Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Fue uno de los eventos más horribles de la historia del Líbano. El verano pasado, una gran explosión en el puerto de la ciudad convirtió gran parte del centro en escombros y dejó más de 200 muertos y miles de heridos. Ese día, un pastor local escuchó la voz del Espíritu Santo y salvó muchas vidas. Pero ese fue solo el comienzo de los milagros. 

“Sentí que algo malo iba a suceder”

El pastor Said Deeb, de la iglesia Life Center de Beirut, contó a CBN News cómo le sobrevino un sentimiento extraño el día de la explosión. “Me sentía ansioso, no sé qué le pasó a mi corazón, no me sentía a gusto, no sé cómo explicarlo, sentí que algo iba a pasar, algo malo iba a pasar”, Deeb explicó. 

Esa inquietud llevó al pastor Deeb a enviar a su personal de 34 personas a casa y cancelar las clases de Biblia para más de 200 niños. 

“Como si el Espíritu Santo dijera: ¡Ve! ¡Ve! ¡Ve!”

“Era como si el Espíritu Santo dijera: ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos! Así que estaba diciendo que todos nos fuéramos a casa, apaguen las computadoras, obligándolos a irse, los estaba obligando y ellos dijeron que están cocinando, cocinando comida para los refugiados y para los pobres y dije: “hoy cancelen todo”, póngalo en el refrigerador. Ellos pensaban que había perdido la cabeza pero no sabían y yo no sabía que era el impulso del Espíritu Santo”, exclamó Deeb. .

Luego, poco después de las 6 pm del 4 de agosto de 2020, sucedió lo impensable: sin previo aviso, explotó una gran cantidad de nitrato de amonio almacenado en el puerto de Beirut, posiblemente provocado por un incendio en un almacén, aunque la causa exacta aún está bajo investigación. 

Las ondas de choque dañaron edificios y carreteras y rompieron cristales por millas en la ciudad densamente poblada. Cuando terminó, más de 200 personas murieron, más de 7.000 resultaron heridas y 300.000 quedaron sin hogar.

“Y pensé que este era el final, este es el final, pero el Señor tiene otro plan, tiene otro plan”, dijo Deeb. 

Ubicada a solo una milla del epicentro, la iglesia Life Center de 4,000 metros cuadrados del pastor Deeb sufrió grandes daños. “Y ahora todo lo que construí en 12 años lo vi destruido en el piso, todos los techos en el piso, todas las lámparas, todos los cuadros, todas las puertas, puertas sin marcos, vidrios por todas partes … es horrible … yo estaba llorando”, recordó Deeb.

El segundo milagro 

Esto llevó a la desesperación de la gente de Beirut, ya que carecían de las necesidades básicas de comida, refugio y agua. Aunque enfrentaban una gran necesidad, Life Center Church se acercó para ayudar a tantas víctimas como fuera posible. 

El pastor Deeb dice que fue entonces cuando ocurrió otro milagro. Le contó a CBN News su historia de cómo escuchó la voz del Espíritu Santo. La entrevista se vio en todo el mundo y el alivio comenzó a llegar. 

“¡Alabado sea Dios, hemos podido hacer que The Life Center vuelva a su estado normal e incluso mejor!” dijo Deeb. “[Y estamos] libres de deudas, ya no tenemos deudas, y con los fondos adicionales que obtuvimos, pudimos ayudar a 800 familias afectadas, dándoles comida, todos los meses con paquetes de comida, así que desde el primer día, hemos estado regalando comida con el poco dinero que teníamos y el Señor siguió enviando, enviando, enviando”, dijo Deeb. 

“¡Veo a la gente venir a Jesús como nunca antes!”

Dice que, a pesar del horror de esa explosión mortal, Dios está trayendo algo bueno de las cenizas. “Veo que la gente se acerca a Jesús como nunca antes, ¡nunca! y un gran número de sacerdotes que vienen a la fe, un gran número de sacerdotes que vienen al bautismo del Espíritu Santo con las señales y los prodigios así que es el momento del Líbano”, dijo Deeb.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.