15°C New York
04/22/2024
5 cosas que puedes hacer si tu matrimonio se está desmoronando
Blogs Sociedad

5 cosas que puedes hacer si tu matrimonio se está desmoronando

Feb 2, 2024
Spread the love

NOTICIACRISTIANA.COM. – El matrimonio es un regalo que nos ha dado Dios. Su intención es reflejar la relación de pacto entre Cristo y la iglesia (Efesios 5:31-33).

Si somos honestos, el matrimonio no siempre se siente como un regalo. A veces, los matrimonios reflejan el dolor y el sufrimiento del mundo más que la bondad de Dios.

Si siente que su matrimonio se está desmoronando, espero ofrecerle algunas ideas para volver a encarrilarse.

Las siguientes ideas son demasiado simplistas para los matrimonios que implican abuso. Están destinados a aquellos que se están distanciando y necesitan ayuda para encontrar el camino de regreso el uno al otro.

1. ADMITA QUE SU MATRIMONIO ESTÁ EN PROBLEMAS

Admitir que su matrimonio se está desmoronando puede ser devastador. Puede parecer como admitir un fracaso. Pero la verdad es que reconocer que su matrimonio está en problemas es una señal de sabiduría y fortaleza. Se necesita mucho coraje para admitir algo tan personal y privado.

Después de admitir esto ante sí mismo, puede resultar útil escribir un diario de sus pensamientos y sentimientos. Esto le ayudará a ordenar sus pensamientos antes de acudir a su cónyuge para hablar sobre esto.

Escriba las cosas que ve que van mal en su matrimonio. Quizás se trate de agendas ocupadas, mala comunicación o expectativas no cumplidas. O tal vez su matrimonio se esté desmoronando debido a una adicción, una pérdida de confianza o una aventura.

Cualquier cosa que vea que ha traído su matrimonio a este lugar, escríbalo. Luego, escriba lo que le gustaría que cambiara. Esta lista puede incluir cosas que usted podría cambiar y cosas que su cónyuge podría cambiar. Si puede identificar cosas que haya hecho para contribuir al problema, escríbalas también.

No apresures este proceso. Es posible que le lleve varios días sentarse a escribir un diario de lo que lo ha traído a este lugar. Hay que tener una comprensión clara de lo que debe cambiar. Pero cuando haya terminado, no se lo comunique a su cónyuge de inmediato. Primero, llévaselo al Señor.

2. LLÉVALO AL SEÑOR TU MATRIMONIO

Antes de acudir a un familiar o amigo, acude a Dios (Salmo 69:13). Aunque puedes contar con el apoyo y la orientación de las personas que te quieren, solo Dios tiene el poder de transformar las vidas. Y se necesita un cambio de corazón en un matrimonio que se está desmoronando.

Este tiempo con el Señor debe incluir derramar tu corazón y expresar tu angustia, ira y miedo. Ora, incluso si no sabes qué decir (Romanos 8:26). Esto también podría incluir mostrarle al Señor lo que has escrito. Puede parecer una tontería; después de todo, él sabía lo que escribirías antes de escribirlo, pero esto te permite pedir la guía del Señor.

Comprensión y perdón

Hable sobre las áreas de su matrimonio que están teniendo dificultades. Pídele al Señor que te dé una comprensión más profunda de lo que está pasando. Incluso si hizo una lista de las formas en que contribuyó a los problemas, pídale al Señor que le muestre más.

 Luego, confiesa tus defectos y pídele perdón. Pídele que te muestre formas tangibles en las que puedes cambiar y pídele que cambie tu corazón como sólo él puede hacerlo. Pídele que también ablande el corazón de tu cónyuge para que te perdone.

Si tienes una lista de agravios legítimos contra tu cónyuge, pídele al Señor que ablande tu corazón hacia ellos. Pídele al Señor que te muestre cómo amar como Él ama y perdonar como Él perdona.

Cuéntale al Señor tus quejas y luego pídele que se ocupe de tu cónyuge. Dile que conmueva su corazón por los problemas de tu matrimonio y que provoque un cambio en su corazón. Una vez que sienta que puede hablar sobre estas cosas con una actitud tranquila, dígaselo a su cónyuge.

3. LLÉVASELO A TU CÓNYUGE

Hay que saber escoger el momento oportuno con cuidado. No sorprenda a su cónyuge con esta difícil conversación después de un largo día de trabajo o justo antes de acostarse cuando ambos están agotados.

Esto podría significar hacer un plan, conseguir una niñera y hacerle saber a su cónyuge que desea tener una conversación seria y sin distracciones. Hazle saber a tu cónyuge que tu objetivo es hablar, no pelear.

Comience diciéndole a su cónyuge lo que ha hecho. Que ha puesto algunos pensamientos por escrito, que ha pensado mucho en ello y que ha pasado tiempo en oración. Comience con cómo ha contribuido usted a las luchas matrimoniales, no con lo que ellos han hecho. Ofrece una disculpa y pide perdón (Santiago 5:16).

Sea amable con su cónyuge si no está dispuesto a perdonar o pedir perdón. No hagas este tiempo sobre ellos. Dedica este tiempo a ti, a lo que estás observando en ti mismo y al matrimonio en su conjunto.

 Ofrezca las ideas que ha escrito sobre los cambios que podrían ayudar a que su matrimonio sea más saludable.

Esto puede resultar difícil, sobre todo si cree que su pareja es la responsable de sus problemas conyugales. Pero nada bueno resultará de utilizar esta conversación inicial para culpar, señalar con el dedo y condenar.

Aunque no es justo que te culpes, todos tenemos algo de lo que pedir perdón. Quizás sean los pensamientos negativos hacia nuestra pareja los que han influido en cómo les tratamos.

4. OFREZCA UN PLAN DE ACCIÓN PARA EL CAMBIO

Comparte con tu cónyuge las cosas que escribiste sobre ti mismo: las cosas que podrías cambiar y que crees que harían tu matrimonio más saludable. Exprese cuán dispuesto está a hacer estos cambios porque está dedicado a este matrimonio y desea que sea lo más saludable posible.

Lo ideal sería que su cónyuge admitiera sus errores, se disculpara y estuviera dispuesto a dialogar sobre las mejoras que puede realizar también.

Pero todos sabemos que el mejor de los casos no siempre es lo que obtenemos. Si su cónyuge no es tan receptivo como hubiera esperado, bríndele gracia y tiempo.

Recuerde, ha dedicado tiempo intencional a pensar y orar sobre esto. Tienes tus pensamientos organizados. Es posible que su cónyuge necesite tiempo para ponerse al día.

Si este es el caso, tenga paciencia. Pídele a tu cónyuge que también dedique algún tiempo a pensar y orar sobre esto. Pídales que escriban sus pensamientos y su deseo de cambio.

Si su cónyuge está de acuerdo con esto, entonces acuerden un momento para volver a estar juntos y revisar esta conversación. Pero tenga paciencia. Considere las exigencias diarias de su cónyuge y deles el tiempo adecuado.

Pregunte si hay algo que les gustaría que usted aportara a la siguiente conversación. Hasta entonces, sigan orando para que sus corazones se ablanden.

5. PIDA AYUDA Y RESPONSABILIDAD

El mejor de los casos es que usted y su cónyuge revisen esta conversación y luego hagan un plan para avanzar juntos. Si este es el caso, sepa que no estamos destinados a vivir esta vida solos. Pide ayuda y responsabilidad. Después de todo, como cristianos, se nos dice que llevemos las cargas unos de otros (Gálatas 6:2).

Lo ideal sería que compartiéramos con otra pareja casada que tenga confianza y un matrimonio saludable. Quizás conozca bien a esta pareja o los encuentre comunicándose con su pastor y preguntándole por una pareja mentora.

Otro elemento de cambio sería preguntar si hay consejeros bíblicos en su zona. Esta es una manera maravillosa de procesar las luchas matrimoniales a través de la lente del evangelio. Puede encontrar un consejero bíblico a través de la Asociación de consejeros bíblicos certificados ingresando su código de área aquí.

¡No pierdas la esperanza!

Si su cónyuge no está dispuesto a buscar ayuda externa, ore para hablar con su pastor o sus ancianos. Pida oración y consejos sobre cómo seguir adelante. Pero no pierdas la esperanza. Aún puedes usar este tiempo para trabajar en ti mismo. Tú no eres el Espíritu Santo de tu cónyuge y puedes confiar en que el Señor obrará en su tiempo perfecto (Proverbios 3:5-6).

Recuerda que luchar por tu matrimonio vale cada segundo y que pedir ayuda es señal de sabiduría, fortaleza y madurez. Es probable que luchar por su matrimonio no sea fácil, pero Dios está con usted y Dios está por usted.

Si considera que está en un matrimonio abusivo, a veces es posible el perdón y la reconciliación. Comuníquese con su pastor, ancianos o un amigo de confianza. Pedir ayuda. Vaya a un lugar seguro y luego explore la esperanza de restaurar su matrimonio.

Beth Ann Baus es esposa y madre de dos hijos adultos. Es escritora independiente y autora de  Sister Sunday ,  My So Much More y  His Power, Our Weakness: Encouragement for the Biblical Counselor.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.


Post Visitors:309

You cannot copy content of this page