Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Jueves 13 de Diciembre de 2018

¿Cuál es la diferencia entre los ángeles y los demonios

Si los ángeles son parte de la creación “muy buena” de Dios, entonces ¿Qué son los demonios y de dónde vienen? ¿Para quién trabajan? ¿Cómo interactúan con los humanos?

  • Blogs    
  • 5 Dic 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

    Nuestra sociedad lucha por mantener a los ángeles de Dios en el lugar que les corresponde. La lucha por comprender adecuadamente a los demonios no es menos real. Los estudiantes sinceros de la Biblia no pueden ignorar a los demonios, porque el término se menciona más de ochenta veces en el Nuevo Testamento. Por otro lado, detenerse en la actividad demoníaca es insalubre e innecesario. Déjame decirte que no necesitas saber cada palabra acerca de los demonios.

    Solo necesitas saber la Palabra acerca de los demonios, y eso es lo que estudiaremos aquí.

    Cuando estudiamos el registro de Creación de las Escrituras, Génesis 1:31 revela la opinión de Dios sobre su obra: “Entonces Dios vio todo lo que había hecho, y de hecho fue muy bueno”. Si los ángeles son parte de la creación “muy buena” de Dios, entonces ¿Qué son los demonios y de dónde vienen? ¿Para quién trabajan? ¿Cómo interactúan con los humanos? ¿Qué tiene esto que ver conmigo?

    ¿Qué son los demonios?

    Teniendo en cuenta que la totalidad de la Creación era “muy buena” y que la naturaleza de Dios es la esencia misma de la bondad, podemos concluir lógicamente que Dios no creó demonios.

    Se deslizaron en la escena poco después de que el mundo fuera creado. Las Escrituras no explican mucho sobre sus orígenes, pero algo curioso sucedió entre la bondad gloriosa de Génesis capítulo 1 y la aparición de una serpiente astuta que cambiaría para siempre el curso de la historia humana en Génesis capítulo 3.

    ¿A quién representa el dragón en Apocalipsis 12?

    En el extremo final de las Escrituras, encontramos una metáfora inquietante en Apocalipsis 12 que proporciona información sobre los orígenes de los demonios y el mal mismo. Hay una mujer que trabaja para dar a luz a un niño, y hay un dragón de siete cabezas. No pasaré mucho tiempo con la mujer, pero te diré que es un símbolo de la nación de Israel. Su hijo no es otro que Jesucristo. Es el dragón que nos informa de los orígenes del mal. Centrándose solo en el dragón y sus secuaces, esto es lo que dice el pasaje:

    “He aquí, un dragón rojo grande y ardiente que tiene siete cabezas y diez cuernos, y siete diademas sobre sus cabezas. Su cola dibujó un tercio de las estrellas del cielo y las arrojó a la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba lista para dar a luz, para devorar a su hijo tan pronto como nació … Y estalló la guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles lucharon con el dragón; y el dragón y sus ángeles pelearon, pero no prevalecieron, ni se encontró un lugar para ellos en el cielo por más tiempo. Así fue expulsado el gran dragón, la serpiente antigua, llamada el diablo y Satanás, que engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él”, (Apocalipsis 12: 3-4, Apocalipsis 12: 7-9).

    Aquí, en el ojo de nuestra mente, observamos que un tercio de las estrellas del cielo son arrojadas a la tierra por el dragón, ya que amenaza a la mujer y su hijo. Nuestros estudios en la primera parte nos dieron a conocer la conexión bíblica entre los ángeles y las estrellas. Entonces, no debería sorprendernos ver la metáfora revelada en el versículo 8, donde se nos dice que el gran dragón representa a Satanás y que las estrellas son sus ángeles. El mal entró en nuestro mundo cuando Satanás y sus ángeles decidieron en sus corazones oponerse a los planes de Dios Todopoderoso.

     ¿Para quién trabajan los demonios?

    Permítanme decirlo claramente: los demonios son ángeles caídos. Son siervos de Satanás comprometidos con su plan para frustrar el plan de Dios. Durante el interludio entre Génesis 1 y Génesis 3, las Escrituras indican que Dios continuó íntimamente involucrado con su creación, nombrando con amor la tierra con exquisito detalle.

    Génesis 2: 8 dice que plantó un jardín, que podría pensarse más como un huerto porque contenía cada árbol que es “agradable a la vista y bueno para la comida”. Este jardín fue regado por un río que se dividió en cuatro cabezas de río. Estos ríos fluyeron hacia tierras llenas de oro y ónix (Génesis 2: 9-14). Por todos estos rasgos espléndidos, Dios no adornó la tierra con jardines y ríos y joyas para su propio beneficio. Con su sala del trono en el cielo, la tierra es simplemente el estrado de Dios (Mateo 5:35). Más bien, la tierra es la morada del hombre, y Dios la diseñó para el disfrute del hombre. Las Escrituras enfatizan esta verdad al afirmar dos veces que Dios colocó al hombre en este exuberante jardín (Génesis 2: 8, Génesis 2:15).

    La mayoría de los ángeles creados por Dios se regocijaron ante su efusión de misericordia hacia el hombre; sin embargo, hubo uno que lo despreciaba. Había un ángel que resentía el poder, el plan y la autoridad de Dios. Su nombre era Lucifer.

    ¿Cómo se describe a Lucifer?

    Ezequiel 28:12 describe a este ángel, Lucifer, como “el sello de la perfección, lleno de sabiduría y de belleza perfecta”. El pasaje revela que Lucifer (también conocido como el Rey de Tiro) había estado en el Edén y había sido el “querubín ungido que cubre “con acceso a la montaña sagrada de Dios (versículo 14). El versículo 13 sugiere que Lucifer fue creado como un instrumento de alabanza. Se le había dado una comisión especial y distinta de parte de Dios para ministrarle y cubrir su gloria con música a través de la adoración y la alabanza.

    Lucifer era una orquesta ambulante. Además, este espectacular ángel estaba brillantemente adornado con cada piedra preciosa. Sin embargo, en todo su esplendor, Lucifer desarrolló un defecto fatal: se volvió orgulloso. El relato de Ezequiel explica: “Tú [Lucifer] fuiste perfecto en tus caminos desde el día en que fuiste creado, hasta que se encontró la iniquidad en ti … Te llenaste de violencia interior y pecaste” (Ezequiel 28: 15-16).

     Lucifer se convirtió en Satanás

    Una lectura cuidadosa de las Escrituras nos ayuda a entender la caída de Lucifer. Fue creado perfectamente; sin embargo, la iniquidad interna y la violencia lo llevaron al pecado. Isaías describe lo que sucedió en el corazón de Lucifer cuando decidió que ya no era lo suficientemente bueno como para ser un ángel perfecto creado en la belleza de Dios. Fíjese en las cinco declaraciones de Lucifer de “lo haré” que se encuentran en Isaías 14: 12-15:

    “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo”.

    Lucifer eligió el mal

    Quizás te preguntes, ¿cómo podría caer un ser perfecto y santo? ¿Cómo podría surgir el primer afecto profano en su ser angelical? Estoy convencido de que la respuesta a estas preguntas difíciles radica en el hecho de que Lucifer fue creado por Dios con un atributo exactamente como usted y yo tenemos: él tenía la libertad de elegir. Lucifer pudo haber elegido humilde obediencia; en cambio, eligió la rebelión orgullosa. Proverbios 16:18 nos advierte: “El orgullo va antes de la destrucción, y el espíritu altivo antes de la caída”.

    En efecto. El orgullo convirtió a un ángel en un demonio. El Dr. David Jeremiah es uno de los maestros de la Biblia más confiables de los Estados Unidos. Durante más de 36 años, ha ayudado a millones de personas a profundizar su comprensión de la Biblia.

    Le puede interesar: Evangélicos de EEUU: Biblia no prohíbe bebidas alcohólicas