15°C New York
05/30/2024
Diez aspectos de nuestras vidas que Satanás devora     
EVANGELISMO - LATAM IGLESIA - LATAM LATAM Sociedad

Diez aspectos de nuestras vidas que Satanás devora     

Mar 23, 2023
Spread the love

NOTICIACRISTIANA.COM – Si eres seguidor de Cristo con todo tu corazón, no puedes olvidar que Satanás puede devorarle su vida con toda clase de problemas. No olvide que el apóstol Pablo, advirtió que el enemigo anda buscando como león, para saltar y devorarnos y destruir nuestra fe en el Señor. 

En el programa Estudio Bíblico, Marisol de Muñoz, explica que Dios gusta dar recursos, a personas que son buenas administradores y que tienen pensamiento del reino. Sin embargo, señala que muchas veces esos recursos, no prosperan porque le damos permiso al devorador para que los devore. 

En este sentido, describe que el devorador es un agente enviado por Satanás que devora todos las cosas que Dios nos envía en nuestras vidas. La expositora, describe que hay falta de protección divina cuando no se dan los diezmos, porque cuando se entrega hay bendición, y Dios se encarga de reprender al devorador. Leer Malaquías 3:10-12. A continuación aspectos que devora Satanás en nuestras vidas:

1. El Devorador (Satanás), devora nuestras cosechas

Muñoz, describe que cuando se trabaja y parece que todo lo que se gana cae en saco roto, o no se avanza en producción, es porque las cosechas se van sin disfrutarlas. Es decir, el devorador entró a devorar nuestras cosechas.

“Plantarás viñas y labrarás, pero no beberás vino, ni recogerás uvas, porque el gusano se las comerá”.

Deuteronomio 28:39
  1. 2. El Devorador (Satanás), devora nuestras promesas

Las promesas las da el Señor. Cuando te afanas en el trabajo y todo cae en saco roto, entonces se empieza a desconfiar de La Palabra, con cuestionamientos buscando respuesta porque atraviesas esa situación. Por lo tanto, es que se está destruyendo la bendición y la promesa de Dios, no se puede disfrutar, porque se le dio permiso al devorador de hacer de las suyas, destacó Muñoz.

“Y las siete espigas menudas devoraban a las siete espigas gruesas y llenas. Y despertó Faraón, y he aquí que era sueño”.

Génesis 41:7
  1. 3. El Devorador (Satanás), devora tu trabajo:

“Cuando damos permisos al devorador en el área del trabajo, todo se convierte en un ciclo vicioso, y no en un ciclo de bendición. Cuando no se diezma hay muchos problemas en el trabajo, no hay bendición, y empiezas a sentirte agotado, porque se esfuerza y no encuentra los réditos de sus esfuerzos”, acotó Muñoz.

“Os herí con viento solano y con oruga; la langosta devoró vuestros muchos huertos y vuestras viñas, y vuestros higuerales y vuestros olivares; pero nunca os volvisteis a mí, dice Jehová”.

Amós 4:9
  1. 4. El Devorador (Satanás), devora nuestra salud: 

El devorador utiliza muchas entidades para quitar la bendición, una de ellas es la afectación de la salud. Entonces, cuando trabajamos afanosamente no miramos pasar el tiempo, y a veces enfermamos, y comenzamos a sentirnos fatigados, sin entusiasmo, sin ánimos, no nos damos cuenta que el devorador, destruye nuestra salud. No olvide que el diezmo, es el medio para proteger distintas áreas de nuestras vidas, por donde Satanás puede entrar a destruirnos, destaca Muñoz.

“Devoraron extraños su fuerza, y él no lo supo; y aun canas le han cubierto, y él no lo supo”.  

Oseas 7:9
  1. 5. El Devorador (Satanás), devora nuestras herencias: 

“Muchas veces los que nos heredaron nuestros padres o abuelos, no se puede tener acceso. Esto es el devorador quitándonos nuestras heredades. El Enemigo se encarga de devorar las bendiciones que vienen de la familia o incluso de otro ciudadano del reino”, afirma Muñoz.

“¿Es mi heredad para mí como ave de rapiña de muchos colores? ¿No están contra ella aves de rapiña en derredor? Venid, reuníos, vosotras todas las fieras del campo, venid a devorarla”.

Jeremías 12:9
  1. 6. El Devorador (Satanás), devora nuestra fe: 

Muñoz, detalla que nuestra fe se ve afectada cuando no diezmamos, y esto permite al devorar accionar, y sentir que todo nos sale mal. Entonces, indica que se le debe cerrar las puertas al devorador, lo cual es nuestra responsabilidad, no de Dios.

“Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.  Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo”.

1 Pedro 5:6-9
  1. 7. El Devorador (Satanás), devora nuestras semillas: 

“Es peligroso cuando devora semillas, porque indica que no las colocamos en tierra fértil. Los demonios se roban las semillas, al no ser bendecidas. Si doy diezmo esas semillas serán bendecidas y obtendré buenas cosechas, si las semillas son devoradas no hay esperanza.Dios da pan al que no siembra y semilla al que no tiene. Pero, cuando pongo mi fe y colocó a Dios, en primer lugar, en todas las áreas de vida, hasta en lo económico”, precisa Muñoz.

“Y al sembrar, aconteció que una parte cayó junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron”.

Marcos 4:4
  1. 8. El Devorador (Satanás), devora nuestros años: 

Las personas se jubilan después de muchos años de trabajo, y cuando salen de ese lugar no tienen nada. Es decir, trabajo y no cosechó nada, le devoraron sus años. Porque al pasar los años deberíamos estar prosperados en todos los ámbitos. Entonces, cuando no diezmamos, mi productividad no progresa, se debe diezmar para no estar en riesgo ante el devorador, puntualiza Muñoz.

“Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros” .

Joel 2:25
  1. 9. El Devorador (Satanás), devora nuestra alma:

“Satanás devora nuestras emociones, alma, vida espiritual, confianza, fe, santidad, felicidad y especialmente mis buenas costumbres de congregarme. Por lo tanto, debemos darnos cuenta que Satanás, entra a través de mentira y devora nuestras almas”, dice Muñoz.

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”.

1 Pedro 5:8
  1. 10. El Devorador (Satanás), devora nuestros sueños:

Muñoz, expresa que cuando nuestras metas son sustituidas por cosas intrascendentes, es porque Satanás está devorando sus sueños. Por ejemplo, cuando el anhelo de estar en un ministerio o deseo de servirle a Dios, lo reemplaza por el sueño de un puesto o una profesión secular. Entonces, su interés ya no está en el liderazgo espiritual. Su empresa debe estar enfocada en ser soporte, para un ministerio o proyecto para la obra de Dios.

“Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños”.

Génesis 37:20

Clic aquí, para ver transmisión completa del programa.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.


You cannot copy content of this page