Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Jesús enseñó a sus discípulos a orar: “Danos hoy nuestro pan de cada día” (Mateo 6:11) o “Danos cada día nuestro pan” (Lucas 11: 3). Esto plantea preguntas como: ¿Quiere Dios que vivamos perpetuamente al día? ¿Debemos simplemente esperar a que Él nos dé nuestro sustento?

Esta es una pregunta muy práctica para muchos de nosotros. Muchos de nosotros, sospecho, no hemos encontrado la carrera que nos hicieron esperar en la vida. Los bloqueos, la inflación y otros factores parecen obligarnos a vivir de sueldo a sueldo. ¿Está mal que tengamos esperanza y oremos por algo más que cubrir los gastos diarios?

Si bien debemos orar por el pan de cada día, detenernos allí no parece prudente. La esposa ideal, según Proverbios, “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe del tiempo por venir.” (31:25). 

Salomón advierte sobre consumir demasiado en lugar de guardar algo para más tarde: “El que ama los placeres será pobre; el que ama el vino y el aceite no se enriquecerá», (Proverbios 21:17). Se elogia a la hormiga por parecer que recoge el pan mientras está disponible y lo guarda para más tarde (Proverbios 6: 8).

Una historia en la Biblia parece especialmente esclarecedora sobre cómo debemos pensar en el pan de cada día: el Libro de Rut. Esa historia tiene que ver con el pan. Una familia israelí, una pareja con sus dos hijos, deja su hogar en la región de Belén (literalmente: “casa del pan”) para ir a buscar fortuna en Moab. 

Como se revela más adelante, para hacer posible esta reubicación, tuvieron que vender sus campos a compradores fuera de su familia extendida. La razón de la medida es básica: Israel está sufriendo una hambruna. Belén no está a la altura de su nombre, por lo que están tratando de ganarse la vida en otra parte.

Años después

En la década siguiente, ambos hijos se casan con mujeres no israelitas, pero luego mueren los tres hombres de la familia. La esposa y madre de los fallecidos Naomi, se queda sin nadie que la ayude a mantenerse y sin ninguna esperanza de futuro. 

Ella les dice a las viudas de sus dos hijos que regresen a las casas de sus padres con la esperanza de volver a casarse y formar familias. Una lo hace, pero la otra, Ruth, se niega rotundamente:

“No me instes a que te deje o que vuelva de seguirte. Porque adonde tú vayas, iré yo, y donde tú te alojes, yo me alojaré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú mueras, yo moriré, y allí seré enterrado. Que el señor me haga así y más también si algo que no sea la muerte me separe de ti”, (Rut 1: 16-17).

Así que Noemí y Rut regresan a un futuro terrible de trabajo de subsistencia y pobreza. Belén ahora está prosperando, pero la tierra que una vez poseyó su familia no está disponible para ellos. 

Noemí afirma enfáticamente que Dios la ha arruinado. Si bien estoy seguro de que la presencia de Rut la reconfortó, probablemente a Noemí le dolió ver a su nuera compartir su pobreza y miseria.

Búsqueda del pan de cada día

Todo cambió cuando Rut buscó el pan de cada día: “Rut le dijo a Noemí: ‘Déjame ir al campo y recogeré espigas en pos de aquel a cuyos ojos hallaré gracia’. Y ella le dijo: ‘Ve, hija mía’ ”(Rut 2: 2).

Espigar era una institución en Israel que se suponía que ayudaría a los israelitas pobres y a los refugiados extranjeros (Deuteronomio 24: 19-22). Implicaba un duro trabajo, porque para espigar básicamente trabajabas como recolector para una comida o dos.

“Entonces ella partió y fue y espigó en el campo tras los segadores, y llegó a la parte del campo que pertenecía a Booz, el cual era de la familia de Elimelec” (Rut 2: 3).

Esa decisión “casual” de entrar en el campo de Booz cambió la vida de ella y la de Noemí. Booz quedó impresionado con Rut y se aseguró de que su trabajo en el campo fuera recompensado con una cantidad sustancial de grano. 

Tan pronto como le llevó los granos del día a su suegra, Noemí preguntó qué propietario le había mostrado tanta amabilidad. Y cuando Rut se lo contó, la respuesta fue dramática: «¡Bendito sea el Señor, cuya bondad no ha abandonado a los vivos ni a los muertos!» (Rut 2:20)

Noemí más tarde trama un plan para que Booz se case con Rut y redima su tierra para que el primogénito de Rut la herede. Pero nada de ese gran y próspero futuro hubiera sucedido si Rut no hubiera estado dispuesta a orar y trabajar por nada más que el pan de cada día.

Conclusión

A nadie le gusta trabajar solo para mantenerse a flote y poner comida en la mesa. Pero nunca se sabe a dónde puede llevar eso eventualmente. Dios quiere que oremos y trabajemos por el pan de cada día, pero también quiere que tengamos esperanza y oremos para que nos lleve a algo mejor.

Ciertamente, es más probable que conduzca a algo mejor que lo que sucederá si se queda en casa y no hace nada.

Te podría interesar

¿Si algún cristiano que se suicida se iría al cielo?

Pastora Ingrid Duque: “Si tocan mis pies y dan 100 dólares serán sanados”

Parlamentarios de Israel discuten preparación para acceso al Tercer Templo

La intrigante respuesta que dio Stephen Hawking cuando se le preguntó ‘¿Crees en Dios?’

Cuestionan a Dante Gebel por su prédica “La Iglesia de Madagascar”

El hijo del presidente de Argentina se identificará legalmente como no binario


Escrito por Mark Horne quien se ha desempeñado como pastor y ha trabajado como escritor. Es el autor de «La victoria según Marcos: Una exposición del segundo evangelio»,Además, es el Director Ejecutivo de Logo Sapiens Communications y el escritor de SolomonSays.net.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.


close

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial de NoticiaCristiana.com en tu bandeja de entrada, todos los días.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.