Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Unas semanas antes de la Navidad del año pasado, Chucho buscó a la pareja de misioneros Ed y Denise Aulie, quienes sirven al Señor en las montañas de Veracruz en México. Preguntó si podía hablar con Ed después del servicio dominical.

Chucho llegó con el corazón quebrantado y arrepentido, con pleno reconocimiento de sus pecados. “Tiene que terminar”, le dijo al pastor Ed. “Quiero estar bien con Dios más que nada”.

Ed y Denise Aulie

Esa noche, el hombre aceptó a Cristo como su Señor y Salvador y nació de nuevo. Unas noches después, Chucho tomó prestada la camioneta Toyota de los misioneros para transportar a su madre y su hermano. Llegó a un lugar donde la carretera estaba bloqueada por narcotraficantes.

Pensando que solo querían robar el vehículo, Chucho se detuvo. Sabía que intentar escapar podía matarlos a todos. Mientras descendía, levantó los brazos y ofreció el camión y sus pertenencias a los hombres.

Chucho fue alcanzado por una ametralladora, con balas que le atravesaron la cabeza y el corazón. “Murió instantáneamente”, informa Denise.

“Chucho creía en la gente. Nunca pensó que esos malos lo iban a matar”, dijo un amigo de Chucho a Ed y Denise.

Error trágico

El misionero Ed descubrió más tarde que el asesinato de Chucho fue un trágico error. “Desde entonces, hemos escuchado que hay otro camión en la montaña como el mío y el dueño es un conocido narcotraficante al que un cartel quería matar. ¡Qué caso más trágico de cambio de identidad!”, lamentó.

Chucho (izquierda) con amigos

“La pérdida es inmensa para nosotros personalmente y para la comunidad. Unos días antes, entregó sinceramente todos los aspectos de su vida a Dios”.

Unas semanas antes del asesinato, el hermano de Chucho, Nazaret, predicó el mensaje del domingo. “Nazaret, un creyente, regresó de la Ciudad de México al confinamiento [pandémico]. Sabía que Dios quería que usara ese tiempo para ayudar a su gran familia más que nunca”. 

“Nazaret estaba en la camioneta esa noche, al igual que su madre ahora en silla de ruedas. Ambos fueron alcanzados por las balas y escucharon los disparos que mataron a su hermano e hijo ”, dijo Ed.

El funeral de Chucho, que dejó un hijo de 9 años, se realizó al aire libre con la presencia de más de mil personas, que abandonaron pueblos y ciudades vecinas. Ed predicó el mensaje basado en el Salmo 90:12.Chucho era camionero y al servicio asistieron cientos de conductores de la región, informó God Reports.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.