo.

Las herramientas usadas por Dios se fraguan en el fuego de las pruebas. La lista no es corta. José por años sufrió perplejidades antes de ser exaltado líder sobre Egipto.

Moisés fue desterrado como vagabundo por 40 años en el desierto antes de ser líder sobre Israel. David fue perseguido 8 años por los celos incontenibles de Saúl antes de sentarse en el trono en Hebrón.

Pablo mismo ilustra esta verdad en su propia vida. Consideró que las severas pruebas que le sobrevinieron en Asia no eran una molestia para sacudirse de ellas, sino dosis de empatía a su corazón por los que sufren.

Es más fácil reír con los que ríen, que llorar con los que lloran; y más natural compadecernos con ellos cuando somos compañeros de toda suerte de pruebas.

¿Podrá ser que hoy Dios ponga a alguien en tu camino cuyo alivio se encuentre en la cosecha de la sabiduría fraguada en tu aflicción?

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos.

Y nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que así como sois compañeros en las aflicciones, también lo sois en la consolación, 2 Corintios 1:3-7.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate de las reflexiones cristianas diarias, de las reflexiones cristianas evangélicas, y las reflexiones cristianas de la vida que publicamos para ti.


Continuar Leyendo

Reflexiones Cristianas

¿Por qué soy atribulado?: Las pruebas de Dios corrigen #2

La vara de corrección duele, pero conforta.

Publicado

en

Si el primer propósito de las pruebas es formativo, el segundo es correctivo. La Biblia afirma que Dios al que ama disciplina. (Sino leíste la parte 1 clic aquí)

El buen pastor usa del cayado para ayudarnos, pero igualmente de la vara para evitar desvíos terrenales que pueden terminar en calamidad eterna.

Dios nos redimió para ser salvos e igualmente para ser hijos adoptivos. La vara de corrección duele, pero conforta; confiere a nuestro corazón la confianza de no ser bastardos despreciables sino hijos del rey, quienes han de conducirse conforme al decoro de la familia real.

Además, como el niño con llantitas auxiliares para su bicicleta, nos infunde seguridad de que la caída fatal será prevenida por una fuerza mayor a nuestro esfuerzo personal.

En medio del dolor, proponte el día de hoy a alabar a Dios tanto por la caricia suave como por la vara firme, persuadido que en ambas se escucha el latido del amor paternal.

y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:

Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,

Ni desmayes cuando eres reprendido por él;

Porque el Señor al que ama, disciplina,

Y azota a todo el que recibe por hijo.

Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?

Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.

Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?

Y aquellos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero este para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.

Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados, Hebreos 12:5-11.

Lee aquí la tercera parte


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate de las reflexiones cristianas diarias, de las reflexiones cristianas evangélicas, y las reflexiones cristianas de la vida que publicamos para ti.


Continuar Leyendo

Más leídas