Connect with us

Blogs

¿Es pecado que un cristiano tome cerveza o vino?

Durante más de 10 años he tenido que informar a la comunidad cristiana latina de muchas iglesias abriendo pequeños bares en tus templos para tomar cerveza…

Ninro Ruíz Peña

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM. – Un vagabundo fue llevado delante de un tribunal en París, acusado de ebriedad y de cometer desorden en la vía pública: se defendió diciendo que él era borracho por causa del gobierno; y cuando le pidieron que explicara contó una historia que se publicó en un periódico:

Sacó tres cajas de fósforos (la manufactura de fósforos es un monopolio del gobierno de Francia), y leyó los lemas que había escritos en las cajas: ‘El vino es la fortaleza de los valientes y la salud de los fuertes.’ ‘Una comida sin vino es como un día sin sol’. ‘El buen vino consigue buenos amigos!’.

El acusado dijo que él no era responsable por haber estado ebrio, porque nunca hubiera tomado vino si no hubiese leído aquellos anuncios que el mismo gobierno publicaba, los cuales lo convencieron de que era bueno beber, y esto le había ocasionado el vicio del alcohol.

Durante más de 10 años he tenido que informar a la comunidad cristiana latina de muchas iglesias abriendo pequeños bares en tus templos para tomar cerveza para relajarse e inclusive para estudiar la Biblia en grupo.

La Biblia no habla de cerveza específicamente sino de vino, pero el centro de todo es el alcohol, hay pasajes donde se prohíbe y otros parece que a uno lo invitan a tomar y alegrarse por ello.

Sacerdotes levitas

Y Jehová habló a Aarón, diciendo: Tú, y tus hijos contigo, no beberéis vino ni sidra cuando entréis en el tabernáculo de reunión, para que no muráis; estatuto perpetuo será para vuestras generaciones, para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio, y para enseñar a los hijos de Israel todos los estatutos que Jehová les ha dicho por medio de Moisés, Levítico 10:8-11.

Este pasaje indica que ningún sacerdote levita podía realizar sus funciones alcoholizado, porque era castigado con la muerte, esta orden viene después que Nadab y Abiú pecaron contra Dios al ofrecer fuego extraño en el tabernáculo, por lo que murieron inmediatamente. 

Voy a decir algo obvio, uno no se embriaga de un solo tajo, pero tiene un inicio, y estos dos hijos de Aaron sabían que entraban a un lugar santo. Cuando Nadab y Abiú iban a beber alcohol, ¿ya tenían planeado lo que iban hacer en el tabernáculo y que eso los iba a poner en riesgo de muerte? Creo que no.

Ellos creían que beber moderadamente no podía llevarlos a embriagarse, pero muy tarde se dieron cuenta de ello, porque se habían emborrachado y ya no podían “discernir entre lo santo y lo profano”, entre lo “inmundo y lo limpio”, por tal razón fueron destruidos.

Nazareos

Habla a los hijos de Israel y diles: El hombre o la mujer que se apartare haciendo voto de nazareo, para dedicarse a Jehová, se abstendrá de vino y de sidra; no beberá vinagre de vino, ni vinagre de sidra, ni beberá ningún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas, Números 6:2-3.

Los nazareos también tenían prohibido tomar alcohol, por su dedicación a Dios, esto significaba apartarse para el Señor, pero por un determinado tiempo no para siempre, lo que me llama la atención, es que el consumir el licor aunque en pocas cantidades les impedía la consagración.

Advertencia

El vino produce burlones; la bebida alcohólica lleva a la pelea. Los que se dejan llevar por la bebida no pueden ser sabios, Proverbios 20:1.

Es muy cierto, la Biblia no dice literalmente que “beber vino es pecado”, porque la Santa Cena donde se sirve vino promovería el pecar, pero todos sabemos que no consiste en ello, y nadie la toma porque busca para disfrutar de una copa.

Aunque nadie se emborracha tomando una copa, muchos podrían hacerlo diario sin llegar a emborracharse, pero ¿acaso no sería ese un riesgo de caer poco a poco en una adicción por tomarse un copita diario y finalmente terminar borracho?

No hay ninguna duda que a todos nos es permitido echarnos unos tragos de licor sin caer en la embriaguez, pero ¿realmente eso nos favorece y nos edifica?: “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica”, 1 Corintios 10:23.

¿Alcohol en términos positivos?

Eclesiastés 9:7 instruye “bebe tu vino con alegre corazón”. El Salmo 104:14-15 dice que Dios da vino “que alegra el corazón del hombre”. Amós 9:14 nos invita a que bebamos vino de nuestra propia viña como una señal de la bendición de Dios.

A simple vista estos versos de la Biblia no impulsan la embriaguez sino el disfrute del vino con moderación ¿Ustedes se preguntarán, pero eso no es incitar a caer en la borrachera?

Desde el punto de vista de nuestra cultura, diría que promover tomar vino, cerveza o licor con moderación, no es común en nuestra sociedad y tampoco entre la comunidad evangélica más conservadora. Sin embargo, en el contexto cultural judío era natural beber vino.

“El vino -yayín- era parte esencial de las libaciones u ofrendas derramadas a Yahvé (Lv. 23:13; Nm. 15:5). Bebido con moderación, «alegra el corazón del hombre» (Sal. 104:15); en un atrevido antropomorfismo se dice que «que alegra a Dios y a los hombres» (Jue. 9:13)2, Alfonso Ropero, Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia.  

En la época patriarcal, la comida consistía básicamente en pan, productos lácteos, carne y miel. El vino era la bebida más común.  

El vino era la bebida más natural y más segura porque a menudo se sospechaba de los suministros de agua. Solo parte del vino se utilizaba para beber.

Las Escrituras condenan la borrachera y los excesos, pero describen el vino como parte de la comida típica antigua, Diccionario Bíblico Ilustrado Holman.

“En círculos extremadamente conservadores, que podemos apellidar «puritanos», todo cuanto tiene que ver con el alcohol es anatema. Pero, ¿es eso lo que enseña la Palabra de Dios? Basta con abrir una buena Concordancia para ver que la Biblia no prohíbe el uso, sino el abuso del vino”, Francisco Lacueva, Diccionario Teológico Ilustrado.

Jesús, Pablo y Timoteo

Con respecto a Jesús en las bodas de Caná en una ocasión le preguntaron a mi cuñado que si la Biblia prohibía no tomar alcohol ¿por qué Cristo había ingerido vino en las Bodas de Caná? A muchos creyentes nuevos esta pregunta los tumba y no saben qué responder.

Como lo mencionamos el vino era una bebida común en la cultura judía y no iba a faltar en una fiesta, el Maestro lo hizo con moderación sabiendo el mismo que la prohibición era el exceso.

 Ahora cuando él convirtió el agua en vino, a mí me hubiera encantado degustar una copa con mi Señor porque ese vino no era producto de una fermentación sino de un milagro, Jesús hizo lo que no era, que dichosos fueron los que disfrutaron de ese prodigio único.

Cuando Pablo aconsejó a su discípulo y pastor Timoteo: “Ya no bebas agua, sino usa un poco de vino a causa de tu estómago y de tus frecuentes casos de enfermedad”. (1 Timoteo 5:23.), no le decía tienes permiso para emborracharte, la recomendación era medicinal y limitada.

El Diccionario Bíblico Ilustrado Holman dice que “generalmente se consideraba que el vino tenía valor medicinal. Una de sus aplicaciones consistía en aliviar dolor, malestar y para aliviar desórdenes estomacales e intestinales y para tratar otros problemas físicos. La cerveza era utilizada especialmente por los babilonios como ingrediente en varias medicinas”.

Recomendaciones finales

Yo podría estar muy inspirado escribiendo este estudio bíblico con un par de cervecitas bien heladas o con una botella de vino tinto, pero si me vieran lo que están en contra de tomar licor sabiendo que no es pecado y que lo hago sin embriagarme y existiera la Santa Inquisición, ya me hubieran llevado a la hoguera.

Los que me conocen, en mi vida pasada nunca fui un alcohólico y si probé el ron, la cerveza, el vino y en unas ocasiones me emborraché por vagancia, pero a pesar que sé esta verdad, desde que dejé eso no he vuelto a tomar excepto en la Santa Cena, porque no hay de otra.

Si tú antes de convertirte al cristianismo eras alcohólico y te costó mucho salir de esa adicción, creo que no sería buena idea dar una probaditas de licor, podrías caer nuevamente y fortalecer o alimentar esa debilidad en ti.

Vale destacar que hay muchos hermanos que no asimilan esta verdad porque aun lo siguen viendo como pecado tomarse un trago de licor, yo no los voy a forzar a cambiar de opinión, es más redacté este estudio para revelarte esa verdad, pero aun así yo no tomo nada de alcohol.

Además, reconozco que la Biblia también dice: “Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles”, 1 Corintios 8: 9.

Cabe destacar que cuando vayas a tomar alcohol también deberías pensar: ¿Tengo suficiente autodominio para no beber más de la cuenta?, porque esta libertad de beber con moderación sin embriagarse, es un arma de doble filo.

Tomarse una cervecita es fácil mucha gente lo hace pero ser lleno del Espíritu Santo no es una obra de la carne sino del espíritu, y las multitudes no lo buscan pero ese debe ser el anhelo y la meta diaria de todo cristiano

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.

Efesios 5: 18.

Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Por Nínro Ruíz Peña – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Comunicador Social con especialidad en Radio y Televisión. Diplomado en Teología por el Seminario Teológico de Nicaragua. Diez años de experiencia en periodismo cristiano. Manejo de Redes Sociales y SEO. Periodismo Digital. Actualmente supervisor de edición en NoticiaCristiana.com.

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    OK No thanks