Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Domingo 18 de Noviembre de 2018

Misioneros luchan contra teología de la prosperidad para tratar crisis de VIH en África

Jon Fielder abandonó una carrera prometedora en Estados Unidos para servir como médico misionero en África.

  • Sociedad    
  • 22 may 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

ÁFRICA.- Jon Fielder podría haber tenido un empleo en cualquier lugar. Él se formó con honores en la Baylor College of Medicine e hizo residencia médica en la Universidad Johns Hopkins, donde fue nombrado el mejor pasante de su clase. Fielder estaría “en la cima de su profesión en Estados Unidos”, dijo Mark Gerson, su colega de universidad.

Mark estaba haciendo exactamente eso. Él es co-fundador de una comunidad de aprendizaje de negocios entre profesionales de alto nivel.

Pero en vez de aceptar ofertas de empleo de hospitales y universidades, Fielder estaba reservando su paso de avión a Kenia. Después de la graduación, él fue servir como misionero donde no había suficientes médicos, suministros o financiamiento.

Él trabaja de 10 a 12 horas al día, pasa un año lejos de su novia y se queda de turno en la unidad de terapia intensiva por dos años seguidos sin una pausa ni siquiera. Él trabajó en una farmacia que no mantenía inventario e inició un programa de combate al VIH con empleados que no eran entrenados para ese tipo de atención.

Jon Fielder enfrentó la mayor crisis de salud del mundo, el VIH y el SIDA. Y trabajó a tiempo completo ni un hospital de Malawi, mientras publicaba más de una docena de artículos y resúmenes para revistas médicas, escribiendo un libro sobre cómo lidiar con la tuberculosis en pacientes con VIH (el principal asesino de la mayoría de los pacientes con SIDA), en África.

También inició una fundación que donó millones a otros hospitales carentes en África.

Esta fundación -la African Mission Healthcare Foundation (AMHF) – es quizás el desarrollo más sorprendente de todos. ¿Por qué donde un médico misionero, que pasó toda su carrera a servir a las personas que viven en la pobreza, recibirá millones de dólares para donar?

Predicadores de la prosperidad

En un domingo de marzo de 2001, 161 personas infectadas por el VIH fueron a escuchar al pastor John Nduati. Él los llamó delante de la iglesia y cayeron “como una fila de dominós cuando el pastor los proclamó curados”, relató el New York Times.

Nduati no es el único que ofrece cura espiritual. La Iglesia Cristiana de Dios en África (African carismática Reded Christian Church of God) cuenta a sus 2 millones de miembros que el VIH es un “espíritu demoníaco” que puede ser expulsado. Un pastor de Nairobi conduce a las personas a través de una “cura” pública que incluye quemar sus medicamentos antirretrovirales y pagar al pastor una alta tasa.

Un “profeta” zimbabuense promete curar el VIH a través de sus transmisiones vía satélite. Y en Sudáfrica, un predicador de prosperidad afirma que cura a los miembros de la iglesia del VIH pulverizando insecticida sobre ellos. El efecto puede ser devastador; los antirretrovirales no sólo hacen que los pacientes no controlen la enfermedad, pero también los ponen en riesgo de desarrollar resistencia a los medicamentos.

“Lo tomamos muy en serio”, dijo Fielder. La teología de la prosperidad “no es un pequeño desafío”. Fielder y su equipo monitorean de cerca si los pacientes están llegando para recoger los medicamentos. Y él dice a los infectados: “Dios está trabajando. Él te está curando. Estos medicamentos vinieron de algún lugar, no del diablo. Él refuerza su discurso en Santiago 1:17: “Todo don viene de lo alto, descendiendo del Padre de las luces”.

Pero la mejor respuesta para predicadores de prosperidad ha sido predicadores del Evangelio.

Fielder buscó otros programas de tratamiento y encontró una red de iglesias afiliadas a Compassion International en la región. ¿Cómo estaban buscando personas con VIH y manteniéndolas involucradas? La respuesta: participación comunitaria e implicación pastoral.

El presidente del consejo del hospital de Fielder era el líder de la red de pastores regionales, entonces él invitó a 150 de ellos a un entrenamiento de tres días para aprender sobre la biología básica del VIH, el remedio y la importancia de dedicarse a un tratamiento.

“Esta sesión de entrenamiento fue la iniciativa más importante que ya emprendemos en la comunidad”, dijo Fielder. “Los pastores y las iglesias respondieron maravillosamente. Muchos pacientes remitidos, enviaron casos enfermos en sus propios coches, realizaron grupos de apoyo en sus iglesias y condujeron oraciones y estudios bíblicos en grupos de apoyo.

[ Fuente: THE GOSPEL COALITION ]