15°C New York
04/23/2024
¿Qué sucede después de la muerte?
Blogs Sociedad

¿Qué sucede después de la muerte?

Abr 3, 2022
Spread the love

NOTICIACRISTIANA.COM.- La muerte no es algo a lo que hay que temer; de hecho, nosotros los cristianos podemos esperarlo con ansiosa anticipación. En Filipenses 1:21-23, Pablo declara: “Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Estoy dividido entre los dos: deseo partir y estar con Cristo, que es mucho mejor”. Sin embargo, Dios todavía tenía trabajo en la tierra para él. Así que se quedó un rato más.

En 2 Corintios 5:8 Pablo declara: “Tenemos confianza, y preferiríamos estar lejos del cuerpo y en casa con el Señor”.

Como cristianos, sabemos que el cielo nos espera después de la muerte. Pero muchos de nosotros nos preguntamos acerca de ese momento. ¿Cómo será? ¿Será aterrador experimentar la salida de nuestra alma del cuerpo?

¿Qué nos dice la Biblia acerca de la muerte? 

Al morir, los cuerpos de todos los creyentes y no creyentes van a la tumba. Los espíritus de los creyentes van al cielo, en la presencia de Cristo.

Al morir, los espíritus de los incrédulos van al infierno, el lugar de espera de tormento, mientras esperan su juicio final en el gran trono blanco. 

Llegó el momento en que murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al lado de Abraham. Murió también el rico y fue sepultado. En el infierno , donde estaba en tormentos, miró hacia arriba y vio de lejos a Abraham, con Lázaro a su lado” ( Lucas 16:22-31 ). («El lado de Abraham», es identificado por la mayoría como un eufemismo para el cielo).

Rapto

El rapto ocurre en la segunda venida de Cristo. En ese momento, los cuerpos de los cristianos que previamente murieron y fueron al cielo resucitarán de la tumba y se unirán con Cristo cuando venga a la tierra. 

Tendrán cuerpos espirituales que los capacitarán para vivir en el cielo (1 Tesalonicenses 5:23 ). A la “velocidad de un abrir y cerrar de ojos”, los cristianos que estén vivos en ese momento serán instantáneamente transformados en sus cuerpos espirituales y unidos al Señor.

Los incrédulos, por otro lado, no resucitarán en la segunda venida. Sus cuerpos permanecen en sus tumbas, y sus espíritus permanecen aprisionados en el infierno hasta la conclusión del reinado milenario de Cristo en la tierra (1000 años).

Finalmente, todos los cristianos se sentarán con Jesús en “La Cena de las Bodas del Cordero”. 

Obviamente, este será un tiempo de gran compañerismo, regocijo y victoria.

“Entonces el ángel me dijo: ‘Escribe esto: ¡Bienaventurados los que están invitados a la cena de las bodas del Cordero!’” (Apocalipsis 19:9).

El Juicio del Gran Trono Blanco

«Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él. Vi a los muertos, pequeños y grandes, de pie ante el trono, y se abrieron los libros. Otro libro fue abierto, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho según consta en los libros… Cada persona fue juzgada según lo que hizo… Si el nombre de alguno no estaba escrito en el libro de la vida, fue arrojado al lago de fuego” (Apocalipsis 20:11-13).

Jesús será el juez. Los cuerpos de todos los incrédulos en Cristo (no cristianos) resucitarán de sus tumbas para presentarse en este juicio.

Simultáneamente, sus espíritus, atrapados durante mucho tiempo en el infierno, saldrán para el juicio. No asistirán cristianos aquí, solo aquellos que murieron sin creer en Dios.

Muchos dirán que hicieron más cosas buenas que malas. Jesús ahora usará los libros de las obras para mostrarles que ninguno de ellos es perfecto. Si Dios los dejara entrar al cielo con todos sus pecados, destruirían el lugar. A los cristianos se les perdonan los pecados por medio de Cristo y, por lo tanto, son bienvenidos a la gloria del cielo.

Conceptos errados sobre la muerte

1. No hay vida después de la muerte

Este es el punto de vista de los humanistas seculares y naturalistas que creen que no hay Dios. Las luces simplemente se apagan. Afirmar que no hay Dios requiere mucha fe. ¡Quizás incluso más fe de la que se necesita para creer que hay uno!

2. Sueño del alma

El sueño del alma es la creencia de que después de que una persona muere, el alma “duerme” hasta la resurrección y el juicio final.

Pablo refutó esa idea al enseñar que cuando morimos, estamos inmediatamente en la presencia de Jesús ( 2 Corintios 5:6-8 ; Filipenses 1:23 ).

3. Reencarnación

La esencia de la reencarnación es que volvemos por muchas vidas. Esto nos permite evitar la realidad de enfrentar a Dios en el juicio.

La reencarnación enseña que las formas de vida presentes, desde los insectos hasta los humanos, son un reflejo directo de lo bien que nos comportamos en vidas anteriores. Cuanto mejores éramos, más arriba en la cadena alimenticia regresamos.

La reencarnación es ajena a la Biblia. De hecho, la Biblia enseña todo lo contrario. Hebreos 9:27 declara: “Está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después de eso viene el juicio”.

4. Purgatorio

La idea detrás del purgatorio es que muchas personas no son lo suficientemente buenas para ir directamente al cielo. Por lo tanto, se colocan en un «tanque de retención», hasta que suficientes personas oren por ellos para que puedan salir del purgatorio y pasar al cielo.

El purgatorio nunca se menciona en la Biblia. Está en uno de los libros apócrifos escritos por judíos alrededor del segundo siglo. Los judíos no aceptan estos libros como divinamente inspirados. Desafortunadamente, la Iglesia Católica Romana los elevó para hacerlos parte de su Biblia.

La idea del purgatorio viene de 2 Macabeos 12:39-46. Al actuar con honor, Judas Macabeos estaba calificado para hacer expiación por los amigos que habían estado involucrados en el pecado. Estos hombres necesitaban a alguien que orara para sacarlos del infierno.

5. Luz al final del túnel

La luz brillante es simplemente una reacción fisiológica a la caída de la presión arterial. Todos hemos escuchado a personas testificar sobre experiencias cercanas a la muerte en las que miran a lo largo de un pasillo y ven una luz brillante.

6. San Pedro en la puerta

La idea comúnmente aceptada por muchos es que cuando mueran, se encontrarán con San Pedro a las puertas del cielo. Sobre la base de su comportamiento en la tierra, Pedro determinará si pueden ir al cielo o deben ir al infierno. 

Pedro nunca se sienta en la puerta. No hay puerta. Ir al cielo o al infierno se basa en nuestra respuesta al evangelio, que dice que Jesús murió en la cruz para perdonar los pecados del mundo, a fin de que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.


Artículo escrito por Roger Barrer en Crosswalk.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.


Post Visitors:324

You cannot copy content of this page