Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Lunes 24 de Septiembre de 2018

Corea del Norte mantiene cerca de 120 mil prisioneros; la mayoría a causa de su fe cristiana

El Departamento de Estado de Estados Unidos informó que los prisioneros se mantienen en campos de trabajo forzados, en los que se violan sus derechos humanos.

  • Persecuciones    
  • 30 may 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

COREA DEL NORTE.- Cerca de 80 mil y 120 mil personas están atrapadas en gulags norcoreanos – campos de trabajo forzado – la mayoría de ellos fueron arrestados por su fe, dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Este martes (29) la agencia divulgó el informe sobre Libertad Religiosa Internacional referente a 2017, que es un mandato del Congreso, un documento anual que describe el estado de la libertad religiosa en todos los países.

El informe de este año clasifica la crisis de los refugiados de Rohingya, en Birmania como “limpieza étnica”. También hace una estimación del número de personas sometidas al notorio sistema de campos de prisioneros de Corea del Norte.

Los fugitivos a lo largo de los años compartieron los horrores de la tortura, el trabajo forzado y el abuso que sufrieron en los campos de prisioneros de Corea del Norte. La gente está atrapada en lo que el régimen de Kim le gusta llamar “campos de reeducación” para “crímenes” como la adoración en una iglesia que no sea reconocida por el Estado o por desertar del país.

“El gobierno continuó lidiando duramente con aquellos que se involucraron en casi todas las prácticas religiosas a través de ejecuciones, tortura, palizas y arrestos”, afirma el informe.

“Se estima que de 80.000 a 120.000 presos políticos, algunos presos por razones religiosas, serían mantenidos en el sistema de campamentos políticos en áreas remotas bajo condiciones horribles”.

El Departamento de Estado contó con la experiencia de ONG como Christian Solidarity Worldwide para afirmar que “una política de culpa por asociación era frecuentemente aplicada en casos de detención de cristianos, lo que significa que los parientes de los cristianos también fueron detenidos independientemente de sus creencias.

“Grupos religiosos y de derechos humanos fuera del país continuaron suministrando innumerables relatos de que miembros de iglesias clandestinas fueran arrestados, golpeados, torturados y muertos a causa de sus creencias religiosas”, afirma el informe.

“De acuerdo con el [Centro de Base de Datos para los Derechos Humanos de Corea del Norte], hubo un informe en 2016 de desapariciones de personas que se encontraban practicando la religión dentro de centros de detención. Las ONG internacionales y los desertores norcoreanos relataron las actividades religiosas conducidas fuera de las que fueron sancionados por el estado, incluyendo oraciones, cantos de himnos y lectura de la Biblia, pueden llevar a castigos severos, incluyendo prisión en campos de prisión política”, agregó.

Según el informe, una cristiana que desertó después de pasar ocho años en la cárcel por asistir a la iglesia en China por cuatro meses, dijo a una ONG norteamericana que fue acusada de “practicar el cristianismo” y saber de su “naturaleza vergonzosa” .

“Durante su encarcelamiento, las autoridades le dijeron hasta una docena de veces al día que se arrepintiera de su pasado y tratara de lavar su mente”, dice el informe. “Ella relató que otras seis mujeres que estaban presas por asistir a la iglesia fueron golpeadas hasta la muerte o murieron enfermas, porque no tuvieron acceso a medicamentos”.

El informe también afirma que los cristianos están “restringidos a los escalones más bajos de la clase del sistema songun”, pues son vistos como un “medio de invasión occidental y extranjero”. El sistema songun clasifica a individuos basados ​​en la clase social, presumiendo apoyo del régimen de Kim, visiones religiosas, antecedentes familiares y otros identificadores.

Aunque Corea del Norte se ha clasificado en los últimos 16 años como el peor perseguidor de cristianos del mundo, el régimen también tiene como objetivo a los budistas y sus redes de culto.

Durante una rueda de prensa el martes, el Embajador para la Libertad Religiosa Internacional Sam Brownback presentó más detalles sobre el sistema político penitenciario de Corea del Norte.

“Lo que sabemos es que hay un sistema de gulags operando en Corea del Norte, y ha sido una situación terrible durante muchos años”, dijo Brownback. “Usted puede ver vía satélite, satélite de código abierto, y ver algunos de esos campamentos y la situación. Usted tiene personas que salieron y escribieron sobre la situación en Corea del Norte”.

La divulgación del informe se produce cuando las autoridades estadounidenses y de Corea del Norte intentan resucitar una posible reunión entre el presidente Donald Trump y el dictador Kim Jong Un. Brownback fue interrogado sobre la probabilidad de que las condiciones de libertad religiosa fueran planteadas en cualquier reunión entre las autoridades norteamericanas y norcoreanas.

“Bueno, en cierto sentido, ya tiene con las tres personas que fueron liberadas [que el secretario de Estado Mike Pompeo] trajo de vuelta, y espero que el presidente tenga razón sobre Corea del Norte”, dijo Brownback, mencionando la liberación de los tres prisioneros estadounidenses en Corea del Norte.

“Está muy involucrado con eso, como usted sabe, la secretaria está muy involucrada con eso, y creo que están levantando todas estas cuestiones, pero las tres primeras personas que trajeron fueron personas que habían sido detenidas en Corea del Norte, y entonces eso es una cuestión de discusión”, agregó.

[Fuente: Christian Post ]