Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Descubrimientos

Arqueólogos creen haber hallado primer altar judío en la Tierra Prometida

La estructura en lo alto del monte Ebal es citada en los libros de Deuteronomio y Josué

Publicado

en

CISJORDANIA. – Zvi Koenigsberg no es un arqueólogo con formación académica, pero declaró haber realizado uno de los más descubrimientos del último siglo: el primer altar construido por los hebreos en la Tierra Prometida. La estructura rectangular de nueve por siete metros está en lo alto del antiguo monte Ebal.

A principios de los años 1980, él y Adam Zertal, que en la época era un estudiante de arqueología, querían divulgar al mundo lo que encontraron en lo alto del monte hoy llamado Jebel Eslamiyeh, situado en la parte norte de Cisjordania, cerca de la ciudad bíblica de Siquém, actualmente la ciudad palestina de Naplusa.

Zertal, que falleció en 2015, había descubierto las ruinas y logró excavarlas, incluso enfrentando barreras por estar en territorio de la Autoridad Palestina. Conocido como El-Burnat, “el sombrero”, en árabe, el monte de piedras se encuentra en un anfiteatro natural, 880 metros sobre el nivel del mar, y 60 metros bajo la cima del monte.

La estructura fue erguida con piedras “no trabajadas”. Sus paredes internas fueron diseñadas para que las personas pudieran caminar sobre la estructura. Una rampa de siete metros, con inclinación de 22 grados, lleva hasta la cima de la estructura. Existía una gran cantidad de pedazos de cerámica alrededor de las ruinas. Ellos datan del mismo período: el inicio de la Edad del Hierro, aproximadamente en el año 1250 a.C. todo esto está en armonía con la descripción de Deuteronomio 27: 4-5.

Aunque Zertal creía que la Biblia estaba llena de “mitos”, Koenigsberg, que es judío practicante, apuntó que aquella estructura se asemejaba con la descripción del altar del Segundo Templo en Jerusalén. Él incluso presentó al colega un antiguo libro rabínico, que contenía un diseño casi idéntico al esbozo hecho por Zertal.

Otros aspectos de la excavación confirmaban que éste era el lugar de un altar judío. Entre las piedras había vestigios de una gran cantidad de cenizas y más de 3.000 huesos de animales. Un estudio mostró que los huesos habían sido quemados por el fuego, siendo de ganado, ovejas y cabras con cerca de un año de edad. Esto muestra que serían de animales sacrificados de acuerdo con la ley levítica. Toda la estructura fue destruida intencionalmente alrededor de 1140 a.C., cuando el tabernáculo estaba en Silo, al sur del monte.

Batalla académica

Los descubrimientos de Zertal fueron cuestionados por otros arqueólogos más experimentados y se convirtió en una figura rechazada en el mundo académico. “Tuvimos embates difíciles con académicos que se rehusaron a aceptar que él había encontrado el altar de la época de Josué”, recuerda Kroenigsberg. Fueron ocho años de excavaciones y Zertal murió sin tener su trabajo reconocido.

El Dr. Yitzhaki Paz, arqueólogo jefe de la Autoridad de Antigüedades de Israel, se negó a reconocer el trabajo de Zertal.

“Hay una hipótesis de que esas ruinas sean la base de una torre de guardia. En cualquier caso, la arqueología no es una ciencia exacta, y no hay como probar el 100% la conexión entre este sitio arqueológico y el altar edificado por Josué “, declaró.

En el artículo científico en que publicó sus descubrimientos, en la revista Biblical Archaeology Review, la más respetada en el segmento, Zertal aseguraba que ese no era sólo un antiguo altar israelí, sino uno descrito en detalle dos veces en la Biblia [Dt 27: 4-5 y Js 8: 30-31]”.

Hablando a Breaking Israel News, Koenigsberg dice que es incomprensible porque, incluso después de tantos años, otros arqueólogos se niegan a ver lo obvio y ni siquiera realizan sus propias excavaciones en el lugar para apuntar lo que sería esa estructura.

Le puede interesar: Evangélicos temen que nuevas políticas pro-LGBT “censuren predicación del evangelio”

Fuente: Breaking Israel News 

Continuar Leyendo
Advertisement

Descubrimientos

Investigadores dicen haber encontrado ruta usada por Moisés en el Éxodo

Ruta pasaría por Arabia Saudita, confirmando una antigua teoría.

Publicado

en

ARABIA SAUDITA. – Especialistas de la Fundación de Investigación Doubting Thomas (Tomas, el Incrédulo en traducción libre), hace años hace estudios históricos investigando la evidencia de los relatos bíblicos. Ellos creen que finalmente descubrieron evidencias del camino recorrido durante el Éxodo de los judíos de Egipto a la Tierra Prometida.

Liderados por Ryan Mauro, viajaron a Arabia Saudita tres veces, recogiendo datos y haciendo registros en un lugar que tiene acceso restringido, pero que ha sido señalado hace décadas como la verdadera ubicación del Monte Sinaí.

“Lo que encontré allí fue simplemente increíble. Yo no podía creer que había todas esas evidencias del Éxodo y casi nadie fuera de esa región era consciente de ello”, explicó Mauro, que es cineasta.

El Libro de Éxodo habla sobre la salida de los judíos de la esclavitud en Egipto, el cruce del Mar Rojo y su viaje por el desierto. Uno de los lugares más significativos en la narrativa es el Monte Sinaí, donde Moisés recibió los diez mandamientos.

Históricamente, la ubicación de este monte se asocia con la península del Sinaí, en Egipto. Cada año miles de peregrinos lo escalan para visitar lo que se cree que es el lugar donde Dios se reveló por primera vez a Moisés.

Sin embargo, hay varios estudiosos que apuntaban a Jabal al Iawz, conocido como “otro monte Sinai”, ubicado a más de 160 kilómetros al este del golfo de Aqaba, que separa la península del Sinaí de Arabia Saudita.

Posible trayectoria del Pueblo de Israel

Hipótesis de la posible trayectoria de Israel

“Después de tres viajes a Arabia Saudita, estoy plenamente convencido de que los judíos entraron en la antigua tierra de Madián cuando huyeron de la esclavitud en Egipto”, destaca Mauro, informando que existen pruebas de que Moisés condujo al pueblo a través del golfo de Aqaba, al este de la península del Sinaí. En ese lugar, la travesía tendría unos 12 kilómetros de ancho, con una profundidad superficial de apenas 33 metros.

“Tomará algún tiempo para traer esa teoría alternativa a la historiografía tradicional, pero creo que nuestro trabajo va a cambiar seriamente el escenario sobre ese asunto”, defiende el estudioso.

Él está relanzando un documental titulado “Encontrando la Montaña de Moisés”, donde mostraría “evidencias arqueológicas innegables” de su ubicación en Arabia Saudita.

Sin embargo, “No hay evidencia histórica, geográfica, arqueológica o bíblica creíble para la tesis de que el Monte Sinaí se encuentra en Jabal al-Lawz en Arabia Saudita”, dijo el investigador creacionista Gordon Franz.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COMDAILY STAR – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Descubrimientos

Científicos recrean Santa Cena de Jesús y revelan secretos

En la tradición cristiana, es más que el sitio de la Última Cena. También fue el salón donde los primeros creyentes encontraron al Espíritu Santo en el día de Pentecostés.

Publicado

en

ISRAEL. – Un equipo internacional de científicos pudo recrear digitalmente el edificio del Cenáculo, como el lugar de la última cena de Jesús con sus discípulos antes de su captura y crucifixión.

Dado que el interior de la construcción de dos pisos, que se ubica en el monte Sion en Jerusalén, está mal iluminado, los arqueólogos utilizaron láseres y métodos de fotografía avanzados, lo que permitió captar hasta los más minúsculos detalles del interior. “De repente, con esta avanzada tecnología, las piedras empezaron a hablarnos”, dijo Amit Re’em, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Los datos obtenidos en el curso del estudio arrojan la luz sobre algunos aspectos teológicos de la época de las Cruzadas, cuando fue construido el Cenáculo actual.

Así, se identificaron los signos conocidos como ‘Agnus Dei’ —cordero que representa a Cristo—, y el ‘Leon de Judá’, símbolo de la tribu del antiguo rey israelí David, al que se le atribuye la tumba en el primer piso del edificio.

Los petróglifos “entregan el mensaje (…) de Cristo como Mesías, como victorioso, como víctima, y el león, el león es un símbolo de la dinastía Davídica. Ambos se combinan en esta sala”, explicó Re’em.

Además de indagar en los motivos medievales, los científicos pudieron llegar al fondo de la compleja historia de la construcción. “Conseguimos entender las diferentes fases del edificio. Logramos responder quién lo construyó y cuándo”, afirmó Re’em.

Miles de turistas cristianos van cada año para visitar la posible ubicación de la Última Cena. La tradición judía dice que fue construida sobre el sitio donde el rey David fue enterrado.

En la tradición cristiana, es más que el sitio de la Última Cena. También fue el salón donde los primeros creyentes encontraron al Espíritu Santo en el día de Pentecostés.

La historia temprana del sitio es incierta, pero los eruditos creen que el salón lleno de arcos fue construido por los cruzados hace 800 años sobre los restos de una antigua iglesia bizantina. También creen que los primeros cristianos judíos adoraban allí.

El edificio fue renovado a su forma actual en 1335 por los monjes franciscanos.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – REUTERS – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Descubrimientos

Descubren sello que menciona al rey Josías citado en la Biblia

El sello habría sido utilizado para firmar cartas. Fue encontrada con otra bulla en el Parque Nacional de la Ciudad de David en Jerusalén.

Publicado

en

JERUSALÉN, ISRAEL. – Los arqueólogos en Jerusalén han descubierto un sello de arcilla de 2.600 años de antigüedad que creen que pertenecía a Nathan-Melech, quien se menciona en 2 Reyes y fue un sirviente del rey Josías.

El sello de arcilla, llamada “bulla”, mide aproximadamente un centímetro (cuatro décimas de pulgada) y se lee en hebreo”, (perteneciente) a Nathan-Melech, Siervo del Rey”. 

Es la primera evidencia arqueológica del nombre bíblico de Nathan-Melech, según un comunicado de prensa de la Ciudad de David. Se le menciona en 2 Reyes 23:11 en el contexto del Rey Josías que renueva el pacto con Dios.

“Ya que no se menciona con su apellido, solo [su] primer nombre, podemos entender que era una persona muy famosa aquí en Jerusalén a mediados del siglo VII [a.C.], la época del Rey Josías”, dijo Anat Mender-Geberovich de la Universidad Hebrea.

Una persona conocida, dijo, no necesita enumerar el linaje familiar.

El sello habría sido utilizado para firmar cartas. Fue encontrada con otra bulla en el Parque Nacional de la Ciudad de David en Jerusalén.

Significativamente, las bullas fueron descubiertas dentro de un antiguo edificio que los arqueólogos dicen que fue destruido cuando los babilonios conquistaron Jerusalén.

“En el edificio se descubrieron grandes escombros de piedra, vigas de madera quemadas y numerosos fragmentos de cerámica calcinada, todo indica que habían sobrevivido a un inmenso incendio”, dijo el comunicado de prensa.

Josías fue uno de los reyes piadosos o “buenos” de Judá mucho después de que David y Salomón y después de que el reino fue dividido. Josías se convirtió en rey a los ocho años y destruyó ídolos, lo que llevó a la gente a arrepentirse de sus pecados. Fue durante su tiempo que se encontró un rollo que contenía la Palabra de Dios.

2 Reyes 23:11 dice de Josías: “Quitó también los caballos que los reyes de Judá habían dedicado al sol a la entrada del templo de Jehová, junto a la cámara de Natán-melec eunuco, el cual tenía a su cargo los ejidos; y quemó al fuego los carros del sol”.

Mender-Geberovich dijo que ella cree que es el Nathan-Melech de la Biblia porque el nombre es raro, la bulla es del período de tiempo correcto y enumera su título (servidor).

Yuval Gadot de la Universidad de Tel Aviv y Yiftah Shalev de la Autoridad de Antigüedades de Israel dijeron en un comunicado conjunto que el descubrimiento de las bullas es “emocionante” porque se encontraron en una excavación y no en el mercado de antigüedades, que puede contener falsificaciones.

“Estos artefactos atestiguan el sistema de administración altamente desarrollado en el Reino de Judá y agregan información considerable a nuestro entendimiento del estado económico de Jerusalén y su sistema administrativo durante el período del Primer Templo, así como información personal sobre los funcionarios más cercanos del rey y Administradores que vivían y trabajaban en la ciudad”.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COMCHRISTIAN HEADLINES – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.

Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas