Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Jason Rangel es un ex drogadicto que estuvo a punto de suicidarse. Pero en el momento que lo iba a hacer escuchó a Dios hablarle al oído, a partir de ese momento su cambió su vida por completo.

Rangel creció con una mala referencia familiar, su padre era violento y drogadicto. Comentó que una vez tuvo que llamar a la policía. “Vi que mi padre no estaba en sus cabales, tenía miedo. Además mi padre estuvo en prisión cuando yo era adolescente. Recuerdo que no lo tenía a mi lado cuando lo necesitaba”, informa God Reports.

A los 20 años, Jason comenzó a satisfacer su necesidad de afecto saliendo con chicas. “Realmente me volví activo al sexo. Realmente no podía tener suficiente. Estaba teniendo sexo con mi primera novia, y pasé a la siguiente y a la siguiente”, dijo.

Tiempo después el joven se casó y tuvo 2 hijos, pese a eso seguía teniendo relaciones con otras mujeres. Debido a las infidelidades al tiempo su esposa lo dejó y se fue a California con los niños. 

Ingreso al mundo de las drogas

Después de perder a su familia, Jason comenzó a consumir drogas bajo la influencia de un compañero de trabajo. “La pérdida de mis hijos me afectó negativamente. Estaba luchando por lidiar con esto. Estaba fuera de control”, explicó.

Jason se volvió a casar y tuvo 2 hijos más. Pero la nueva familia no lo convirtió en un hombre nuevo, siguió repitiendo los mismos errores de su padre. “Pensé que tenía derecho a beber, consumir drogas y ser infiel. Fue una reacción en cadena que empeoró con los años ”, señaló.

Poco después, su esposa le solicitó el divorcio y se fue con sus hijos. Jason había cometido el mismo error 2 veces y estaba solo de nuevo. 

“Fue realmente difícil. Me sentía inútil. Cada vez que consumía drogas, pensaba en mis fracasos de la adolescencia. Fue como un ciclo interminable de dolor, dolor y desesperación. Sentí que mi vida había terminado. no quería vivir más”, afirmó.

Dios entra a su vida en el momento justo

Pero antes de que Jason pudiera suicidarse, Dios intervino y tocó su corazón. “Recuerdo estar sentado en mi coche pensando en suicidarme. Pero por alguna razón, Dios me habló allí mismo, Él me salvó. Me abrió la mente, durante cinco segundos vi las cosas como realmente eran. Y sentí en mi corazón un sentimiento de esperanza”, expresó.

Y por primera vez en años, arrepentido oró al Señor: “Dios, lamento todo lo que he hecho. Lamento haber lastimado a mi familia. Lamento no haberte dado mi vida”, exclamó.

“Le devolví mi vida a Dios”, testificó Jason. Comenzó una nueva vida con Cristo y se transformó en un nuevo hombre, liberado de las drogas y la adicción al sexo. Jason finalmente encontró en Dios el amor y la alegría que estaba buscando. Ya como un hombre nuevo pudo volver a tener contacto con sus hijos.

“Una vez que pones a Dios en tu corazón y le pides que resida allí, te quita todo el vacío que sientes. Definitivamente lo hizo por mí. Me dio esperanza”, concluyó Jason Rangel.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.