Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Investigación

Arqueólogos evidencian lo que se sirvió en la Última Cena

El estudio fue realizado por dos arqueólogos italianos que utilizaron los versículos de la Biblia para investigar sobre la época de Jesús, además de escritos judíos, antiguas obras romanas y datos arqueológicos.

Publicado

en

ITALIA. – Una reciente investigación sobre la cocina palestina en tiempos de Jesús dice que además del pan sin levadura y el vino, en la Ultima Cena también se sirvió estofado de judías, carne de cordero, aceitunas, hierbas amargas, salsa de pescado y tamaras – palmera frutal cuyo fruto es el dátil-.

El estudio fue realizado por dos arqueólogos italianos que utilizaron los versículos de la Biblia para investigar sobre la época de Jesús, además de escritos judíos, antiguas obras romanas y datos arqueológicos.

Generoso Urciuoli, arqueólogo del centro de Petrie, Italia, y Marta Berogno, arqueóloga y egiptóloga en el Museo Egipcio de Turín, también de Italia, son los responsables de esta investigación que se publicará en un libro el próximo mes con el nombre de “Gerusalemme: L’Ultima Cena “(Jerusalén, la Última Cena).

El material recogido por ellos fue suficiente para que los arqueólogos pudieran encontrar información sobre los hábitos alimenticios en Jerusalén al inicio del primer siglo d.C., se encontraron con que la Ultima Cena no se servía en mesa rectangular, como se muestra en muchas pinturas de arte religioso, pero con Jesús y sus apóstoles sentados sobre cojines en el suelo, al igual que los romanos se comportaron en esa época.

“En ese momento en Palestina, la comida fue colocada en mesas bajas y los invitados comieron en cojines en el suelo y alfombras de reclinación”, dijo Urciuoli.

También de acuerdo con el arqueólogo, “los judíos observaban las normas de pureza como los vasos de piedra, porque no eran susceptibles a la transmisión de impurezas” o se utilizaban como platos, cuencos y jarras de cerámica, que era una tendencia internacional en esa época.

La posición que Jesús y sus apóstoles se sentaron también siguió una regla precisa en la que los clientes más importantes se sentaron a la derecha o la izquierda del invitado principal.

“Los versos del Evangelio de Juan indican que Judas estaba muy cerca de Jesús, probablemente, a su izquierda. De hecho, se nos dice que Judas sumergió su pan en el plato de Jesús, siguiendo la práctica de compartir la comida de un plato común”, dice Urciuoli.

Ellos también utilizaron la investigación para encontrar los alimentos que fueron servidos en la cena de la Pascua, que fue el último día de Jesús con sus discípulos.

Para encontrar el menú de la Ultima Cena, utilizaron pasajes bíblicos como la Fiesta de los Tabernáculos, las bodas de Caná (donde Jesús convirtió el agua en vino), y el banquete de Herodes (cuando se pidió la cabeza de Juan el Bautista).

“Las Bodas de Caná nos permitieron comprender las leyes religiosas judías dietéticas, conocidos como kashrut, que establecen qué alimentos pueden y no se pueden comer y cómo deben estar preparados. Por otro lado, la fiesta de Herodes nos permitió analizar las influencias culinarias romanas en Jerusalén”, dijo el arqueólogo.

Por lo tanto, los estudios revelan que más allá del pan sin levadura y el vino, se sirvió: tzir, una variante de garum, la salsa de pescado romana; cordero; cholent, un plato de guiso de judías cocidas al horno a fuego lento; aceitunas con hisopo, una hierba con sabor a menta; hierbas amargas con pistachos y charoset de tamaras; además, de pasta de nueces.

“Las hierbas amargas y el charoset son típicos de la Pascua, o el cholent comido durante las fiestas, mientras que el hisopo también se consumía a diario”, dice el investigador.

Continuar Leyendo
Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Dejar una respuesta

Investigación

Mayoría de cristianos no practican el evangelismo cotidianamente

La investigación de LifeWay Research indica que menos de la mitad de los evangélicos compartieron el Evangelio con alguien en los últimos meses.

Publicado

en

EE.UU.- Más de la mitad (55%) de aquellos que frecuentan la iglesia al menos una vez al mes no compartieron con alguien como convertirse en un cristiano en los últimos seis meses.

“Compartir las buenas nuevas de Jesús es la misión de la iglesia, pero no parece ser la prioridad de sus asistentes“, dijo Scott McConnell, director ejecutivo de LifeWay Research.

La mayoría de los fieles (56%) dice que ora por oportunidades de contar a los demás sobre Jesús por lo menos una vez por semana, siendo que cerca de 1 de cada 4 (23%) ora por tales momentos todos los días. Otros 27% oran raramente o nunca.

La asistencia a la iglesia también está relacionada con el evangelismo. Aquellos que frecuentan el culto una vez por semana (75%) son más propensos a orar por oportunidades que los cristianos que van a la iglesia con menos frecuencia (69%).

Oportunidades evangelísticas perdidas

Menos de la mitad de los fieles afirman haber compartido el Evangelio con alguien en los últimos seis meses (45%). Aquellos que hablaron con alguien sobre el cristianismo, la mayoría conversó con una o dos personas (24%).

Las personas de más de 65 años son las que menos han tenido conversaciones evangelísticas recientemente. “Cristianos jóvenes adultos y de mediana edad tienen más probabilidades de compartir con alguien como convertirse en un cristiano que los adultos”, dijo McConnell.

Sin embargo, la mayoría de los asistentes a la iglesia (55%) invitaron a una persona de fuera a un culto o un programa de la iglesia en los últimos seis meses. Otro 45% no hizo ninguna invitación.

Este tipo de invitación también está vinculado a la frecuencia en la iglesia. Las personas que frecuentan al menos cuatro veces al mes (58%) son más propensas a invitar a una persona sin iglesia a un culto que a las que asisten menos de cuatro veces al mes (47%).

“Jesús nunca prometió que la Gran Comisión se completaría rápidamente, pero Él estableció la expectativa de que los esfuerzos para alcanzar a todas las naciones con el Evangelio deben ser continuos. Muchos en la iglesia hoy parecen estar distraídos de la orden final de Jesús”, ponderó McConnell.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.

Continuar Leyendo

Investigación

Musulmanes alcanzarán el número de cristianos en 2060

La investigación realizada por Pew Research Center muestra que la brecha entre cristianos y musulmanes deberá disminuir hasta 2060.

Publicado

en

EE.UU.- Hay unos 2.300 millones de cristianos en el mundo y 1.800 millones de musulmanes. Sin embargo, esa brecha podría disminuir hasta 2060, cuando habrá 3.000 millones de cristianos y casi 3.000 millones de musulmanes.

De acuerdo con la proyección del Centro de Investigación Pew, publicado el viernes (5), esto puede suceder porque los musulmanes, en promedio, son más jóvenes y tienen más hijos que los cristianos.

Los cristianos fueron el mayor grupo religioso del mundo en 2015, representando casi un tercio (31%) de los 7,3 mil millones de habitantes de la Tierra. Los musulmanes se quedaron en segundo lugar, con 1.800 millones de seguidores, representando el 24% de la población global. En seguida vinieron los no religiosos (16%), hindú (15%) y budistas (7%). Adeptos del judaísmo y otras religiones componen partes menores en el mundo.

Entre 2015 y 2060, la población mundial deberá aumentar en un 32% a 9.600 millones. En el mismo período, el número de musulmanes – grupo religioso con la población más joven y mayor fertilidad – deberá aumentar en un 70%. El número de cristianos debe crecer un 34%, un poco más rápido que la población global, pero mucho más lentamente que los musulmanes.

Como resultado de ello, las proyecciones indican que, en 2060, el recuento de musulmanes (3 mil millones o 31% de la población) quedará cerca del recuento cristiano (3.100 millones o 32%).

Se espera que el país con la mayor población cristiana, los Estados Unidos, permanezca en la misma posición en 2060. Brasil, el segundo país con mayor número de cristianos, será también permanecen con el mismo estado.

Gran parte del crecimiento mundial del islamismo y del cristianismo se producirá en el África subsahariana.

Otras religiones

Con la excepción de los musulmanes y cristianos, todas las principales religiones del mundo deben representar un porcentaje menor de la población global en 2060 que en 2015. Aunque los hindúes, los judíos y los adeptos de religiones populares pueden crecer en los próximos años, ninguno de estos grupos acompañará el crecimiento de la población global.

En todo el mundo, se prevé que el número de hindúes aumente en un 27%, de 1,1 mil millones en 2015 a 1.400 millones en 2060. Los judíos deben crecer un 15%, de 14,3 millones a 16,4 millones. Y los adeptos de religiones populares-como religiones africanas, chinas, indígenas, entre otras- deben aumentar en un 5%, de 418 millones a 441 millones.

Los budistas, por su parte, deberán caer un 7%, de casi 500 millones a 462 millones en 2060. Las bajas tasas de fecundidad y envejecimiento de las poblaciones en países como China, Tailandia y Japón son las principales razones demográficas para el encogimiento de la población budista en los próximos años.

La comunidad sin religión también puede aumentar. En 2015, había poco menos de 1.200 millones de ateos, agnósticos y personas que no se identifican con ninguna religión en todo el mundo. Hasta 2060, se espera que la población no religiosa alcance los 1.200 millones. Pero, cuando se compara con la cantidad de personas en el mundo, se prevé que el grupo disminuya del 16% al 13% en relación a la población total. Mientras los no religiosos seguirán aumentando en Europa y América del Norte, las personas sin religión van a declinar en Asia, donde viven el 75% de los sin religión del mundo.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – PEW RESEARCH CENTER – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Investigación

Pastores sienten presión para abordar la división dentro de la iglesia

Publicado

en

EE.UU.- Los pastores estadounidenses a menudo sienten mucha presión para abordar o evitar hablar de temas de división dentro de la iglesia, según un nuevo informe del Grupo Barna. En los últimos años, ha habido un debate considerable sobre la medida en que el clero puede hablar sobre temas políticos y sociales, especialmente sobre cosas como la Enmienda federal de Johnson, que prohíbe a las iglesias apoyar a los candidatos políticos.

Sin embargo, Barna publicó una investigación el martes -29- donde encontró que el 50 por ciento de los pastores encuestados se sentía “con frecuencia” o “ocasionalmente” en su capacidad para hablar sobre ciertos temas.

El sesenta y cuatro por ciento de los pastores dijeron que se sentían “limitados” en su capacidad para hablar sobre “problemas morales y sociales” debido a los miembros de sus congregaciones, mientras que el 69 por ciento dijo sentirse “presionado” para hablar sobre “problemas morales y sociales” cuando no estaban “cómodos discutiéndolos”.

Además, la presión para hablar sobre ciertos temas controvertidos aumentó entre 2014-2016, y pasó de 44 por ciento a 69 por ciento.

“Estos temas candentes son paralelos a algunos de los problemas de libertad religiosa más importantes de nuestros días, incluidos los relacionados con la comunidad LGBT, los derechos del matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto, la moral sexual y la política”, explicó el informe.

Para sus hallazgos, Barna se basó en múltiples encuestas nacionales de opinión pública, que incluyen 1.608 miembros del clero en 2014, 513 pastores protestantes en 2015 y 2016, y 601 pastores protestantes en 2017, con un error de muestreo que va del 2.2 por ciento al 3.9 por ciento.

Roxanne Stone, editora en jefe de Barna, dijo en un comunicado que los datos indican que “la compresión viene de todos lados”. “La presión para que los líderes y especialmente los líderes religiosos satisfagan a todos en todos los lados y eviten la ofensa, es muy real hoy, especialmente en la era digital”, declaró Stone.

“Como revela la investigación, los temas que los pastores se sienten más presionados a abordar son los mismos por los que se sienten limitados. En otras palabras, el apretón viene de todos lados: aquellos que exigen que la iglesia tome una postura y los que se indignan cuando lo hace (o que se indignan cuando esa postura es distinta de lo que esperaban)”.

La investigación provino de un nuevo informe de Barna titulado: “Faith Leadership in a Divided Culture”, que analizó cuatro años de datos sobre el tema del clero y la libertad religiosa.

El informe también mostró que el 53 por ciento del clero cree que es parte de su función ayudar a los cristianos a entender su responsabilidad de votar sobre temas específicos y el 21 por ciento está de acuerdo en que es parte de su trabajo ayudar a los cristianos a entender por qué deben votar a favor o en contra de los candidatos.

El noventa por ciento dice que es una parte importante de su función ayudar a los cristianos a tener creencias bíblicas sobre temas sociales específicos y el 72 por ciento cree que ayudar a los cristianos a pensar bien sobre la cultura en general.

El año pasado, Political Research Quarterly publicó un estudio donde encontró que en los estados donde la derecha cristiana era públicamente activa, la tasa de personas religiosas no afiliadas aumentó. El estudio utilizó datos del Estudio cooperativo de elecciones en el Congreso, así como informes de expertos y recuentos de grupos de interés, centrados en el período de 2000-2010.

Los investigadores señalaron que, durante los debates sobre la legalización del matrimonio homosexual a nivel estatal, la desafiliación religiosa aumentó en los estados que promulgaron las prohibiciones.

La investigación dibujó un paralelismo con el activismo de la izquierda religiosa en la década de 1960, ya que muchas iglesias protestantes de la línea principal sufrieron pérdidas de membresía debido a su apoyo abierto a los derechos civiles.

“La participación del clero en los derechos civiles y los movimientos contra la guerra precipitaron pérdidas en la membresía laica. Por ejemplo, una encuesta reveló que casi dos tercios (63 por ciento) de los líderes de la iglesia que participaron en actos de desobediencia civil contra la guerra informaron que sus iglesias habían perdido posteriormente miembros”, explicó el estudio de 2018. 

Fuente: Christian Post

Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas