Connect with us

Reflexiones Cristianas

¿Por qué soy atribulado?: Las dificultades dan formación #1

Dios no tiene ningún hijo enano y al igual que hay dolores de alumbramiento habrá dolores de crecimiento.

Avatar

Published

on

¿Te has preguntado alguna vez por qué tienes dificultades como cristiano? Cuando te convertirse a Cristo pensabas que te iría bonito, que Cristo estaba ahora a tu lado y de tu lado, que ahora Él se encargaría de deshacer toda dificultad, y que el éxito coronaría todo lo que emprendes, sin interrupción.

Pero en cambio, ha habido momentos en que te ha ido “de la patada”, y pareces ser el objeto de la mala suerte, más que el sujeto de bendición.

En estos devocionales descubrirás 4 alentadoras verdades para comprender el propósito benigno que Dios tiene para cada dificultad.

Y así como la madre en el parto se alivia del dolor considerando la vida que está por alumbrar, la meditación de estas cuatro verdades, te ayudarán a templar tu dolor y cambiar el valle de lágrimas en fuentes (Sal. 84).

Las pruebas dan formación

El primer propósito de las aflicciones es formativo. El mismo Dios que gestó el nuevo nacimiento nos ayuda a desarrollar madurez.

El tierno asombro que produce ver a un recién nacido cambia a preocupación cuando el doctor dice que no está creciendo.

Dios no tiene ningún hijo enano y al igual que hay dolores de alumbramiento habrá dolores de crecimiento.

Ni aún Cristo fue exento de las aflicciones. Aunque era impecable, esta porción de la Biblia habla de que aprendió la obediencia por lo que padeció.

No es que pasó de desobediencia a obediencia, sino de pequeños actos de obediencia al gran acto de obediencia que lo condujo a la cruz.

Cobra consuelo el día de hoy al considerar, que el dolor de hoy, está potenciando para mañana una obediencia que no podrá pasar desapercibida en este mundo.

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.

Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;

y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;

y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec, Hebreos 5:7-10.

Continué la parte 2 dando clic aquí


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate de las reflexiones cristianas diarias, de las reflexiones cristianas evangélicas, y las reflexiones cristianas de la vida que publicamos para ti.


Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Enable Notifications.    Ok No thanks