Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Martes 16 de Octubre de 2018

Crisis en Nicaragua registra más de 440 muertos, e iglesias se unen en oración por la paz

La comunidad internacional ha pedido al presidente Ortega que pare con la violencia y el uso excesivo del poder. Pero el mandatario se defiende diciendo que son los grupos en contra suya.

  • Sociedad    
  • 27 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

MANAGUA, NICARAGUA.- La crisis política en Nicaragua está al borde de convertirse en una guerra civil, con enfrentamientos entre diferentes grupos de manifestantes y uso de fuerza de represión por parte del gobierno, liderado por Daniel Ortega desde 2007. En ese contexto, las iglesias del país se han puesto en posición de clamor a Dios por la restauración de la paz.

Los conflictos comenzaron en abril, cuando Ortega publicó un decreto modificando las reglas del seguro social, exigiendo mayores contribuciones de trabajadores y empresarios.

La población fue a las calles, con trabajadores, indígenas y estudiantes unidos. La reacción del gobierno fue violenta, pero las protestas hicieron que el presidente retrocediera con respecto al decreto.

Sin embargo, los casos de corrupción y la insatisfacción popular con la gestión de Ortega hicieron que las protestas continuasen, y la respuesta, nuevamente, fue violenta por parte del gobierno. En tres meses, 448 personas ya perdieron la vida, incluyendo una estudiante de medicina brasileña llamada Raynéia Gabrielle Lima, de 30 años, muerta a tiros, de acuerdo con informaciones del G1.

La represión a la oposición por parte del presidente Daniel Ortega no ocurre sólo en las manifestaciones. El líder político mandó sacar del aire cinco canales de televisión independientes, como intento de silenciar las críticas. De nuevo, la iniciativa resultó en más protestas, con dos huelgas nacionales de 24 horas pidiendo la renuncia del mandatario.

Un pastor evangélico nicaragüense concedió entrevista a la emisora ​​Christian Broadcasting Network (CBN) bajo condición de anonimato y pidió oraciones a los cristianos de todo el mundo. “Nosotros tememos que la guerra pueda irrumpir en cualquier momento y eso traería mucho sufrimiento. Por favor, oren por nosotros “, pidió.

Él encabeza una pequeña iglesia en la ciudad de Masaya, a 27 kilómetros de la capital Managua. La ciudad es base de un grupo de manifestantes en oposición al presidente y se declaró el pasado 19 de junio “territorio libre” del gobierno de Ortega.

Los católicos son mayoría en el país, y al comienzo de la crisis, en abril, Ortega se reunió con los obispos de la Iglesia Católica para pedir que mediaran las negociaciones. “Varios obispos tuvieron un papel fundamental en los primeros días del conflicto, actuando como mediadores entre el gobierno y las fuerzas de la oposición. Los obispos desempeñaron un papel vital en el intento de traer la calma a la situación”, contó el pastor.

Los evangélicos, que suman el 15% de la población, adoptaron una postura diferente, más pasiva: “Muchas iglesias evangélicas estaban reacias a asumir un papel político tan activo y, en su lugar, oraron y ayunaron..”, describió.

A lo largo del tiempo, los manifestantes pro-Ortega se volvían contra la Iglesia Católica, y varios casos de vandalismo y agresiones a sacerdotes fueron registrados. Luego, el presidente también se opuso a los sacerdotes católicos, acusándolos de ser “golpistas”, y pasó a actuar de forma más agresiva contra los religiosos.

Según él, la iglesia evangélica debe permanecer neutral, por precaución: “Tenemos que estar del lado de la justicia y del pueblo. Realmente no sabemos a dónde vamos. Por favor, ore para que Dios traiga comprensión a las autoridades de nuestro gobierno”, finalizó.

A cien días de protestas, Daniel Ortega no deja el poder

En 100 días, lo que comenzó como manifestaciones ciudadanas contra el Gobierno se ha transformado en sangrientos enfrentamientos. Las protestas antigubernamentales se han multiplicado en Managua y otras ciudades, en donde la represión y amenazas del Gobierno de Daniel Ortega han callado, violentamente, las voces de muchos de sus opositores.

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), de carácter no gubernamental, aseguró que desde el inicio de las manifestaciones, cerca de 448 personas han perdido la vida, 2.800 han resultado heridas y 595 están desaparecidas.

La comunidad internacional ha pedido al presidente Ortega que pare con la violencia y el uso excesivo del poder. Pero el mandatario se defiende diciendo que son los grupos en contra suya los que han cometido los asesinatos.

La Iglesia católica nicaragüense ha tratado de intervenir sin éxito. Líderes religiosos propusieron a Ortega adelantar las elecciones presidenciales de 2021 a 2019, pero, la propuesta no agradó al mandatario, quien está en el poder desde hace 11 años.