Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- “Viví el verdadero infierno en la tierra”. Así definió Nichole Marbach su vida, marcada por los sufrimientos con su enfermedad mental y los constantes ingresos en hospitales psiquiátricos durante muchos años.

Cuando era niña, Nichole sufrió abuso sexual, físico y verbal a manos de un familiar alcohólico, pero el miedo le impidió pedir ayuda. A los 10 años, su madre se divorció y se volvió a casar. En ese momento, comenzó a ser llevada a la iglesia, pero seguía sufriendo abusos en su vida, informa 700 Club.

Durante la adolescencia los abusos se habían detenido, pero Nichole encontró nuevas formas de llenar su vacío: la bebida, el sexo y las autolesiones. “Empecé a tirarme del pelo, a golpearme la cabeza contra las paredes de cemento y pellizcarme. Finalmente encontré una navaja y me corté”, testificó Nichole.

Años más tarde, Nichole se graduó, se casó y tuvo 3 hijos. Pensó que finalmente sería capaz de enterrar sus horribles recuerdos de la infancia, pero un día, mientras le cambiaba el pañal a su bebé, todos esos pensamientos volvieron a pasar por su mente.

“Yo era una madre que protegía a mi hija y me daba cuenta de que nadie me protegía”, dijo. A partir de ese momento, Nichole empezó a escuchar voces que le decían que se suicidara, porque era una madre horrible y sus hijos estarían mejor sin ella.

Tratamiento psiquiátrico

Nichole volvió a beber para aliviar el dolor. Su esposo, Claude, pronto descubrió esto e insistió en llevarla a terapia. Fue entonces cuando se enteró de que sufrió abusos durante su infancia.

El psicólogo diagnosticó a Nichole con trastorno de estrés postraumático, trastorno bipolar y trastorno de ansiedad. Incluso con medicamentos, pasó los siguientes 6 años entrando y saliendo de clínicas psiquiátricas, con numerosos intentos de hacerse daño y quitarse la vida. 

“El tormento, la confusión, la ansiedad, el dolor y la angustia que estaba experimentando, seguían atormentando mi mente”, señala Nichole.

Dios sanó sus trastornos mentales

Su familia llegó a creer que tendrían que lidiar con las enfermedades mentales de Nichole por el resto de sus vidas. Hasta que en 2006 conocieron a una enfermera psiquiátrica cristiana que compartió el amor de Dios por ella. 

“Ella compartió conmigo que Dios quería verme bien y que yo podía reemplazar todos esos pensamientos negativos y mentiras que estaba creyendo con la verdad de la Biblia. Comencé a escuchar la voz de Dios hablándome y diciéndome cuánto me amaba. Esa confusión y tormento mental se había ido. Estaba curada y liberada”, afirma.

Durante los meses siguientes, Nichole dejó de tomar medicamentos y se convirtió en la esposa y madre que su familia necesitaba. Además de descubrir quién es ella en Cristo, Nichole también pudo perdonar a sus abusadores. “No puedo explicar lo libre que me sentí en ese momento. Fue como la guinda del pastel en mi cura”, expresó.

Nichole ya ha pasado 14 años sin medicación ni trastornos mentales. Y ahora tiene un ministerio internacional en el que ayuda a las personas que luchan contra las adicciones y las enfermedades mentales.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.