nav
Martes 12 de Diciembre de 2017

Corea del Norte puede mandar matar a cristianos por posesión de Biblia

Un misionero que transportó Biblias clandestinamente en Corea del Norte contó el riesgo que el simple hecho de tener el libro en las manos puede significar.

  • Persecuciones    
  • 25 nov 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

COREA DEL NORTE.- La Corea del Norte es ampliamente conocido como el lugar más opresivo en la tierra para los cristianos. Es un lugar donde los creyentes practican su fe en secreto. Los norcoreanos no pueden ni siquiera poseer una Biblia o hablar el nombre de Jesús en público.

La posesión de una Biblia en el país gobernado por una dictadura comunista puede llevar a 15 años de trabajo arduo en un campo de prisioneros, o peor: una secta de muerte.

Vernon Brewer, presidente de ‘World Help’, lo sabe. Él pasó buena parte de su vida transportando Biblias a la nación aislada.

¿Por qué es tan arriesgado poseer una Biblia en Corea del Norte?

Brewer destacó que el simple hecho de tener una Biblia en las manos realmente puede ser la condena de una persona a pena de muerte en la nación comunista.

“Si ellos son atrapados con una Biblia, eso es una sentencia de muerte. Sin embargo, ellos están dispuestos a arriesgar sus vidas todos los días para llevar la palabra de Dios a las manos de otro cristiano de Corea del Norte, que nunca tuvo una que es tan preciosa para ellos, son realmente buenas nuevas”, dijo Brewer.

Brewer cree de los cerca de 300 mil cristianos allí, aproximadamente 70,000 ya desaparecieron en campos de trabajos forzados brutales, porque fueron atrapados practicando su fe. Brewer y su equipo acabaron de regresar de la DMZ, donde trabajaron para compartir la Palabra de Dios transportando biblias clandestinamente a través de la frontera.

“Mucho del trabajo que hacemos para compartir el Evangelio, es mantenido bajo secreto, pero puedo decir lo siguiente: estamos distribuyendo biblias porque es la mayor necesidad, tenemos el objetivo de distribuir 100 mil biblias lo más rápido posible”, dijo Brewer a CBN News .

Las biblias ‘contrabandeadas’ cambian vidas

Brewer y otros misioneros también están transportando computadoras que incluyen un programa de estudios de la facultad bíblica para entrenar a los plantadores de iglesias y futuros pastores. Él dice que estos esfuerzos están cambiando vidas.

La CBN News habló con Paul, un ‘desertor’ norcoreano de 26 años. Él compartió un poco de su testimonio impactante.

“Yo estaba en el ejército de Corea del Norte, en Pyongyang, y trabajé en las estaciones de radio de vigilancia de comunicaciones. Primero oí hablar de Dios en la radio”, dijo Paul.

Paul dice que descubrió que había un Dios, que tuvo un hijo, Jesús, que murió por sus pecados. Coincidentemente, su familia planeaba dejar a Corea del Norte durante ese tiempo. Entonces él huyó con su padre, su madre y sus hermanos.

Ellos huyeron a las montañas de China, donde sufrieron con el frío extremo y el hambre.

Finalmente, otros desertores los llevaron a una iglesia subterránea y, durante tres meses, Paul aprendió más sobre Jesús.

“Como yo estaba en el ejército, yo sabía que iba a ser preso, también sería muerto. La policía nos tomó en Laos mientras intentábamos llegar a Tailandia y luego a Corea del Sur. Fuimos encarcelados, pero por la gracia de Dios, todos fueron enviados para Corea del Sur”, contó.

Otros fugitivos no tuvieron un destino tan afortunado como Paul y su familia. Otro hombre tuvo que huir del país, después de contar accidentalmente que tenía a Jesús como su salvador. Pero sus intentos de fuga fallaron y fue arrestado.

“Yo fui golpeado, torturado, sumido en el agua helada hasta casi morir. Mis manos y mis pies estaban siempre esposados, porque yo era conocido como el hombre que escapó”, explicó.

Los desertores dicen que el número de fugitivos está aumentando porque la gente está muriendo de hambre y cuestionando su supervivencia en Corea del Norte. Ellos dicen que algunos también cuestionan las acciones de su líder, pero lo hacen en silencio.

Un desertor dijo: “La gente está muy insatisfecha con Kim Jong Un, no tienen nada, oro por el pueblo de Corea del Norte”. Muchos todavía tienen miembros de la familia en toda la frontera, sufriendo bajo el régimen de Kim.

Plan de Dios para Corea del Norte

Brewer dijo: “Todo Esto está en la agenda de Dios, todo esto forma parte del plan de Dios y eso realmente llegará el tiempo de Dios, de ver a Corea del Norte rendirse a Jesucristo”.

Es por eso que Brewer y su equipo continúan comprometidos y seguirán orando por el cambio en Corea del Norte.

[ Fuente: Uganda Christian News ]