Connect with us

Blogs

¿Qué es específicamente la blasfemia contra Espíritu Santo?

Lo que dice la Biblia sobre el pecado imperdonable.

Ninro Ruíz Peña

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM. – Por tanto, os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.

A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero, Mateo 12: 31-32.

La guía de Jesús en este relato difiere la blasfemia contra el Espíritu Santo de todos los otros tipos de pecado dentro de la narración bíblica.

Esta vez, es necesario analizar, a la luz de la exégesis del Nuevo Testamento, la relación de las expresiones utilizadas en este período.

La traducción de la versión inglesa de King James traduce la expresión hamartia a “toda forma de pecado”. Sin embargo, es evidente que el significado de la expresión es “cualquier otro tipo de pecado”. Por lo tanto, la blasfemia contra el Espíritu Santo no está incluida en esta expresión.

Lo que no es imperdonable

Las traducciones de João Ferreira de Almeida, Edición Revisada y Actualizada en Brasil (Sociedad Bíblica de Brasil) que provienen literalmente del griego, nos traen que todo pecado oscurece el sentido más amplio. Sin embargo, hay varias posibilidades sobre lo que realmente es blasfemar contra el Espíritu Santo.

Sobre este difícil tema, comienzan a surgir varias opiniones, como algunos de pentecostales extremistas, que afirman que “blasfemar contra el Espíritu Santo” es:

  • Describir, duda de alguien pueda hablar en lenguas.
  • Reírse o burlarse.
  • No creer en la acción del Espíritu Santo durante la adoración.
  • Dudar de algo sobrenatural.

Por otro lado, los cesacionistas (dicen que dones milagrosos del Espíritu Santo ya cesaron), o los más tradicionales, incluso afirman que las exageraciones del movimiento pentecostal o del neopentecostalismo son, sin embargo, una especie de blasfemia contra el Espíritu Santo.

Sin embargo, tanto los ultrapentecostales como los cesacionistas, o tradiciones extremas, muestran mucha exageración e incluso fanatismo en la exposición de estas opiniones, carentes de coherencia teológica.

Pocos piensan en examinar el contexto de los pasajes bíblicos alusivos a la blasfemia contra el Espíritu Santo, como es el caso en la mayoría de los casos de temas aparentemente divergentes en la Biblia.

 El análisis del texto aclara algunos puntos a los que debemos prestar atención. Los textos relevantes se encuentran en los primeros tres evangelios, llamados “evangelios sinópticos” (que deben verse juntos).

En Mateo 12, las declaraciones de Jesús sobre blasfemar contra el Espíritu Santo se dijeron cuando sanó a un hombre poseído de demonios cuyo dominio lo había dejado ciego y tonto.

En Marcos 3, la cura no se menciona; Lucas registra la curación en el capítulo 11 y menciona la blasfemia contra el Espíritu Santo en 12:10.

Considerar el mal como bueno o qué luz era oscuridad era una práctica común entre los fariseos.

Este acto lleva en sí una advertencia anunciada por el profeta Isaías (Isaías 5:20), y ahora reinterpretada por Jesús como una blasfemia contra el Espíritu Santo.

A lo largo de la historia, muchos académicos han expresado su opinión sobre este tema. Según Ireneo, la blasfemia contra el Espíritu Santo sería el rechazo del evangelio.

Lo que pensaban los padres de la iglesia

Para Atanasio erala negación de la deidad de Cristo, que tuvo su evidencia para el hombre por la concepción del Espíritu Santo.

Ya para Orígenes, todo el incumplimiento de la ley después del bautismo. Finalmente, Agustín creía que la blasfemia contra el Espíritu representado era por la dureza del corazón humano, rechazando la obra de Cristo.

Vemos que la acusación contra Jesús en Mateo 12:24 (“No expulsa demonios, sino por Belcebú, príncipe de los demonios”) denuncia erróneamente que no era más que un simple sanador, cuyos exorcismos fueron hechos por el poder del maligno, acusación repetida en los evangelios.

Esto disputa el verdadero significado y la semántica del poder y las obras del Mesías. No vemos en el texto una negación de la realidad del milagro, sino la acusación de que es diabólico, negándolo como una señal del poder soberano de Dios.

La reacción de Jesús se produce a través de una serie de parábolas rápidas que resultan ilógicas al pensar que Satanás le daría poderes para Jesús para destruirse a sí mismo.

La última parábola (Mateo 12:29), acerca de apoderarse de los bienes del hombre poderoso, puede aludir a Isaías 49: 24-25, en la cual Dios describe la salvación futura con el mismo tipo de lenguaje.

La existencia del pecado imperdonable

La existencia de un pecado imperdonable ha conmovido las mentes de los cristianos en todo el mundo y durante los siglos del cristianismo.

Podemos observar, en el contexto presentado por el evangelista, que la advertencia de Jesús se dirige contra aquellos que rechazan su mensaje llamándolo satánico.

Sin embargo, vemos que si existe la preocupación de que algo pueda eliminar el acto de perdón de Cristo, pero si el ser humano cree en Cristo y de que fue enviado por Dios, eso demuestra que esa persona no cometió el pecado contra el cual el Señor advierte.

Rechazar su preciosa sangre

La blasfemia contra el Espíritu Santo es rechazar la preciosa gracia para la salvación en Jesucristo.

Por lo tanto, podemos concluir que solo aquellos que se declaran apáticos a las buenas nuevas de Cristo podrían blasfemar al Espíritu Santo, no a los cristianos,

El apóstol Pablo dice en Efesios 4: 17-22: Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;

los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús.

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos.

Sobre este terrible pecado, el fallecido evangelista Billy Graham declara en su libro “El Espíritu Santo”, en las páginas 134 y 135, como sigue: El peor pecado que un ser humano puede cometer contra el Espíritu Santo es blasfemar contra él.

La razón de esto es clara: para este pecado no hay perdón. Todos los demás pecados contra el Espíritu Santo son cometidos por los creyentes. Podemos arrepentirnos de ellos, recibir perdón y comenzar de nuevo.

Con la blasfemia contra el Espíritu Santo es diferente. Este pecado, llamado “el pecado imperdonable”, es cometido por los incrédulos.

Los enemigos de Jesús, cuando lo acusaron de expulsar demonios por el poder de Satanás, aunque Él había dicho que lo expulsaba por el poder del “Espíritu de Dios”, cometieron este pecado.

Entonces dijo Jesús: “Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada… (Mt 12:31, 32)”.

Mientras el Espíritu esté tratando con una persona, no comete un pecado tan imperdonable. Pero cuando uno se opone tanto al Espíritu Santo y lo deja de lado, entonces esa persona está en peligro.

Duros de cerviz

En otras palabras, el pecado imperdonable implica el rechazo total e irrevocable de Jesucristo. Creo que esto es de lo que Esteban estaba hablando en el sermón que predicó poco antes de ser martirizado: “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros”, (Hechos 7:51).

Por lo tanto, creo que la clave está en la declaración de Billy Graham: “El pecado imperdonable implica el rechazo total e irrevocable de Jesucristo…”.

Louis Berkhof, en su “Teología Sistemática”, página 249, afirma:

No es tanto un pecado contra la persona del Espíritu Santo como lo es contra su trabajo oficial, que consiste en revelar, tanto objetiva como subjetivamente, la gracia y la gloria de Dios en Cristo.

La raíz de este pecado es el odio consciente y deliberado hacia Dios y todo lo que se reconoce como divino.

 Es imperdonable, no porque su culpa trascienda los méritos de Cristo, o porque el pecador está más allá del poder renovador del Espíritu Santo, sino porque también hay en el mundo del pecado ciertas leyes y ordenanzas establecidas por Dios y guardadas por Él.

 Y en el caso de un pecado particular, la ley es que excluye toda posibilidad de arrepentimiento, cauteriza la conciencia, endurece al pecador y, por lo tanto, hace que el pecado sea imperdonable.

Por lo tanto, aquellos que han cometido este pecado pueden esperar ver un odio pronunciado hacia Dios, una actitud desafiante hacia Él y todo lo que es divino, un placer en ridiculizar y difamar lo que es santo, y un desinterés absoluto por el bienestar del alma y la vida futura.

En vista del hecho de que este pecado no es seguido por el arrepentimiento, podemos estar razonablemente seguros de que aquellos que lo cometen y se preocupan por él, y desean las oraciones de otros por ellos, no lo han cometido.

En atención al hecho de que a este pecado nunca le sigue el arrepentimiento, podemos estar razonablemente seguros de que aquellos que temen haberlo cometido y se entristecen por esto, y desean las oraciones de otros en su favor, no lo han cometido.

Por Orlando Martins


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Comunicador Social con especialidad en Radio y Televisión. Diplomado en Teología por el Seminario Teológico de Nicaragua. Diez años de experiencia en periodismo cristiano. Manejo de Redes Sociales y SEO. Periodismo Digital. Actualmente supervisor de edición en NoticiaCristiana.com.

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    OK No thanks