Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Jueves 13 de Diciembre de 2018

Pastor bautiza a su mejor amigo tras pasar 30 años orando por su conversión

Francis Chan contó que este hecho le enseñó mucho sobre la fe y el poder de la oración.

  • Evangelismo    
  • 21 Nov 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

    EE.UU.-  El pastor Francis Chan reveló que después de 30 años orando por su mejor amigo, este al fin se entregó a Jesucristo y finalmente tuvo la oportunidad de bautizarlo, hace unos años. El relato fue expuesto en un artículo para el sitio ‘Desiring God’, el pasado miércoles.

    El pastor cristiano, autor y plantador de iglesias dijo que la oración es esencial en tales casos, admitiendo que sus esfuerzos pasados ​​para convencer a las personas sólo a través de palabras eran “ridículos”.

    Él dijo que es similar a la primera vez que entró en una cueva, vio cómo era oscuro dentro y la comparó con la oscuridad que el apóstol Pablo describió en 2 Corintios 4.3-6. “Todos nosotros caminamos en completa oscuridad espiritual a menos que Dios decida iluminarnos, de alguna manera misteriosa, Dios brilla luz en el corazón de una persona para que él vea instantáneamente la belleza del Evangelio. Ningún esfuerzo humano puede producirlo es un milagro de Dios”, escribió Chan en el artículo.

    “Muchos de nosotros diríamos que creemos en esta verdad teológica, pero nuestras acciones nos traicionan, revelando cuánto confiamos en personas, discursos y eventos.

    En más de una ocasión, personas me pidieron hablar con sus amigos perdidos, creyendo que mis palabras harían la diferencia”, continuó. “Muchas veces, estoy de acuerdo con su deseo (en lugar de corregir su teología), intenté desesperadamente pensar en las palabras perfectas para convencer a sus amigos a enamorarse de Jesús. ¿Puede ver esto cómo es ridículo?”.

    Chan apuntó a las palabras de Jesús en Lucas 18: 1 sobre cómo las personas “siempre deben orar y no desanimar”, y compartió su propia jornada de 30 años de oración por su mejor amigo.

    “Mi mejor amigo en la universidad decidió que él no quería seguir a Jesús, eso partió mi corazón, Ken y yo seguimos caminos separados, y nuestras vidas siguieron en direcciones opuestas, nunca paré de orar por él – yo no podría. el nombre de Ken surgía en mi mente, la oración era mi reflejo natural”, explicó.

    “Dos años atrás, yo estaba hablando en Seattle, donde Ken vivía, lo invité al evento para que pudiéramos reencontrarnos. Nos formamos en la escuela secundaria en 1985. Después de 30 años de oración, Dios decidió encender su luz en el corazón, Jesús parecía hermoso para él y él no podía creer que él no lo vio todo ese tiempo”, añadió el pastor.

    El pastor contó que su amigo y la esposa de verdad se habían entregado a Jesús. Entonces, semanas después, surgió la oportunidad de bautizarlos.

    “Unas semanas más tarde, Ken y su esposa volaron a San Francisco, y fue bautizado. No puedo expresar que se trataba de que él es una de las pocas personas para quienes oraban constantemente durante 30 años. Un pequeño precio a pagar para estar con él para los próximos 30 millones”, dijo el pastor, haciendo una alusión sobre la certeza de que estará con el amigo, también en la eternidad.

    Chan escribió que esta historia es un recordatorio de que “ninguna alma está demasiado lejos para Dios”.

    “Ningún corazón es demasiado difícil para que Dios lo ablande, ningún hijo o hija está demasiado perdido para que Dios  lo rescate, continúe orando para que Dios haga lo que sólo Él puede”, insistió.

    Él exhortó a los creyentes a practicar la oración persistente por aquellos que rechazan a Cristo, aunque todavía tengan dudas sobre cómo la voluntad de Dios se alinea con tales oraciones.

    “Por ahora, estoy más que contento de obedecer y orar, aunque todavía no estoy seguro de cómo funciona, pero ya lo he visto funcionar”, dijo.

    Le puede interesar: Mosaico encontrado en Israel retrata conquista de Canaán