Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Jenny Weaver pensó que incursionar en el ocultismo como bruja adolescente sería “divertido”, como veía en las películas. En cambio, el tormento que la siguió a lo largo de su vida se volvió tan insoportable que Jenny quiso morir .

Para Jenny, todo comenzó como un juego sobrenatural. “Estaban pasando cosas. Estaban moviendo cosas ”, dice Jenny. “Subía a un cajón para abrir un cajón y antes de que mi mano siquiera lo tocara, el cajón hacía ‘shhew’ y se abría”.

“Las luces estallaban y se rompían cuando empezábamos a hablar sobre el reino demoníaco, el vidrio caía sobre nosotros”, dice Jenny. Pero finalmente, se convirtió en algo mucho más siniestro.

Jenny creció en la costa del Golfo de Florida con siete hermanos. Su hogar estaba dominado por padres abusivos, que castigaban a la menor falta. No era mucho mejor en su iglesia que no enseñara acerca de un padre amoroso, sino un Dios vengativo y enojado listo para condenar a los pecadores al infierno. 

“Siempre pensé que Dios estaba decepcionado de mí. Dios está molesto”, dice Jenny. “Entonces, estaba realmente llena de vergüenza y condena”.

Luego, su padre se fue, dejando a Jenny de 13 años, a sus hermanos y a su madre en la indigencia. “Entonces, ni siquiera debo ser lo suficientemente digna para ser amada, para ser pensada, para ser cuidada”, decía Jenny. “Ni siquiera deberías estar viva. ¿Por qué estás aquí? pensó. Sería mejor si simplemente que me suicidara”.

Sintiéndose impotente y sin amor, Jenny comenzó a cortarse y a fumar marihuana. Luego vio una película sobre brujas adolescentes que le mostró una forma de hacerse cargo de su vida. Pronto, estaba leyendo libros sobre brujería, Wicca y lo oculto, y probando hechizos con sus amigos.

“La religión Wicca es, ‘Haz lo que quieras, pero no hagas daño a nadie’”, dice Jenny. “Es como, ‘Oh, es la bruja buena’. Sentí que tenía poder”, dice Jenny. “Y, entonces estaba viendo esto como, ‘Oh, esto es lo más asombroso que jamás haya existido’”.

Pero ese poder y control eran solo una ilusión porque la confusión en la casa de Jenny y dentro de ella permanecía. A los 17 años, después de una pelea con su mamá, Jenny se escapó y abandonó la escuela. Rebotando entre las casas de amigos y las casas de drogas en los próximos años, se drogó más fuerte, a veces perdiendo el conocimiento durante días.

“Estaba tan rota y tan herida todo el tiempo, que me involucré en las cosas más locas que puedas imaginar, y simplemente me entregué a mí, me entregué a quien sea, cuando sea, lo que sea”, dice Jenny. “No importaba”.

Luego se mudó con una chica que provenía de una familia de brujas. Su nueva amiga le mostró las cosas que pensaba que eran inofensivas y la diversión le abrió la puerta a un mundo oscuro, siniestro y muy aterrador que Jenny solo pensaba que existían en libros y películas.

“Sientes que los espíritus demoníacos literalmente pasan a tu lado como si un ser humano pasara a tu lado”, dice Jenny. “Tocándote. Raspando la pared. Pasó de, ‘Oh, esto va a ser muy divertido’, a ‘te voy a estrangular hasta que mueras. Voy a quitarte la vida’. Todo el tiempo. Constantemente pasaba atormentada”, dice Jenny.

Aterrorizada, dejó de practicar la brujería, pero su adicción continuaría atormentándola y atormentándola durante los años venideros.

“Yo solo decía, ‘Si me muero ahora, me muero ahora’”, dice Jenny. “Yo-yo solo espero morir. Espero que estas drogas, sean las que me saquen esta vez ‘”.

A los 26 años, vivía con su novio, Stephen, y era irremediablemente adicta a la metanfetamina. Luego quedó embarazada. Un día, sin ver ninguna esperanza para el futuro de ella o de su bebé.

“Caí de rodillas y grité tan fuerte como pude, ‘Dios, ¡ayúdame!’”, dice Jenny. “Y fue como el grito más fuerte y más largo. Recuerdo como gemir, ‘Ohhhh, por favor’. Y no vi un rayo, no vi nada de eso, pero sentí una paz”, dice Jenny. “Y esa fue la primera vez que sentí que el Señor me decía en mi corazón, en mi corazón, ‘Te voy a ayudar. Te voy a ayudar’”.

Jenny dice que la ayuda llegó de una manera inesperada: dos días después fue arrestada, enviada a la cárcel y se le ordenó completar un programa de tratamiento de drogas. Allí, ella comenzó a escuchar acerca de un Dios diferente, un padre celestial que era amoroso, misericordioso y estaba dispuesto a perdonarla a través de su hijo, Jesucristo. Una noche, Jenny susurró una oración.

“Solo lloré y dije: ‘Dios, solo quiero que me ayudes’”, llora Jenny. “Tengo muchas ganas de amar a la gente, pero había mucha dureza. Y solo le pedí al Señor que la tomara. Y dije: ‘Dios, te voy a dar mi vida hoy’ ”, dice Jenny. “Y me entregué al Señor”.

El día de su liberación, Jenny dio a luz a una niña sana, Cameron. Más tarde, Stephen también se limpió y aceptó a Cristo, y la pareja se casó en 2013. Pero, una parte del pasado de Jenny no se soltaba y, durante unos años, todavía sintió una presencia oscura en su vida. Luego, en un servicio de liberación en la iglesia, una mujer la guió en oración para que renunciara a la brujería.

“Yo decía, ‘Renuncio’, y si intentaba decirlo al principio, era como ‘Wwww’ y no me dejaban”, dice Jenny. “Era como si mi boca estuviera, ni siquiera podía entender las palabras, y ellos decían, ‘Rrrr, no nos vamos, no nos vamos, no’. Y maldecían y escupían”, dice Jenny. “Fue muy, muy, muy loco”.

“Sabía que había una liberación”, dice Jenny. “Me di cuenta, podía sentirlo. Yo sabía. Yo estaba como, ‘Está bien, soy libre. Se fueron. Se fueron.’ Y yo solo dije: ‘Gracias, Jesús. Gracias, Jesús ‘”, dice Jenny. Jenny Weaver ahora es ministra y líder de adoración. Puedes encontrar sus videos aquí.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.