Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Martes 16 de Octubre de 2018

Trump da duro golpe a “industria del aborto” y cancela repase de dinero federal

Las clínicas que hacen aborto perdieron financiamiento público

  • Sociedad    
  • 21 may 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Instituciones como Planned Parenthood, la mayor promotora de la agenda abortista en el mundo, fueron duramente afectadas por el gobierno de Donald Trump, que viene anunciando recortes de financiamiento público para ese tipo de actividad. Esto puede ser un golpe mortal en la llamada “industria del aborto”, que se utiliza del discurso de promover “salud pública” para matar a niños en el vientre.

Durante la campaña electoral de 2016, ese antagonismo quedó muy claro cuando Planned Parenthood se involucró en el intento de elegir a la demócrata Hillary Clinton.

Con el apoyo de grupos conservadores y una agenda “pro-vida”, uno de los primeros efectos de las medidas anunciadas por Trump era anunciar un gran recorte de los fondos y las nuevas normas que dificultaban la promoción del aborto .

El movimiento le hizo ganar el premio a la “personalidad Pro-vida del año”. Ahora, el presidente de Estados Unidos va a cortar aún más los fondos para que estas clínicas no ofrezcan o mencionen la posibilidad de realizar el procedimiento de aborto a sus pacientes.

La Planned Parenthood, que dirige una red de clínica de abortos en Estados Unidos y hace un poderoso lobby por la legalización mundial del aborto ante las Naciones Unidas, será la mayor afectada.

La medida de Trump evitará que cerca de 60 millones de dólares sean repasados ​​a la red.

“La propuesta no necesariamente quita los fondos de la Planned Parenthood, siempre y cuando estén dispuestos a desvincular el presupuesto público del aborto como método de planificación familiar”, explicó un funcionario del gobierno Trump a la cadena estadounidense CNN.

“Cualquier beneficiario que realice, apoye o encamine a los pacientes para el aborto tiene una opción: desvincularse del aborto o financiar sus actividades con fondos recaudados en el sector privado.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, afirmó que la propuesta “cumple la promesa de Trump de seguir mejorando la salud de las mujeres y garantizar que los fondos federales no se utilizan para financiar la industria del aborto”.

A pesar del cambio en las leyes el año pasado, impidiendo que el dinero federal financiara directamente procedimientos abortivos, grupos como la Planned Parenthood continuaban beneficiándose del financiamiento público por ofrecer otros servicios, como exámenes anuales o de rutina.

La nueva regla, firmada por Trump, establece que estos servicios deben realizarse en una ubicación diferente y operados por otros funcionarios. Sólo así la institución seguirá recibiendo dinero del gobierno. Sin embargo, ese repaso sólo podría ser utilizado para “servicios no relacionados con el procedimiento abortivo”.

La mayor reacción no vino de las clínicas, sino del partido demócrata. Alegando que Trump no podría “negar el acceso a la salud pública”, un grupo de diputados y gobernadores de 19 estados estadounidenses entraron con un proceso para revertir el cambio en la ley firmada esta semana en la Casa Blanca.

Planned Parenthood, que realiza cerca de 350 mil abortos por año en Estados Unidos, deberá intensificar sus planes de expansión para América Latina. Apoyada por ONGs como las vinculadas a George Soros, su promoción ante la ONU aboga por la enseñanza de “programas de educación sexual” desde la enseñanza fundamental, incluyendo el aborto como “medida anticonceptiva”.

[ Fuente: LifeSite ]