Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Teología

Hija de Mike Pence dice que fe de su padre ayudó a dejar ateísmo

Charlotte Pence cuenta cómo sus padres fueron comprensivos cuando ella asumió que estaba en conflictos con su fe cristiana.

Publicado

en

EE.UU.- El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence siempre animó a sus tres hijos a seguir la fe cristiana que ha cultivado, incluso antes de nacer. Pero a pesar de eso, al menos una de sus hijas llegó a tener serios conflictos de fe y se simpatizó con el ateísmo durante el período de su vida.

Actualmente, con 25 años, la hija de Pence, Charlotte, lanzó su nuevo libro, “Where You Go: Life Lessons from My Father”, el pasado martes (16). Mientras el libro se concentra en los consejos y palabras de sabiduría que su padre le ofreció a ella y sus hermanos durante toda su creación, él también habla de los conflictos personales de fe que medio enfrentó cuando ella pasó un año estudiando en Inglaterra, alrededor de sus hijos 21 años.

No es ningún secreto que Pence y su esposa, Karen, son devotos cristianos evangélicos que están viviendo su fe en el centro de las atenciones públicas que viene con el título de “Segunda Familia” de Estados Unidos.

Sin embargo, Charlotte Pence le dijo a Christian Post en una entrevista el miércoles que a pesar de haber sido creada en una iglesia con padres muy espirituales, ella todavía necesitaba descubrir la verdad sobre la religión para sí misma.

En su entrevista para Christian Post, Charlotte explicó que su familia frecuentaba la iglesia semanalmente mientras crecía. En las ocasiones en que sus padres estaban buscando una nueva iglesia, ella dijo que su padre solía realizar cultos con su propia familia, en casa.

Desvío

Cuando llegó el tiempo de ir a la universidad, ella dijo que su padre le recordó tres cosas que ella necesitaría diariamente para una vida exitosa: devoción, estudios y ejercicios. Por más que no percibiera en el momento, esas palabras fueron como semillas en su corazón, que marcaría la diferencia en los próximos años.

Antes de asistir a la Universidad DePaul en Chicago, Charlotte pasó el primer año estudiando en la Universidad de Oxford, Inglaterra, en 2015. Su experiencia en Oxford la llevó a serios cuestionamientos sobre sus creencias, fe y tradiciones en las que fue creada.

Ella admite en el libro que mientras estaba en Oxford, “se alejó de Dios” y “no quería nada con religión alguna”. Pero, al mismo tiempo, ella sintió que Dios iba a su encuentro.

“He estado interesada en el ateísmo por un tiempo”, dijo a CP. “Yo no estaba tan interesada en el cristianismo, como dije en el libro, eso me dejó con más preguntas que respuestas”.

En un capítulo titulado “Deja que tu fe sea una fuerza unida”, Charlotte recordó que ella estaba “flotando” sola sin Dios y creyó que estaba bien durante su tiempo en Oxford.

“Me interesó el ateísmo y pasé gran parte del año leyendo libros de líderes que tenían pensamientos en esa área”, escribió en el libro. “Yo estaba interesada en otros tipos de ideas, aquellas en las que no había sido creada. Paré de ir a la iglesia y de leer mi Biblia”.

Charlotte agregó que ella incluso evitó el contacto con “amigos religiosos” y “quería continuar su vida sin Dios”.

“Yo creía que no necesitaba más de él, pero, con el paso del año, me sentía cada vez más desesperadamente”, escribió ella. “Creo que todavía creía en Dios, pero yo quería tratar de vivir sin el peso de las ideas religiosas. Pensé que mis preguntas irían a ser respondidas. Pensé que tal vez no me importaría más y yo sería capaz de vivir en un país de manera agnóstica, tal vez una parte de mí hasta deseaba que yo pudiera, pero el ateísmo no respondió a ninguna de las preguntas que yo tenía”.

El camino de vuelta

La joven dijo que no tuvo miedo de hablar con sus padres sobre sus dificultades durante ese tiempo de incertidumbre en su vida. “Ellos definitivamente fueron muy comprensivos”, dijo. “Yo sé que ellos siempre me mostraron exactamente como es un ejemplo de amor incondicional. Ellos estaban siempre dispuestos y abiertos para conversar sobre cualquier cuestión que tuviera sobre su fe, ellos estaban definitivamente presentes en mi vida en aquella época. tenía que volverse sólo mía, y una vez que sucedió, realmente no había vuelta para mí”.

En su búsqueda de la verdad, Charlotte dijo que ciertos escritores y teólogos, como CS Lewis y Alister McGrath, causaron un impacto al orientarla hacia las creencias cristianas.

“[McGrath] es un teólogo, pero también solía ser un ateo, así que fue interesante para mí”, detalló. Pero probablemente la experiencia más impactante para la espiritualidad de Charlotte en esta época de conflictos de fe ocurrió cuando ella se reunió con su familia en Israel para pasar la Navidad.

“Creo que fue el tiempo que pasé en Israel, donde realmente me convertí en cristiana, donde mi fe se solidificó para mí”, escribió ella. “Siempre he tenido fe, pero ella se ha vuelto mía y nunca he vuelto atrás, desde que llegué a esa conclusión.”

En Israel, muchas personas, independientemente de su religión, “reconocen la verdad de la historia de la Biblia”, observó.

“Ellos reconocen que los eventos ocurrieron”, dijo. “Ellos simplemente no concuerdan necesariamente en todos los detalles”.

“Sentí una seria camaradería y conexión con esas personas”, agregó. “Era como si estuviéramos todos en la misma jornada y hubiéramos convertidos en un camino por un determinado punto en el tiempo, caminé por ese camino y oí sus historias y experiencias. Discutimos la importancia de la fe en cada uno de nosotros vivimos y encontramos comunidad en nuestras vidas tradiciones compartidas”.

Ella recordó algo que su guía turística “Roni” le dijo cuando habló sobre las diferentes creencias entre los judíos y los cristianos cuando se trata del retorno del Mesías.

“Él dijo: ‘Se cree que [el Monte de los Olivos] es donde el Mesías volverá. Cuando él venga, le preguntaremos:’ ¿Has estado aquí antes? ‘ Si él dice ‘sí’, sabremos que los cristianos estaban seguros. Si él dice ‘no’, sabremos que los judíos estaban seguros, y eso será, ‘dijo.

Pence escribió que, mientras volvía a Inglaterra tras el viaje de vacaciones, se sintió volviendo a Dios y pidiendo a Dios que la llevase con seguridad.

“Yo estaba en un avión, escuchando una canción cristiana y empecé a llorar”, explicó Pence. “Cuando llegué a casa, busqué a mi Salvador, a mi amigo, yo lo entendía, yo necesitaba a Él y él me recibió con brazos abiertos. Este increíble sentimiento de aceptación y renovación es uno que no puedo poner en palabras, no puedo recrear, no puedo justificar, sólo es, es un don gratuito, y no puedo vivir sin él”.

Actualmente, Charlotte Pence está cursando una maestría en estudios teológicos en la Universidad de Harvard, en Boston, con foco en religión en la literatura y la cultura.

“Siempre quise ser escritora, quiero ser una contadora de historias, quiero conectar personas, también quiero ayudar a facilitar conversaciones sobre religión y fe”, dijo Pence a Christian Post. “No sé exactamente cómo será, pero muchas veces, en nuestra generación, temas de fe no son necesariamente hablados. Me encantaría comenzar la conversación, porque creo que muchas personas son muy curiosas sobre religión y fe, aunque no se habla de ello”.

Le puede interesar: Anne Graham Lotz con cáncer no tiene miedo a la muerte

Continuar Leyendo
Advertisement

Teología

Sacerdote dice que el infierno es un “estado del alma”

Las autoridades católicas rechazan la idea del infierno como un lugar: “el infierno está dentro del corazón, del alma y de la mente”.

Publicado

en

ITALIA.- El sacerdote italiano Athos Turchi, profesor de filosofía en la Facultad Teológica de Italia Central, afirmó que el infierno no es un espacio, ni un lugar. “El infierno es el estado del alma que está lejos de Dios, en el odio y en contraste con Dios”, dijo en una entrevista con el Vaticano.

Durante una discusión sobre el misterio de la muerte de Cristo, Turchi recordó que en el Credo (profesión de la fe católica), Jesús fue crucificado y tras su muerte, fue sepultado y “descendió a la mansión de los muertos”.

“No descendió al infierno para liberar a los condenados, ni para destruir el infierno de la condenación, sino para liberar a los justos que lo habían precedido”, destacó.

El papa Francisco, por su parte, dijo que “el infierno es estar lejos de Dios”. Durante una misa, en noviembre de 2016, mencionó que el infierno no es una sala de tortura. “Inferno es estar lejos para siempre del Dios que da la felicidad y el Dios que tanto nos ama”, subrayó.

Tanto el sacerdote como el papa afirmaron que el concepto de infierno encaja mejor en la desesperación humana que ilustra un “estado” de infierno, que está dentro del corazón del hombre, del alma y de su mente. “No está en algún lugar”.

Inferno es una opción

Sosteniendo la idea de que el infierno no es una forma de condenación, el Papa afirmó que, en realidad, “es una elección”. En otra misa, en 2015, Francisco hizo una mención semejante.

“Usted no es enviado al infierno, es usted que va por elección propia. El infierno es querer apartarse de Dios, por no querer el amor de Él”.

“El diablo está en el infierno porque él quiso. Él es el único que estamos seguros de que está en el infierno”, continuó. Más tarde, en la sala de prensa, aún reveló que el concepto de infierno como está en la Biblia “no es una transcripción fiel” y aunque es “fruto de una reconstrucción”. “No podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra Él, contra nuestro prójimo o contra nosotros mismos. Morir en pecado mortal sin arrepentirse significa quedarse separado del Todopoderoso, por nuestra propia opción“, dijo el padre Turchi. “La única forma de salvación es estar en el amor de Dios, aceptando a Cristo”, concluyó.

Continuar Leyendo

Teología

Papa Francisco: “Es mejor ser ateo que cristiano “hipócrita”

“Si usted va a la iglesia, dé un verdadero testimonio”, pide pontífice

Publicado

en

VATICANO. – El Papa Francisco realizó el miércoles (2) su primera audiencia pública del año, en la sala Paolo VI, en el Vaticano. Hablando sobre el Sermón del Monte, destacó que es mejor ser ateo que un cristiano “hipócrita”. “Donde está el Evangelio hay una revolución. El Evangelio no  te deja quieto, nos impulsa, es revolucionario”, recordó el pontífice. En seguida, dijo que Jesús condenaba a los “hipócritas” en sus días, condenando a los que hacían oraciones en las plazas y sinagogas para ser vistos. “Hay personas que son capaces de tejer oraciones ateas, sin Dios: lo hacen para ser admirados por los hombres”, puntualizó.

El mayor énfasis dado por él fue sobre quiénes serían los hipócritas dentro de las iglesias. “Cuántas veces vemos el escándalo de aquellas personas que van a la iglesia, están allí todo el día, y después viven odiando a los demás y hablando mal de las personas. Mejor no ir a la iglesia. Vive así como ateo. Pero si usted va a la iglesia, viva como hijo, como hermano y de un verdadero testimonio. No un contra-testimonio”.

El líder católico sorprendió al criticar a los que repiten las mismas cosas repetidas veces. “Los paganos piensan que, hablando, hablando y hablando, se reza. También yo pienso que muchos cristianos creen que rezar -me perdonan – es hablar a Dios como un loro. ¡No! Rezar se hace del corazón, de dentro”.

En los próximos tres meses el Papa Francisco deberá tomar decisiones que pueden cambiar el perfil de la Iglesia Católica. Además de una reunión sobre la pedofilia en el clero, en febrero, debe aprobar una nueva constitución apostólica en los próximos meses.

Le puede interesar: Tras tres días de oración toda una aldea se convierte a Cristo

Fuente: Catholic Herald 

 

Continuar Leyendo

Teología

¿Los cristianos que se suicidan están condenados al infierno?

El Dr. Jeremiah Johnston, apologista y estudioso del Nuevo Testamento, ha argumentado que el suicidio no es el pecado imperdonable.

Publicado

en

Respondiendo a la pregunta de si los cristianos que se suicidan van al cielo, el ético Russell Moore dijo que debido a que la sangre de Cristo cubre los pecados pasados, presentes y futuros, la “última cosa que hacemos” no determina dónde pasaremos la eternidad.

Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la Convención Bautista del Sur, dijo que a menudo la pregunta la hacen personas preocupadas cuyo ser querido se suicidó.

“Se preocupan”, dijo. “¿Significa esto porque esta persona su último acto en la tierra fue un pecado, y por eso esa persona está en el infierno? Y la respuesta a eso es no”.

“Esta persona está en Cristo. Eso significa que la sangre de Cristo cubre los pecados de esa persona, pasados, presentes y futuros. Y entonces, no somos salvos en base a lo último que hacemos siendo algo que es aceptable para Dios. Somos salvos por la gracia y la misericordia de Dios”.

Pero a veces, Moore dice que no está dispuesto a considerar si los cristianos que se suicidan van al Cielo porque teme que algunos lo vean como un permiso para suicidarse.

“No está bien”, subrayó. “Un suicidio es un asesinato. El suicidio es el ataque de la imagen de Dios. Y el suicidio es horrible. “No es solo un pecado, sino un pecado que deja escombros y devastación por todas partes”.

“Y entonces, si eres alguien que le preguntan porque estás pensando en el suicidio, te rogaría que hables con las personas de tu vida y obtengas ayuda porque la vida vale la pena”.

Muchos individuos que se suicidan están en un lugar de “profunda, profunda angustia y angustia de diversos tipos” o padecen enfermedades mentales, señaló Moore, y agregó que “debemos verlos con compasión”.

“La respuesta que deberíamos tener cuando alguien a quien amamos se suicida no es culpar a la persona, no culparla, no enfadarse con esa persona”, concluyó. “Tampoco es para preguntarse: ‘¿Esto significa que esta persona está fuera del alcance de la gracia de Dios?’ “La gracia de Dios cubre una multitud de pecados, incluyendo aquellos que son tan hirientes que dudamos incluso en hablarlos”.

En medio de un aumento dramático en el suicidio en las últimas dos décadas, varios líderes religiosos han contribuido a determinar si los que cometen suicidio están condenados o no al infierno.

Recientemente, un sacerdote de Michigan fue criticado por sugerir en el funeral de un estudiante universitario de 18 años que podría no ir al cielo porque se quitó la vida. “Era su momento de decirles a todos lo que pensaba del suicidio, [y] no podíamos creer lo que estaba diciendo”, dijo el padre del adolescente, Jeff Hullibarger,  a la Detroit Free Press . “Él estaba allá arriba condenando a nuestro hijo, casi llamándolo pecador. Se preguntó si se había arrepentido lo suficiente como para llegar al cielo. Dijo ‘suicidio’ más de seis veces “.

El Dr. Jeremiah Johnston, apologista y estudioso del Nuevo Testamento, ha argumentado que el suicidio no es el pecado imperdonable.

“El único pecado que Dios no puede perdonar es el pecado de rechazar a Jesucristo como Señor y Salvador”, le dijo a CP antes. “¿Las personas que se suicidan van al infierno? Algunas personas enseñan que el suicidio es el ‘pecado imperdonable’. Dios perdona ese pecado. ¿Es un pecado? Absolutamente. Pero la salvación que recibimos de Jesucristo es eterna, independientemente de nuestro estado mental o nuestra madurez espiritual o inmadurez. De lo contrario, el Evangelio es nulo. ¿Sabe cuántos cristianos mueren inesperadamente? ¿Con pecado no confesado en su vida?

Kayla Stoecklein, viuda del fallecido pastor de la Iglesia Inland Hills, Andrew Stoecklein, quien murió después de intentar suicidarse en su iglesia de California en agosto, también desacreditó la opinión común y escribió en un blog: “Esta es una falsa creencia común sobre el suicidio y me rompe el corazón. … Creo con el 100% de mi alma que Andrew está en el cielo. Andrew tuvo una relación real, cruda, auténtica con Jesús. Miles de personas estarán en el cielo gracias a él”.

La co-fundadora y autora de libros más vendidos de Saddleback Church, Kay Warren, cuyo hijo, Matthew, murió por suicidio a los 27 años en 2013, también enfatizó que el suicidio no condena a un cristiano al infierno.

“Dios nos prometió que la salvación de Mateo era segura y segura. Mateo le dio su vida a Jesús cuando era un niño pequeño. Y, por lo tanto, estoy absolutamente seguro al 100% de la obra de Jesús de que Mateo está en el cielo”, dijo. The Christian Post en una entrevista anterior.

Le puede interesar: Hombre dice que ángeles lo rescataron de un grave accidente

Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas