nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Científicos intentan explicar relato de Josué quien pidió que el sol se detuviera

Las traducciones modernas indican que el Sol y la Luna pararon su movimiento. Sin embargo, explica Humphreys, originalmente pueden tener otro significado: el Sol y la Luna dejaron de brillar, o sea. Es decir, ocurrió un eclipse solar.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 1 nov 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

INGLATERRA, REINO UNIDO.- Investigadores de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, publicaron los resultados de una investigación inédita en la revista científica Astronomy & Geophysics. Ellos admite que data del primer eclipse solar documentado – 30 de octubre de 1207 a.C. – fue mencionada en la Biblia.

La confirmación del relato del libro de Josué puede ser usada para establecer una mejor cronología de los eventos del mundo antiguo.

Utilizando textos bíblicos y registros históricos del antiguo Egipto ellos apunta que el eclipse ocurrió en el período del gobierno de Ramsés II, el Grande.

“Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas:  Sol, detente en Gabaón; y tú, luna, en el valle de Ajalón. Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ” , dice el texto de Josué 10:12-13.

Para Colin Humphreys, uno de los profesores de la Universidad de Cambridge involucrados en la investigación, “Si estas palabras describen una observación real, tuvo lugar un evento astronómico muy importante.

Nuestro objetivo es entender lo que ese texto significa”.

Las traducciones modernas indican que el Sol y la Luna pararon su movimiento. Sin embargo, explica Humphreys, originalmente pueden tener otro significado: el Sol y la Luna dejaron de brillar, o sea. Es decir, ocurrió un eclipse solar.

“En este contexto, las palabras hebreas pueden estar refiriéndose a un eclipse solar, cuando la Luna pasa entre la Tierra y el Sol, y el Sol parece dejar de brillar. Esta interpretación es apoyada por el hecho de que la palabra hebrea usada aquí tiene la misma raíz que una palabra babilónica usada en textos astronómicos antiguos para describir eclipses”, defiende el científico.

Según los historiadores, la entrada de los hebreos en Canaán ocurrió entre 1500 y 1050 a.C., probablemente durante el gobierno del faraón Merneptá, hijo de Ramsés II. Los cálculos de los científicos apuntan que el eclipse solar en Canaán, registrado por Josué, ocurrió el 30 de octubre de 1207 a.C.

Este sería, por lo tanto, el primer eclipse solar documentado. Con base en ese dato, se puede establecer el período exacto del reinado de Ramsés II, el Grande, y de su hijo Merneptá.

Según la investigación de la Universidad de Cambridge, los historiadores hablaban sobre esta posibilidad de sobreponer la narración bíblica con los registros históricos, pero fallaron por haber buscado sólo eclipses totales.

Humphreys aclara que la investigación hecha por él y sus colegas desarrollaron un nuevo tipo de cálculo, que tiene en cuenta variaciones en la rotación de la Tierra a lo largo del tiempo. “Lo que los historiadores anteriores no consideraron era que sería un eclipse anular, en el que la Luna pasa directamente frente al Sol, pero no lo cubre completamente el disco solar, creando a la apariencia característica del “aro de fuego”. En el mundo antiguo, la misma palabra se utilizaba para eclipses totales y anulares”, explica.

Cálculos similares

En enero, tres científicos de la Universidad de Ben Gurion en Beer Sheva utilizaron cálculos de la NASA para mostrar el 30 de de octubre de, 1207 a.C. la fecha de la batalla que se describe en el capítulo 10 del libro de Josué .

En el original, el término ‘detiene’ es “dowm”. Ellos afirman que el uso de esa palabra, que ocurriría sólo otra vez en la Biblia (Salmos 37: 7) con ese sentido, no sería “quedarse parado”, como es tradicionalmente traducido, sino que sería “quedarse oscuro”.

El equipo multidisciplinario, liderado por el Dr. Hezi Yitzhak, también logró identificar lo que ellos creen que es el lugar de la batalla. Además, trazaron con precisión la ruta de 30 kilómetros que Josué y sus hombres habían caminado durante la noche para alcanzar a Gabaón, al norte de Jerusalén, y su campamento en Gilgal, en la porción oriental de Jericó.

[ Fuente: Christian Post ]