15°C New York
04/18/2024
Lleva la grandeza de Dios a los demás esta Navidad
Blogs Sociedad

Lleva la grandeza de Dios a los demás esta Navidad

Dic 25, 2023
Spread the love

NOTICIACRISTIANA.COM.- En un momento, la vida de la joven María cambió para siempre. Mientras el ángel de Dios hablaba de su futuro, María pasó de ser una oscura adolescente judía, a ser la madre cuidadosamente seleccionada del tan esperado Mesías. Todo cambió cuando entendió su destino.

María no conocía el poder, ni la popularidad, ni la riqueza, ni la fama; Ni siquiera sabemos su apellido. Sin embargo, ella fue elegida sobre todas las mujeres a lo largo del tiempo para traer la grandeza de la salvación y la sanación de Dios a este mundo.

Es el tipo de salvación que necesitan tanto los civiles, como los presidentes; los ricos y los pobres; los negros, los blancos, los conocidos y los desconocidos. Y esa curación se convertiría en la chispa de vida en la oscuridad de las almas de los muertos y cerraría la gran brecha entre la humanidad perdida y un Dios amoroso.

Sin embargo, su viaje no estuvo exento de dificultades, ya que tuvo que lidiar con hechos prácticos: no comprender completamente el plan de Dios, personas críticas que hablaban mentiras sobre ella, sus propias dudas y temores, y confiar en que Dios la vindicaría y protegería. La historia de María fue una prueba de fe. Sin embargo, ella lo logró y nosotros también.

Porque, al igual que María, todos estamos, a nuestra manera ordenada por Dios, llamados a traer algo extraordinario al mundo. Pero para hacerlo, debemos aprender de la experiencia de María.

1. Comprométete con la rectitud personal

La “justicia personal” se refiere al compromiso de los creyentes de vivir en consonancia con el elevado llamado de Dios de llevar su luz a un mundo perdido. Debemos comprometernos a mostrar integridad, pureza, honor, respeto y santidad. Nuestras vidas deben ser ejemplos que otros puedan emular: no vidas perfectas, sin faltas, fracasos o desorden, sino vidas que sean consistentes con estar en una misión para Dios mismo.

2. Estar disponible

“Recuerden, amados hermanos, que pocos de ustedes eran sabios a los ojos del mundo o poderosos o ricos cuando Dios los llamó. En cambio, Dios eligió lo que el mundo considera ridículo para avergonzar a los que se creen sabios. Y escogió cosas que no tienen poder para avergonzar a los poderosos. Dios escogió lo despreciado por el mundo —lo que se considera como nada— y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante. Como resultado, nadie puede jamás jactarse en presencia de Dios” (1 Corintios 1:26-31).

Traducción: ¡no es necesario ser grande para hacer grandes cosas para Dios!

Aunque no se puede probar, algunas personas creen que María era la menor en la casa de su padre, como si estuviera bajo algún desprecio y desgracia particular entre su familia, como la cenicienta del antiguo Israel. De todos modos, ¡está claro que María sentía que no había nada extraordinario en ella; Sin embargo, Dios la eligió.

3. Comprender el propósito del favor

Una de las palabras más memorables del anuncio del ángel fue: “Alégrate, muy favorecida, el Señor está contigo…” (Lucas 1:28).

Muchas veces malinterpretamos el favor en nuestra sociedad. El favor de Dios no se trata solo de bendiciones, buenos descansos y puertas abiertas para aumentar el estatus personal o social. Más bien, el propósito del favor divino es permitirnos lograr lo que Dios necesita en nuestras vidas.

José encontró favor con Potifar, encontró favor en prisión, y encontró favor con Faraón, porque su propósito era servir como Primer Ministro de Egipto en una época de gran hambruna.

El joven David encontró favor ante los ojos del profeta Samuel, y Dios tocó la honda de David con favor para derrotar al gigante Goliat en la batalla, porque su propósito era servir como Rey de Israel.

Daniel encontró favor en los tribunales del malvado rey Nabucodonosor, porque su propósito era servir como profeta de Jehová a las naciones.

Esté dispuesto a arriesgarlo todo

Pensemos en lo que María arriesgó para traer la salvación de Dios al mundo.

Imagínese la conversación durante la cena con sus padres. O la furiosa y silenciosa discusión entre sus padres y los padres de José. Imagínese lo que se sentía al caminar hasta el mercado, sentarse en la sinagoga o mirar los ojos heridos de José.

Para que María cumpliera la tarea que Dios le había encomendado, tuvo que liberarse del control y arriesgarlo todo: su reputación, su familia y amigos, su seguridad financiera e incluso su vida. En la cultura de aquella época, ella podría haber sido apedreada hasta morir por adulterio mientras estaba desposada con José.

Cualquier cosa que Dios te encomiende traer al mundo, independientemente de tu esfera de influencia, ten en cuenta que habrá un costo personal. Jesús no trató de ocultar este aspecto de ser su discípulo.


Escrito por Frank Santora en Biblestudytools.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.


Post Visitors:344

You cannot copy content of this page