Connect with us

Denominaciones

Habitantes de un pueblo de EEUU gozan de mejor salud en la vejez por su fe

Se trata de una comunidad cristiana evangélica que sigue unas reglas estrictas de alimentación, ejercicio y descanso.

Publicado

en

BBC.- El pueblo de Loma Linda, en California, Estados Unidos, se encuentra en un paisaje urbano de restaurantes de comida rápida y pequeños comercios.

Pero este lugar tiene un envidiable récord de habitantes que viven hasta edades muy avanzadas y sin enfermedades crónicas.

Diversos estudios han mostrado que los habitantes de este pueblo viven hasta 10 años más que la mayoría de los estadounidenses, y gozan de mejor salud en la vejez.

La razón de esta extraordinaria longevidad podría residir en su fe. Alrededor de la mitad de los 24.000 habitantes del pueblo son miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Se trata de una comunidad cristiana evangélica que sigue unas reglas estrictas de alimentación, ejercicio y descanso.

“Los datos son claros, han sido publicados y revisados”, dice Wayne Dysinger, director del departamento de Medicina Preventiva en la Escuela de Medicina de la Universidad de Loma Linda.

“No hay duda que la gente con un estilo de vida como el suyo vive más años”, explica Dysinger.

Loma Linda está unos 100 kilómetros al este de Los Ángeles. A principios del siglo XX, los fundadores de la Iglesia Adventista del Séptimo Día adquirieron propiedades en la zona.

Ellen White, una mujer diminuta de poderosa personalidad, fue una prolífica autora e inspiró las enseñanzas de esta iglesia en materia de dieta, ejercicio y estilo de vida.

White decía que sus creencias se basaban en experiencias visionarias, sueños y conversaciones con Dios.

Richard Schaefer dice que Ellen White avisó de los peligros del tabaco antes que la ciencia los pusiera de manifiesto.

“Llamaba al tabaco un veneno lento, insidioso y maligno, ya en 1864”, dice Richard Schaefer, historiador en la sección de archivos de la universidad.

Esto fue 100 años antes de que las autoridades de salud de Estados Unidos trataran por primera vez este tema.

White, que tenía poca educación formal, mantuvo que el alcohol perjudica el cerebro y también escribió sobre los peligros de consumir demasiada sal.

Los adventistas creen que su longevidad está vinculada con el respeto al cuerpo humano como templo del espíritu sagrado.

La forma de vida adventista incluye una dieta vegetariana en su mayor parte, ejercicio físico frecuente y un compromiso de celebrar el Sabbath como día de descanso.

Un largo estudio empezado en 1976 y llevado a cabo con 34.000 personas concluyó que las costumbres adventistas aumentan los años de vida con respecto a la media.

Los investigadores encontraron “sorprendentes” efectos protectores de la dieta vegetariana.

“Cuando observamos los patrones de mortalidad, parece que los adventistas mueren por las mismas enfermedades pero en una edad mucho más avanzada”, explica Larry Beeson, profesor de Epidemiología en la Universidad de Loma Linda.

Los adventistas mueren por las mismas enfermedades pero en una edad mucho más avanzada.

Larry Beeson, profesor de Epidemiología en la Universidad de Loma Linda ha participado en investigaciones sobre los adventistas durante más de 50 años. El profesor mantiene que la buena salud de esta comunidad se basa en algo más que la dieta.

Es una mezcla compleja de religiosidad, espiritualidad y la forma de entender su creencia en Dios combinada con otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio y el apoyo social.

Cuando me encontré con Betty Streifling estaba levantando pesas en un gimnasio. La mujer, de 101 años, vive en una comunidad de ancianos que se cuidan a sí mismos. La media de edad es de 90.

Las hábitos de salud del pueblo están influidos por los preceptos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Streifling vive en su propio apartamento, una casa acogedora llena de recuerdos familiares y muebles fabricados por su último marido.

Practica ejercicio cinco veces a la semana y cada mañana se da un paseo. Para ella, su longevidad se debe a “una vida pura, sin alcohol, sin tabaco” y a “acostarme pronto, orar a Dios por su bondad y por la bendición de la vida”.
Cada viernes por la noche Loma Linda se queda en silencio. El sábado, los adventistas no hacen nada que pueda considerarse trabajo.

Esto incluye navegar por internet o, en algunos casos, mirar la televisión. Para la mayoría, el sábado es un día para recuperarse de la semana y estar con la familia y los amigos.

En Loma Linda se puede comprar una hamburguesa y patatas fritas, aunque el ayuntamiento prohibió el año pasado el establecimiento de “cadenas de restaurantes de comida rápida que ofrezcan servicio para recoger con auto”.

La decisión se tomó para “proteger la salud pública, la seguridad y el bienestar” de los residentes.

También hay florecientes mercados de productores y tiendas de comida sana que venden frutos secos y verduras.

Continuar Leyendo
Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Dejar una respuesta

Denominaciones

Pastora metodista asegura que el Espíritu Santo la guio a su pareja gay

Meyer explicó que se había quedado sola durante 20 años de ministerio, pero hace unos años se enamoró de su pareja, María.

Publicado

en

EE. UU.- Después de 25 años de ministerio dentro de la Iglesia Metodista Unida (UMC), la reverenda Cynthia Meyer hizo un gran anuncio recientemente. Durante un sermón en su iglesia en Edgerton, Kansas, ello hizo pública su homosexualidad.

“El Señor me ha llevado aquí para compartir mi profunda verdad con usted. Es tiempo”, dijo Meyer a su congregación el 3 de enero. “He sido una pastora de UMC ordenada hace 25 años. Por fin, estoy eligiendo para servir en ese papel con plena autenticidad, ya que mi verdadero yo, como mujer que ama, comparto mi vida con otra mujer”.

Meyer explicó que se había quedado sola durante 20 años de ministerio, pero hace unos años se enamoró de su pareja, María. “En medio de mucha oración, por fin María y yo decidimos que el Espíritu Santo nos había girado alrededor para unirnos; nuestra relación es una parte sagrada del llamado de Dios en nuestras vidas”.

La UMC actualmente no permite los matrimonios entre personas homosexuales que fueron ordenados como ministros, o del mismo sexo, y Meyer dijo que su relación “se parece a algunos a cuestionar la política de la iglesia”.

“Ciertamente, en muchos en ordenados y liderazgo laicos de la UMC veo que esas restricciones son injustas, discriminatorias y no para ejemplificar la manera amorosa, inclusiva de Jesús. Sin embargo, existen restricciones discriminatorias en el Libro de Disciplina. Es un ‘no preguntes, no digas’ del sistema, por lo que mi apertura con usted, mi deseo de vivir es con autenticidad en cada faceta de mi vida, pero sirve como un acto de desobediencia civil”.

En declaraciones a Christian Today, Meyer dijo que la decisión de salir no fue una decisión fácil, sobre todo por las repercusiones que puede tener en su vocación de un ministro. “He estado pensando, reflexionando y orando acerca de mi papel en la Iglesia y lo que significa ser quien soy y las formas de resolver el conflicto entre las partes de mi identidad. Hace unos meses, esto se hizo más claro, y lo veo como una especie de llamado en mi vida a hablar públicamente sobre las dos: sobre lo que soy como una ministra ordenada, y lo que soy como una mujer en una relación amorosa, comprometida con otra mujer”.

Su congregación le ha demostrado un apoyo increíble en su decisión, dijo Meyer. Después del servicio, recibió numerosos abrazos y palabras de afirmación. “Lo que escuché con mayor frecuencia fue: Esperamos que continúe siendo nuestra pastora. Queremos estar con ustedes en esta”.

Pero a pesar de la buena acogida que recibió de sus feligreses, está a la espera de saber de sus superiores en la Iglesia. “Todavía estoy esperando saber del obispo, la Conferencia Metodista o mi superintendente de distrito, que no se han puesto en contacto aún”, dijo.

Un comunicado enviado a Christian Today el 8 de enero del Obispo de Scott Jones, quien supervisa a Meyer, dijo que al confesarse “homosexual practicante” es un delito imputable por el clero en la Iglesia Metodista Unida, y que un proceso de “supervisión respuesta” comenzó el 7 de enero, sin embargo, Meyer aún predica en la iglesia y aún no se ha enfrentado a ninguna acción disciplinaria.

Continuar Leyendo

Denominaciones

Pastora metodista asegura que el Espíritu Santo la guio a su pareja gay

Meyer explicó que se había quedado sola durante 20 años de ministerio, pero hace unos años se enamoró de su pareja, María.

Publicado

en

EE. UU.- Después de 25 años de ministerio dentro de la Iglesia Metodista Unida (UMC), la reverenda Cynthia Meyer hizo un gran anuncio recientemente. Durante un sermón en su iglesia en Edgerton, Kansas, ello hizo pública su homosexualidad.

“El Señor me ha llevado aquí para compartir mi profunda verdad con usted. Es tiempo”, dijo Meyer a su congregación el 3 de enero. “He sido una pastora de UMC ordenada hace 25 años. Por fin, estoy eligiendo para servir en ese papel con plena autenticidad, ya que mi verdadero yo, como mujer que ama, comparto mi vida con otra mujer”.

Meyer explicó que se había quedado sola durante 20 años de ministerio, pero hace unos años se enamoró de su pareja, María. “En medio de mucha oración, por fin María y yo decidimos que el Espíritu Santo nos había girado alrededor para unirnos; nuestra relación es una parte sagrada del llamado de Dios en nuestras vidas”.

La UMC actualmente no permite los matrimonios entre personas homosexuales que fueron ordenados como ministros, o del mismo sexo, y Meyer dijo que su relación “se parece a algunos a cuestionar la política de la iglesia”.

“Ciertamente, en muchos en ordenados y liderazgo laicos de la UMC veo que esas restricciones son injustas, discriminatorias y no para ejemplificar la manera amorosa, inclusiva de Jesús. Sin embargo, existen restricciones discriminatorias en el Libro de Disciplina. Es un ‘no preguntes, no digas’ del sistema, por lo que mi apertura con usted, mi deseo de vivir es con autenticidad en cada faceta de mi vida, pero sirve como un acto de desobediencia civil”.

En declaraciones a Christian Today, Meyer dijo que la decisión de salir no fue una decisión fácil, sobre todo por las repercusiones que puede tener en su vocación de un ministro. “He estado pensando, reflexionando y orando acerca de mi papel en la Iglesia y lo que significa ser quien soy y las formas de resolver el conflicto entre las partes de mi identidad. Hace unos meses, esto se hizo más claro, y lo veo como una especie de llamado en mi vida a hablar públicamente sobre las dos: sobre lo que soy como una ministra ordenada, y lo que soy como una mujer en una relación amorosa, comprometida con otra mujer”.

Su congregación le ha demostrado un apoyo increíble en su decisión, dijo Meyer. Después del servicio, recibió numerosos abrazos y palabras de afirmación. “Lo que escuché con mayor frecuencia fue: Esperamos que continúe siendo nuestra pastora. Queremos estar con ustedes en esta”.

Pero a pesar de la buena acogida que recibió de sus feligreses, está a la espera de saber de sus superiores en la Iglesia. “Todavía estoy esperando saber del obispo, la Conferencia Metodista o mi superintendente de distrito, que no se han puesto en contacto aún”, dijo.

Un comunicado enviado a Christian Today el 8 de enero del Obispo de Scott Jones, quien supervisa a Meyer, dijo que al confesarse “homosexual practicante” es un delito imputable por el clero en la Iglesia Metodista Unida, y que un proceso de “supervisión respuesta” comenzó el 7 de enero, sin embargo, Meyer aún predica en la iglesia y aún no se ha enfrentado a ninguna acción disciplinaria.

Continuar Leyendo

Denominaciones

Asambleas de Dios bautiza a 12.000 fieles en el Amazonas

La organización dividió el evento por las 300 áreas misioneras existentes en la ciudad. En cada área estaba a cargo un pastor misionero que llevaría a cabo la ceremonia.

Publicado

en

BRASIL.- La Iglesia Asambleas de Dios del Estado de Amazonas realiza siempre una ceremonia de bautismo comunitario desde hace 10 años. Todos los años, un gran número de personas deciden ser bautizados en el mismo lugar.

Algunas áreas misioneras realizan el bautismo de 3 en 3 meses, pero el pasado sábado (5), unos 12 mil fieles bajaron a las aguas del Río Negro, uno de los principales del estado. Sólo en la capital Manaus, fueron por lo menos 8.000 bautismos en la playa de Ponta Negra.

La organización dividió el evento por las 300 áreas misioneras existentes en la ciudad. En cada área estaba a cargo un pastor misionero que llevaría a cabo la ceremonia.

El pastor José Bom Ciano da Cruz, uno de los muchos que estaban allí, bautizó a 12 miembros de su congregación. Él dice que cada persona tiene que pasar por una formación previa.

“Es necesario que nuestros hermanos estén conscientes de la responsabilidad de que van a recibir el bautismo. Por lo tanto, hay un período de 6 meses de estudio, dedicación y formación”, explica. Para esto son utilizados dos libros en el proceso de discipulado. Además, la vida de la persona es monitoreada de cerca, por un líder que sea de ayuda al nuevo creyente.

El vendedora Cristina Nunes de Lima, de 27 años, una de los cuales fue bautizada siempre supo la importancia de recibir el bautismo. Sin embargo, durante años apenas frecuentaba la iglesia. “Este año decidí convertirme y nada es mejor que empezar por el bautismo”, resaltó.

Continuar Leyendo

Más leídas