Connect with us

Policial/Judicial

China: torturan a sacerdotes para que abandonen su religión

Durante cuatro días, le sometieron a un método de tortura conocido como “agotar un águila”.

Avatar

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM. – Sacerdotes de la diócesis de Mindong, en China, denunciaron ser víctimas de tortura como mecanismo de presión implementado por el gobierno comunista, para que se unan a la Asociación Patriótica Católica China (APCC).

Según lo previsto en las directrices del Vaticano, los sacerdotes y obispos pueden permanecer fuera de la APCC por razones de conciencia, pero el régimen utiliza todos los medios posibles para transformar lo que solía conocerse como la Iglesia católica clandestina.

Secuestran a sacerdote

El dos de abril detuvieron al padre Huang, un sacerdote de la parroquia del poblado de Saiqi, informó Bitter Winter.

Durante cuatro días, le sometieron a un método de tortura conocido como “agotar un águila”. Este método priva a las personas del sueño durante períodos prolongados.

“La residencia del padre Huang estaba siendo vigilada y ese día, aproximadamente a las 4 de la tarde, la policía forzó la puerta y se lo llevó a la fuerza”, denunció un feligrés.

“En la operación participaron más de una docena de personas·, informó

Mecanismos de tortura

Los oficiales de seguridad nacional escoltaron al padre Huang hasta un remoto centro de interrogación secreto y lo confinaron en una pequeña habitación equipada con una cámara de vigilancia.

El sacerdote fue cegado con fuertes luces durante las 24 horas del día, mientras los oficiales se turnaban para vigilarlo, amenazándolo con mantenerlo detenido mientras se negara a unirse a la APCC.

Declaración

El padre Huang solicitó añadir a la solicitud de adhesión a la APCC una declaración que dijera «permanecerá fiel a la doctrina católica». También quería añadir que se unía «con la condición previa de conservar nuestra creencia pura y garantizar nuestra comunión con el papa».

Pero los funcionarios gubernamentales se rehusaron a hacerlo. Argumentaron que según las «leyes y reglamentos nacionales y el liderazgo de la APCC», no se le permitía agregar ninguna condición previa.

Extenuado, firmó…

Luego de cuatro días, exhausto firmó la solicitud. Los oficiales de seguridad nacional lo presionaron para que persuadiera a otros sacerdotes a hacer lo mismo, prometiendo alrededor de 7000 dólares.

“El padre Huang se arrepintió después de haber firmado”, explicó el feligrés.

“Afirmó que no se ‘revolcaría en el pantano de la APCC’, a pesar de haberse unido a ella”.

“Mis superiores afirmaron que debería utilizarse cualquier medio para hacerlo firmar”, afirmó el infiltrado del régimen chino.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas.


 

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    Ok No thanks