Connect with us

Blogs

Maldición hereditaria: la muleta de muchos evangélicos

Hoy en día, muchos creen que un cristiano puede estar bajo una maldición y, por lo tanto, debe romperla porque lo ha estado persiguiendo durante años.

Ninro Ruíz Peña

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM. – En cada época hay una nueva “moda” tanto en las costumbres y como en las realidades espirituales.

Hoy, una de las promociones más difundidas de nuestros días es la ruptura de la maldición que se reduce a una muleta que los cristianos justifican cuando hay alguna tribulación o juicio en sus vidas.

Cuando las relaciones entre marido y mujer no van bien, se debe romper la maldición; el negocio no va bien, la maldición debe romperse; problemas financieros la maldición necesita ser rota. De todos modos, ¡todo es una maldición que debe romperse!

Hoy en día, muchos creen que un cristiano puede estar bajo una maldición y, por lo tanto, debe romperla porque lo ha estado persiguiendo durante años desde que nació, porque fue heredado de sus padres.

Pero la Biblia no apoya esta idea:  “El alma que pecare morirá, el hijo no llevará el mal del padre, ni el padre el mal del hijo”. (Ezequiel 18:20).

La responsabilidad es individual

 Por lo tanto, la Biblia nos enseña claramente que el pecado es individual. Sin embargo, en Israel, algunos fracasos personales son asociados con los pecados de sus antepasados, sin embargo, la Biblia desaprueba esta costumbre.

“¿Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera? Vivo yo, dice Jehová el Señor, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel…”, (Eze 18: 1-3).

¡Dios reprende a la gente acerca de este imprudente dicho que se habló en Israel! ¿Sería injusto que Dios castigue a los niños en lugar de a los padres?

La Biblia es clara: “¿Por qué se lamenta el hombre viviente? Laméntese el hombre en su pecado”, (Lamentaciones 3:39). ¿Cómo se quejarían los niños de los pecados de sus padres?

Pecado hereditario

Sin embargo, este pensamiento todavía estaba muy presente en la época de Cristo y los apóstoles, porque cuando el ciego de nacimiento fue sanado por Cristo, los discípulos le preguntaron a Jesús si su pecado era de origen hereditario.

Sin embargo, Jesús fue en contra de este pensamiento, que deslegitima la enseñanza del pecado hereditario.

“Mientras Jesús caminaba, vio a un hombre ciego de nacimiento. Maestro, los discípulos le preguntaron, ¿por qué este hombre nació ciego? ¿Por tus pecados o por los pecados de tus padres? Tampoco”, dijo Jesús, sino para mostrar el poder de Dios en él”, (Juan 9: 1-3).

Sin embargo, muchos predicadores afirman categóricamente que el cristiano debe pedir perdón por los pecados de sus antepasados, ya que solo de esta manera se rompen las maldiciones hereditarias.

¡Qué distorsión, por lo tanto, a la luz del texto bíblico, la responsabilidad de cada uno es individual, es decir, cada uno de nosotros dará cuenta de su pecado! ” De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí”, (Rom 14:12).

Según el pastor y maestro Paulo Romeiro:

“Uno de los textos bíblicos más utilizados por los predicadores de maldiciones hereditarias para defender esta enseñanza es Éxodo 20: 4-6. ¿De qué se trata este pasaje de todos modos? ¿Alcoholismo, pornografía, depresión o cosas similares? Por supuesto que no.

El texto habla de idolatría y no ofrece ninguna base para nadie que afirme que heredamos las maldiciones espirituales de nuestros antepasados ​​en cualquier área de las dificultades humanas”, [1].

Evidentemente, el texto de Éxodo 20: 4-6 ha sido mal entendido por muchos, ya que un simple análisis del texto en cuestión deja en claro que la maldición llega incluso a la tercera y cuarta generación de aquellos que odian al Señor, y en ese contexto para el Señor es la práctica de la idolatría.

Por lo tanto, dentro de este contexto, la bendición llega hasta mil generaciones de aquellos que hacen la voluntad de Dios, es decir, si algunos enseñan sobre la maldición hereditaria, ¿por qué no enseñan sobre la bendición hereditaria?

Según el pastor y teólogo Paulo Cesar Lima:

“En primer lugar, Éxodo 20: 5,6 no habla de la transferencia congénita, sino de la durabilidad del juicio divino, es decir, siempre que se necesite un juicio, se hará un juicio.

No pasa de generación a generación

Como la misericordia de Dios siempre se manifestará en la vida de los fieles.

El texto anterior afirma, categórica y decisivamente, que el agente castigador de la transgresión de la Ley es Dios mismo, quien juzga a aquellos que realizan actos abominables, y no algo que pasa de generación en generación como una especie de encanto”, [2].

Cuando Balac, rey de Moab, estaba en guerra con Israel, contrató al vidente Balaam para maldecir al pueblo hebreo. Sin embargo, entre sus idas y venidas con Dios, trató de maldecir a Israel, pero cada vez que quiso intentar Dios no lo permitió.

  “Porque contra Jacob no hay agüero, ni adivinación contra Israel…”, (Núm. 23:23). Por lo tanto, nadie puede maldecir lo que Dios ha santificado.

Cuando una persona acepta a Jesús y sus pecados son perdonados, sin importar su pasado, está marcado por la protección divina y ninguna maldición del pasado o hereditario, tiene poder sobre su vida, porque se convirtió en un hijo de Dios. ¿Y qué padre no protegerá a sus hijos?

“¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti”, (Isaías 49:15).

La genealogía de Jesús va en contra de la enseñanza de romper la maldición hereditaria

Aquellos que enseñan sobre romper la maldición hereditaria deberían al menos evaluar la genealogía de Jesús.

 En él encontramos a Rahab la ramera, Ruth, que era moabita, es decir, extranjeras, y no vemos rastros de esta personalidad en David, ni en José y María, los padres terrenales de Jesús, y mucho menos en Él, en Cristo, el último de la lista.

De esta extensa genealogía. Por lo tanto, la genealogía de Jesús es decisiva para que podamos concluir que no es porque el abuelo era corrupto lo será el nieto.

Protegido de toda maldición

Cuando aceptamos a Jesús, somos perdonados de nuestros pecados y libres de toda condena, porque Cristo ha deshecho cualquier una maldición por cada uno de nosotros en la cruz (Gálatas 3:13) llevando sobre nosotros nuestros pecados y maldiciones.

Su sacrificio vicario y efectivo nos libera de toda condenación y toda la ley del pecado: “Pero si caminamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús es suya. El Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1: 7).

No mire a su pasado, porque quien está en Cristo es una nueva criatura (2 Corint. 5:17).

En Cristo tenemos la suficiencia perfecta

Ningún cristiano necesita romper la maldición hereditaria, porque nuestros pecados son perdonados en Cristo y en Él somos libres de toda condena del pasado.

Desafortunadamente, muchos usan la maldición hereditaria como una muleta para justificar algunas prácticas, sean pecaminosas o no.

Sin embargo, como cristianos, todos los días debemos tratar de practicar el fruto del Espíritu, que son expresiones del carácter de Cristo en nuestras vidas.

Según el pastor John Macarthur:

“¿Hay suficiencia en Cristo? Suficiencia absoluta El desafío para nosotros es conocer mejor a Cristo, servirle con fervor y estar más conforme a su imagen”, [3].

La acción del Espíritu en nombre de cada cristiano transforma esto de gloria en gloria de valor en valor, haciendo que cada cristiano se parezca más a Jesús.

Fuentes:

[1] ROMEIRO, Paulo. Evangélicos en crisis. Christian World Editorial: São Paulo, 1995.

[2] LIMA, Paulo Cesar. ¿Qué hay detrás del G 12?: Ediciones CPAD: Río de Janeiro, 2004.

[3] MACARTHUR, John. Nuestra suficiencia en Cristo. Editorial de Cultura Cristiana: São Paulo, 2011.

Escrito por Orlando Martins


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Comunicador Social con especialidad en Radio y Televisión. Diplomado en Teología por el Seminario Teológico de Nicaragua. Diez años de experiencia en periodismo cristiano. Manejo de Redes Sociales y SEO. Periodismo Digital. Actualmente supervisor de edición en NoticiaCristiana.com.

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    OK No thanks