Connect with us

Blogs

Cuando Dios le habla al menos calificado

En realidad, es una locura que el Señor escoja al menos capaz, al más débil y también al menos agraciado.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- Por un algún tiempo pensé que Dios, siempre buscó a los mejores especímenes en la Tierra para que le sirvieran para sus propósitos, sin embargo, al escudriñar las Escrituras, te das cuenta que casi todo el que escogió Dios, no calificaba si lo vemos desde el punto de vista humano.

En realidad, es una locura que el Señor escoja al menos capaz, al más débil y también al menos agraciado.

Es increíble cómo Dios se valió de la gente más menospreciada para cumplir sus designios y cuando te detienes a ver sus vidas dices: “él no calificaba”, pero Dios lo hizo apto.

Entonces te preguntas ¿por qué Dios lo hizo idóneo y por qué al Todopoderoso le agrada usar a las personas menos competentes?, sigue leyendo vamos averiguarlo.

Moisés: El tartamudo

Creo que cuando Dios te llama lo menos que te dice, es “no eres competente para el trabajo encomendado”.

De Moisés aprendemos de entrada, que el mismo se quitó cualquier oportunidad que Dios quería darle. 

Primero dijo: “quién soy yo para ordenarle al faraón de parte de Dios que libere a su pueblo”, después afirmó que Israel le preguntaría el nombre del Dios que lo había enviado, no se acabaron las justificaciones, estaba seguro que los israelíes no le creerían y tampoco lo escucharían.

A pesar de la señal que Dios le mostró a Moisés para que el pueblo creyera, él estaba anuente y tampoco creía en el mismo.

Le dijo al Señor que no era elocuente, como si era por persuasión humana que iba a convencer al pueblo de Israel. “siempre que hablo se me traba la lengua”, Éxodo 4: 10 (Biblia Dios Habla Hoy).

La actitud de poca fe, hizo que Dios se enojara con Moisés, él tuvo que usar a otro como vocero, su hermano Aarón, para que hablara por él.

Moisés tuvo un único privilegio, el Altísimo hablaba cara a cara con él, pero a la hora de comunicar lo que el Santo de Israel le decía, no podía y entonces se lo tenía que decir a Aarón para que se lo dijera al pueblo.

Dios miró en Moisés lo que nadie podía ver y por eso lo había llamado, el Señor quería usar a un tartamudo y a un no elocuente.

A pesar que las cosas que dijo Moisés, Dios pudo haberlo desechado, pero él hizo lo que él menos esperaba. El Señor es un Dios que da al que no tiene y recibe al que no se lo merece.

Cuando Moisés no tenía ni una oportunidad, Dios le dio muchas y cuando nadie esperaba que el fuera usado, Dios lo eligió.

Al hombre torpe de lengua, Dios lo convirtió en un profeta, el único que tuvo el privilegio de ver a Dios y vivir, él que recibió de primerito las tablas de la ley y vio la letra de Dios, fue Moisés.

Después del encuentro con Dios, Moisés el que era menos calificado, jamás fue el mismo, y pasó de ser de un don nadie, a ser un siervo importantísimo que hasta nuestros tiempos aún seguimos hablando de él.

David: El pastor de ovejas

De David qué no se ha dicho, pero su principio es humilde, Dios manda al profeta Samuel a buscar a un rey a un pueblo llamado Belén que luego se convertiría en una gran ciudad importante.

Dios quería un nuevo rey, pero uno que fuera “conforme a su corazón”, aquí Samuel creía que a sus ojos él buscaría al más capacitado de los hijos de Isaí, pero no era él quien iba a escoger.

 “Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón”, 1 Samuel 16:7.

Vemos que el Señor no buscaba al calificado humanamente, Dios no había enviado a Samuel al lugar menos importante de Israel a encontrar a un gran hombre importantísimo, sino a un humilde pastor, a un jovencito, al menor de sus siete hermanos: David.

¿Qué vio Dios en David?

Un corazón imperfecto, un corazón flexible a su voz, un corazón que se arrepentiría cuando fallara, un corazón dispuesto a reconocer su pecado a pesar de ser un rey, un corazón que quería más de Dios y menos de él mismo.

Es por eso que David derrotó a Goliat, porque él no era capaz para vencer a un experto en guerra, pero David nunca dijo te derrotaré, sino que dijo: “Jehová te entregará hoy en mi mano”. 

El pastorcillo tenía mucha fe en Dios, él reconoció que si el Señor lo había librado del oso y del león por qué no haría igual con Goliat.

De David aprendemos, que son los menos calificados los que aprenden a confiar más en el poder de Dios, solo de esa manera entenderemos que Dios es el protagonista a quien se le debe dar honra y gloria.

Es Dios a quien deben conocer las personas, no a nosotros, porque nosotros solo somos instrumentos para su gloria, cuando no éramos nada, Dios nos dio importancia.

Pablo dijo que lo más vil y menospreciado Dios los escogió para que fuera, cuando humanamente nunca había sido nada. No fuimos escogidos por ser poderosos, ni nobles ni sabios, sino porque a Dios le plació en su amor y misericordia salvarnos.

“…y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es”, 1 Corintios 1:28.

La próxima vez que te sientas no apto, no calificado y menospreciado, recuerda que existe Dios, porque para el mundo podrás no servir o no serles útil, pero para el Altísimo tu vales mucho y por eso él murió en la cruz por cada uno de nosotros.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Blogs

Doce bendiciones del Nuevo Pacto que Dios prometió

La pregunta es ¿Y qué se hace para heredar todas estas bendiciones? Solo confiar en Cristo.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.-  En Cristo heredamos todas las bendiciones que Dios le prometió a Abraham y todas las bendiciones bajo el Viejo Pacto de la ley sin ninguna de las maldiciones.

Gálatas 3:13

Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: Maldito todo el que es colgado de un madero.

Gálatas 3:14, 29

Así sucedió, para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegara a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa

Y si pertenecéis a Cristo, sois la descendencia de Abraham y herederos según la promesa.

Esto es mucho decir cuando consideras todo lo que Dios prometió en el Antiguo Testamento.

Para Abraham y sus descendientes se le prometió, grandeza, fructificación, prosperidad, gran recompensa, las naciones y más… (Gálatas 12:2-3, 15:1, 17:4-8,22:18)

Para aquellos que estuvieron bajo el pacto de ley se les prometió larga vida, fructificación, abundante prosperidad, protección y más… (Deuteronomio 5:33, 28:3-13)

Como si esto no fuese suficiente en el Nuevo Pacto tenemos 12 bendiciones que Dios ha prometido a sus hijos. Por supuesto que son muchas más al final puedes dejar tu comentario y compartir otras.

Dios perdona todos nuestros pecados. (Mateo 26:28, Hechos 13:38) Nuestros pecados no fueron cubiertos con la sangre de toros y cabras, fueron quitados por el cordero de Dios (Juan 1:29). En la cruz la justicia fue satisfecha, su perdón es perfecto y completo.

Dios no se volverá a acordar de tus pecados jamás (Hebreos 8:12, 10:17, Jeremías 31:34). En relación a la justificación es como si nunca hubieras pecado. (algunos se cayeron de la silla al leer esto)

Dios ha prometido que nunca volvería a enojarse con nosotros (Isaías 55:3) El Nuevo Pacto es un pacto eterno de amor y justicia. Dios nunca dejara de hacernos el bien (Jeremías 32:40).

Dios mismo te hace apto para participar de la herencia (Colosenses 1:12). Ahora no tiene que ver con lo que haces (el viejo pacto) o a quien estas relacionado (el pacto de Abraham) tiene que ver con en quien confías.

Cristo te hace de Él y nunca te soltara (Filipenses 3:12, Judas 24). Nada te puede separar del amor del Padre (Romanos 8:39). Por lo tanto, podemos hablar de nuestra esperanza como “un ancla segura para nuestra alma” (Hebreos 6:19).

Dios mismo nos acredita la perfecta justicia de Jesús (2 Corintios 5:21) La justicia no se puede ganar tiene que ser recibida (Romanos 5:17) Por causa del sacrificio de Jesús en la cruz nuestra condición delante de Dios es “perfecto” para siempre (Hebreos 10:14).

Dios nos da el Espíritu Santo para enseñarnos (Juan 14:26) empoderarnos (Hechos 1:8) y recordarnos de nuestra justicia (Juan 16:10). Ya no necesitamos sacerdotes que sean mediadores entre nosotros, porque ahora todos conoceremos al Señor (Jeremías 31:34). Somos su real sacerdocio (1 Pedro 2:9).

Dios es por nosotros (Romanos 8:31). Dios nos justificó y ya no hay más condenación (Romanos 8:1). Cuando pecamos, Jesús no nos juzga, nos defiende (1 Juan 2:1). Su gracia nos empodera para vencer el pecado (Tito 2:12). El suple abundantemente todas nuestras necesidades (Filipenses 4:19), para que disfrutemos la vida en abundancia (Juan 10:10). El favor de Dios es inmerecido y no se puede ganar.

Dios está con nosotros (Ezequiel 37:27). Por causa de Jesús la puerta al trono de justicia siempre está abierta (Hebreos 4:16). Podemos acercarnos con libertad y confianza (Efesios 3:12)

Dios nos empodera para vencer al enemigo (1 Juan 5:4). Tenemos autoridad sobre enfermedades y demonios (mateo 16:17).  Vivimos bajo su protección divina (Lucas 10:19). Estamos destinados a “reinar en vida” (Romanos 5:17).

Dios nos ofrece su descanso (hebreos 4:10-11). Bajo el viejo pacto era “tienes que hacer, hacer, hacer” bajo el Nuevo Pacto es hecho, hecho, hecho (Juan 19:30). Estamos sentados con Cristo en lugares celestiales (Efesios 2:6)

Dios mismo nos da vida eterna (Romanos 6:23).

La pregunta es ¿Y qué se hace para heredar todas estas bendiciones? Solo confiar en Cristo. Descansa en él. Escoge creer lo que dice la Escritura que él murió por los pecados del mundo, incluyendo los tuyos y resucito victorioso de entre los muertos. Déjale saber a otros que él es tu redentor y Rey.

Si nunca has hecho esto, ¿Por qué no lo haces ahora?


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo. 


Continuar Leyendo

Blogs

“Cuando los padres se insultan, los hijos son los que más pierden”

Jesucristo enseñó que cuando alguien nos da una bofetada en una mejilla, debemos dejar que nos pegue también en la otra.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- En este mensaje tratamos el caso de un hombre que “descargó su conciencia” de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

Mi esposa me acusó de infiel y me golpeó…Yo le juré por la vida de mi hijo que no era cierto, pero ella no me creyó y me sacó de su casa con policías porque ya no dejé que me golpeara.

Yo le dije a mi esposa que no escatimaría nada que estuviera a mi alcance para mi hijo, y ahora he interpuesto una demanda de divorcio. Quiero ser un padre ejemplar, aunque no me repongo todavía. Cada vez que tiene la oportunidad, ella me insulta por las redes sociales y me mortifica diciéndome que soy un cobarde poco hombre, y eso me lastima mucho.

Este es el consejo que le dio mi esposa:

Estimado amigo:

Lamentamos el fracaso de su matrimonio, y sobre todo la manera como sabemos que está afectando a su hijo. De seguro que él ama a su mamá y a su papá, y tiene sentimientos encontrados hacia los dos.

Todo matrimonio consta de dos cónyuges, y cada cual tiene su propia perspectiva de los problemas entre los dos. Si su esposa fuera quien nos contara su caso, los detalles serían diferentes. No tenemos ningún modo de saber por qué llegó la policía y lo sacó a usted de la casa, pero sospechamos que había más detrás de lo que usted describe.

Enseñanza

Tampoco sabemos si los mensajes que le está enviando su esposa los están recibiendo otras personas a través de las redes sociales, o si son mensajes privados sólo para usted.

Es indebido que cualquier persona haga uso de las redes sociales para sacar los trapos sucios al sol, incluso si quien lo hace es una víctima del todo inocente. Así mismo no hay justificación alguna para insultar o menospreciar a alguien enfrente de los demás, ya sea dentro de un grupo o a través de las redes sociales.

Los hijos son los que más pierden cuando sus padres se insultan. Es como jugar “tira y afloja” con el cuerpo del niño en vez de usar una soga. Uno de los dos padres tira para acá, y el otro para allá. ¡Por algo será que el hijo sale lastimado!

Le recomendamos que no responda a los insultos de su esposa ni hable mal de ella a su hijo. Más bien pase por alto las cosas negativas como si ella no se las hubiera dicho, trátela con cortesía y termine la conversación de inmediato cuando ella comience a insultarlo.

Jesucristo enseñó que cuando alguien nos da una bofetada en una mejilla, debemos dejar que nos pegue también en la otra. Esa enseñanza suena ingenua y poco realista, pero Cristo lo dijo para mostrarnos una manera mejor de reaccionar. Le sugerimos que comience ahora mismo a seguir todas las enseñanzas de la Biblia para que pueda evitarle mayores daños a su hijo.

Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. Este caso y este consejo pueden leerse e imprimirse si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: “Casos”, y luego se busca el Caso 467.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo.


Continuar Leyendo

Blogs

¿Cómo deberían ser los líderes de la iglesia del futuro?

Un líder es aquel que lidera con el ejemplo, con humildad, solidaridad y sobre todo, con compasión.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM- A menudo visualizamos cientos de líderes en la iglesia que no cumplen con las cualidades que se requieren para guiar, ayudar, exhortar y corregir.

La mentalidad de un líder siempre debe estar encaminada hacia la verdad, ya que, quien busca la justicia, transparencia y sinceridad, proviene de Dios.

Pero, no todas las personas suelen tienen una mentalidad de progreso o bienestar para los demás.

Un líder es aquel que lidera con el ejemplo, con humildad, solidaridad y sobre todo, con compasión.

Líderes enfocados

Optimista.

Esto me habla de actitud y felicidad. Personas que disfrutan lo que hacen. Dejan la queja de lado. Ven el lado positivo de todas las situaciones y nunca se quejan.

Veraz

Estas personas siempre dicen la verdad y están del lado de la justicia. La honestidad es una de las principales características que todo buen líder debe resaltar en su personalidad.

Esta cualidad trae consigo mayor credibilidad para con los demás.

Idóneo

El líder debe ser una persona estable emocionalmente, capaz de tomar decisiones, en cualquier momento o circunstancia.

Es necesario incorporar esta habilidad para liderar con mayor efectividad.

Decisivo.

Hay muchos más atributos, pero quiera terminar con este: ser decisivos. No solamente saber qué hacer, sino mas bien, tener la seguridad de que estamos haciendo las cosas excelentes.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate de las mejores noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Continuar Leyendo

Más leídas