Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Jueves 15 de Noviembre de 2018

Iglesia evangeliza a ex guerrilleros de las FARC

Iglesia Avivamiento donó equipos agrícolas y hace acción social en Colombia

  • Sociedad    
  • 1 nov 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

COLOMBIA. – Casi un año atrás, el gobierno de Colombia anunció el fin del conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que, por medio siglo, derramaron sangre en el país. Los guerrilleros de la autoproclamada “guerrilla revolucionaria marxista-leninista” entregaron las armas y pasaron a ser un partido político.

El acuerdo de paz firmado en 2016 cambió la vida de cientos de hombres y mujeres que se vieron de repente sin una causa para luchar.

El gobierno colombiano permitió que una megaiglesia de Bogotá, llamada Avivamiento, comenzara a construir iglesias en campamentos de los ex combatientes.

En un país marcado por más de cinco décadas de guerra, el acuerdo de paz se convirtió en una cuestión religiosa cuando muchos pastores pasaron a defenderlo.

El templo en Mariana Páez, terminado en mayo de este año, es el primero que Avivamiento construyó en las 26 “zonas de transición” – campamentos donde los ex guerrilleros de las FARC pasaron a vivir después de abandonar los bosques y que se convirtieron en pequeñas ciudades. Los que se registraron pasaron a recibir una ayuda mensual y la oportunidad de participar en un programa educativo.

Zona de transición en Mariana Paez

Avivamiento planea construir iglesias en todas las “zonas de transición”. La megaiglesia de la capital viene donando equipos agrícolas y visitando con frecuencia a todas las comunidades de los ex-FARC que se abren.

Además de construir el primer templo, los obreros evangélicos pasaron a ofrecer estudios bíblicos y promover actividades para los niños mensualmente. Actualmente, cerca de 10 personas frecuentan la iglesia en Mariana Páez.

Una de las mayores iglesias evangélicas de Colombia, Avivamiento cuenta con 54 congregaciones en su red nacional y más de 50 en otros países.

El gobierno colombiano pasó a profundizar su colaboración con grupos religiosos después de que Rodrigo Rivera fuera nombrado jefe del Alto Comisionado de la Paz (OACP), en 2017. Con la tarea de implementar el acuerdo de paz, Rivera convocó una cumbre de líderes cristianos para participar en los ” esfuerzos de reintegración de los excombatientes.

“Estábamos tratando de ofrecer apoyo desde hace algún tiempo”, dijo Alejandro Rodríguez, líder del ministerio de acción social de Avivamiento. Él explica que Rivera es miembro de la denominación y facilitó el acceso de la Iglesia a las comunidades de los excombatientes.

Jefferson Mena, responsable de las “zonas de territorios” en el OACP, reitera que no hay ningún conflicto de interés en el trabajo evangelístico. “En la reunión (con líderes religiosos), hicimos una coordinación de nuestros planes con los de ellos”, dijo. Otras organizaciones religiosas hacen un trabajo con ex combatientes, pero Avivamiento fue la única que se dispuso a construir una iglesia.

Cambio drástico en la ideología

La aceptación de los líderes de la FARC de Avivamiento es un cambio drástico en los ideales ateos marxistas del ex grupo guerrillero.

La líder de la “zona de transición” de las FARC en Mesetas, Marina Giraldo, explicó que permitir una iglesia evangélica en la comunidad ayuda a contradecir acusaciones antiguas que los combatientes son “inmorales”.

“La mejor manera de derrotar una mentira es mostrar a la gente la verdad”, declaró. “Algunos miembros de nuestra comunidad decidieron que querían una iglesia, y yo creía que era importante oírlos.”

Uno de esos miembros de la comunidad es Eder Cristian. “Estoy feliz de tener la religión de vuelta en mi vida”, dijo. Cristian, que creció en una familia cristiana, se unió a las FARC a los 13 años de edad. Hoy es el conserje de la iglesia. Otro ex combatiente, Wilmer Pérez, dijo que la iglesia proporciona a la comunidad un sentido de legitimidad. “Eso nos hace sentir como una ciudad real, porque toda ciudad tiene una iglesia”, conmemora.

Pérez agradece a la iglesia que está proporcionando recursos que el gobierno no atiende. “La iglesia nos dio herramientas para ayudarnos a plantar y cuidar a los niños”, dijo.

Le puede interesar: Crece número de suicidios en Venezuela