Se agotaron los ejemplares de la nueva versión de la “Biblia en un lenguaje más justo”

Los 20.000 ejemplares de la primera edición se agotaron dos semanas después de su primera edición a pesar de la condena de los teólogos que habían censurado esta versión “políticamente correcta” de la Biblia.

  • Sociedad    
  • 29 nov 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los 20.000 ejemplares de la primera edición de la “Biblia en un lenguaje más justo” se agotaron dos semanas después de su primera edición, a pesar de la condena de los teólogos que habían censurado esta versión “políticamente correcta” de la Biblia.

Elisabeth Reiser, una de las traductoras de esta nueva versión cristiana alemana, explicó a la BBC que: “Tratamos que esta traducción le hiciera justicia a los géneros, de hacer visibles a las mujeres que apenas son aludidas en las versiones tradicionales y de expurgarla de las masivas formulaciones antijudías dispersas en el texto”.

Reiser explicó que “la idea es hacer una Biblia entendible para nuestro tiempo”. Como ejemplos, la “Biblia en lenguaje más justo” convierte las palabras iniciales del Padrenuestro, “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre…”, en: “Tus hijos e hijas, Dios, que eres nuestra madre y nuestro padre en los cielos, santifican tu nombre…”.

Para estos traductores emplear alternativamente la palabra “Dios” como hombre o mujer hace justicia al teológicamente reconocido carácter asexuado de Dios.

Pero también recurren a otras formulaciones como “la Eternidad” y “la Santidad”. También aparecen inesperadas “apóstolas”.

En un pasaje del libro de Amós (Amós 8,2), que Lutero traduce como “mi pueblo, Israel, está maduro para su fin” y que la versión española de Casiodoro de Reina refiere como “Ha venido el fin para mi pueblo Israel”, la nueva Biblia elimina la condena y traduce “mi pueblo, Israel, está maduro”.

Recepción dividida

El teólogo español Juan José Tamayo tiene una opinión algo ambivalente de esta nueva traducción, como comentó a la BBC. “Una traducción en perspectiva de género, donde ponga masculino donde el texto dice femenino o que recree determinadas experiencias que no corresponden a la experiencia de su tiempo, no me parece correcto”.

“Pero sí me parece muy importante que las diferentes traducciones de la Biblia recuperen el protagonismo que las mujeres tuvieron y que lo destaquen a través de toda la historia de Israel y del cristianismo primitivo”, resumió Tamayo, cercano a las posiciones de la Teología de la Liberación.

Algunos suspicaces lectores de la “Biblia en un lenguaje más justo” han observado que, a lo largo de esta nueva traducción antisexista hecha por 40 mujeres y 10 hombres, Satanás, el Diablo, el Demonio, el Mal, se mantienen, a lo largo de todos los textos, tenazmente masculinos.

BBC